domingo, 1 de octubre de 2017

DETECCIÓN ES PREVENCIÓN

Desafortunadamente,  en nuestro país no existe la cultura de la prevención en salud a pesar de los esfuerzos que realizan las autoridades sanitarias. Son pocas las personas que tienen la costumbre de acudir al médico de forma rutinaria para un chequeo general.

La importancia de realizar detecciones oportunas, recae en que al diagnosticar enfermedades en su etapa inicial, es mucho más factible evitar complicaciones e incluso existe un grado alto de sanación en los casos en que es posible.

La finalidad del presente escrito, es dar a conocer las detecciones que se deben realizar en las diferentes etapas de la vida.

Niños

Habitualmente, los niños son los que reciben más atención preventiva, pues los padres procuran llevarlos de forma rutinaria desde temprana edad a un control de niño sano.

Cuando un niño nace, se le realiza un TAMIZ NEONATAL el cual tiene la función de detectar de forma precoz padecimientos como el HIPOTIROIDISMO CONGENITO, enfermedad silente en los primeros años de vida pero que al irse desarrollando condiciona retraso mental y cretinismo en un niño que nació aparentemente sano. De igual manera, con este tamiz se detectan enfermedades como la FENILCETONURIA, GALACTOSEMIA, FIBROSIS QUISTICA, HIPERPLASIA SUPRARRENAL CONGENITA, DEFICIENCIA DE LA CADENA MEDIA DE ACIL-COA DESHIDROGENADA. El TAMIZ NEONATAL se debe hacer antes de la primera semana de vida. Este estudio es gratuito en las instituciones públicas de salud en México.

También se debe realizar al recién nacido el TAMIZAJE AUDITIVO que nos permitirá detectar de forma oportuna hipoacusia o sordera, lo que en consecuencia puede ocasionar que durante su desarrollo el niño no aprenda a hablar.

El CONTROL DE NIÑO SANO consiste en llevar al niño desde su nacimiento a  una consulta mensual en donde el médico podrá realizar la detección precoz de problemas de salud, prevención de accidentes, aplicación de inmunizaciones, evaluación del desarrollo psicomotor, medición de peso y talla para evaluar su crecimiento y estado nutricional; así como la orientación a padres o tutores sobre aspectos en la alimentación, estimulación temprana e higiene. Este control se debe realizar mensualmente durante el  primer año de vida y de forma trimestral a partir del segundo año de vida.

Adolescentes

En esta etapa la detección se enfoca en el adecuado desarrollo del adolescente, es decir, vigilar que la maduración sexual se presente en tiempo y forma acorde a la Escala de Tanner, que es un instrumento ´que permite valorar que no existan padecimientos que retrasen dicho desarrollo. Durante la adolescencia es importante y necesario que los jóvenes sepan el cuidado preciso que deben dar a sus genitales,  como lo es el descenso del prepucio en los varones y evitar el depilado total en el área púbica de las mujeres, con la finalidad de evitar infecciones genitales o dérmicas. También es de suma importancia que reciban educación sexual, prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual.

En caso de existir embarazo se debe acudir de manera inmediata al médico,  pues el estado de gravidez en las adolescentes va acompañado de muchas complicaciones, considerándose a estos embarazos de alto riesgo. Mientras más joven es la futura mamá, más grande es el riesgo de complicaciones en el embarazo.

De igual modo, la agudeza visual es un aspecto que se debe revisar, así como caries y problemas derivados de una mala posición dental.

Adultos

A  partir de los 25 años de edad deben realizarse detecciones de:

-Hipertensión Arterial. Debemos recordar  que la presión arterial elevada no da ningún tipo de síntomas, por lo que muchas veces pasa inadvertida y sólo se percibe cuando da señales de problemas mayores.

-Diabetes Mellitus. La elevación de la glucosa en etapas iniciales no presenta ningún tipo de síntomas y el paciente dice sentirse bien.

-Obesidad

-Dislipidemias (elevación en la sangre del colesterol y triglicéridos)

-Virus del papiloma humano o cáncer cervicouterino. Si se ha iniciado vida sexual  antes de los 25 años, las mujeres se deben realizar  el papanicolau.

-Caries, requiere hacer una visita al dentista cada 6 meses.

A partir de los 40 años los adultos  se deben realizar:

-Optometría  para medición de la agudeza visual.

-Mastografía para detectar cáncer mamario en las mujeres que tienen antecedentes familiares directos de esta enfermedad. En aquellas  mujeres que no tienen antecedentes familiares de cáncer mamario, se debe realizar la detección a partir de los 50 años.

-Cáncer de próstata o hipertrofia prostática benigna en los varones que tengan antecedentes familiares directos. En los que no tienen antecedentes familiares de cáncer prostático, se lo pueden realizar a partir de los 50 años. Sin embargo, hay que estar pendiente de datos de uropatía obstructiva, como  son disminución en el calibre del chorro de la orina, orinar por goteo, escape de orina postmiccional (al terminar de orinar), nicturia (orinar varias veces en la noche).

-Virus del papiloma humano o cáncer cervicouterino el cual se detecta a través del Papanicolau.

-Atención en la etapa del CLIMATERIO y MENOPAUSIA.

En los adultos mayores, las detecciones que se deben realizar son:

-Agudeza visual

-Agudeza auditiva

-Osteoporosis

-Salud bucal

-Prevención de accidentes y caídas

-Esquemas de vacunación

En conclusión, vale la pena darle prioridad a la detección oportuna y/o prevención de las enfermedades. Es recomendable acudir a un chequeo médico  de rutina  a fin de detectar padecimientos que en sus inicios pueden ser silentes, es decir, estar presentes sin dar manifestaciones, y que si se detectan a tiempo pueden ser curables. No esperes a estar enfermo para atenderte por un médico. Acude a revisarte regularmente y no veas esto como un gasto, sino más bien como  una inversión en salud.

Y ya para terminar, aunque el lavado de manos no es propiamente  una práctica de  detección, sí es una excelente  medida para la prevención de enfermedades. Te comparto los pasos a seguir en el lavado de manos indicados por la OMS:

1.    Mójate las manos con agua

2.   Deposita en la palma de las manos una cantidad de jabón suficiente para cubrir todas las superficies de la mano

3.    Frótate las palmas de las manos entre sí

4.   Frótate la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda, entrelazando los dedos y viceversa

5.   Frótate las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados

6.   Frótate el dorso de los dedos de una mano con la palma opuesta, agarrándose los dedos.

7.   Frótate con un movimiento de rotación en el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.

8.  Frótate la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa

9.   Enjuágate las manos con agua

10. Sécate las manos con toalla desechable

11. Con la misma toalla, cubre la llave del grifo para cerrarla

Por último, me despido recordándote que en octubre es el mes de la lucha contra el Cáncer Mamario, por esto te comparto un artículo que escribí con respecto a este tema: CÁNCER MAMARIO

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Médico Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Octubre del 2017



viernes, 1 de septiembre de 2017

PARASITOSIS INTESTINAL

Es una práctica adecuada desparasitarse cada 6 meses tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo,  me sorprende cuando en el desarrollo de mi labor médica interrogo a pacientes y me responden que llevan años sin desparasitarse.

Los parásitos son una clase de biota que causan grandes problemas de salud a los seres humanos. Se adquieren, la mayoría de las veces, a través de la ingesta de alimentos contaminados, por condiciones de insalubridad en el entorno o bien por contagio directo. Y las acciones negativas o malas costumbres que nos hacen susceptibles a ellos son: no lavarse las manos adecuadamente; comer alimentos preparados en la calle o elaborados en condiciones inadecuadas de higiene; ingerir comidas crudas, descompuestas o servidos por personas enfermas; exponerse a la inadecuada disposición de excretas por defecar al aire libre o no contar con drenaje sanitario;  convivir con animales sin tener las condiciones pertinentes (zoonosis); consumir agua no potable ya sea de ríos, lagos, pozos, cenotes, aguadas, depósitos naturales, de lluvia o cualquier otra fuente que no haya sido tratada para desinfectar.

Entre los parásitos más comunes tenemos a las lombrices, las cuales se subdividen en Nemátodos (por su forma redonda) o Céstodos (por su forma aplanada).

Entre los Nemátodos se encuentran  los Enterebios Vernicularis u Oxiuros (como se les conoce de forma común) y la Ascaris Lumbricoides.

En el grupo de los Céstodos podemos encontrar a las Tenias como la Saginata (la cual puede medir varios metros de largo) y a la Solium mejor conocida como Solitaria. También existe un pequeño cestodo muy común en los niños que recibe el nombre de Hymenolepis Nana.

Existen otro tipo de lombrices en los animales (larvas de nemátodos) como el Ancylostoma caninum (en perros) y el Ancylostoma brasiliense (en perros y gatos), los cuales son expulsados en las heces fecales de estos animales y entran al ser humano a través de la piel causando el síndrome de Larva Migrans Cutánea. Este síndrome tiene la característica de que la lombriz al penetrar la piel empieza a formar surcos por debajo de ella, mismos que se localizan con más frecuencia en los pies y nalgas de los pacientes.

Entre los síntomas que las personas pueden experimentar cuando tienen parasitosis se encuentran:

-Dolor abdominal: Es más común después de comer alimentos irritantes, grasosos, que producen gases o muy condimentados.

-Hiporexia: Es la pérdida de apetito y es más frecuente en niños, siendo éste el principal motivo por el cual los padres llevan a sus hijos a consulta.

-Distensión abdominal: El vientre inflamado es común en la mayoría de las parasitosis, pues los parásitos se encuentran habitualmente en el colon (intestino grueso) causando la inflamación del mismo.

-Diarrea: Los cuadros diarreicos pueden tener diferentes características como evacuaciones líquidas o semilíquidas, abundantes o de escasa cantidad, con mucosidad y/o presencia sangre, fetidez sobre todo las de predominio diurno. De igual manera, la flatulencia (gases) es muy fétida y frecuente en este tipo de problemas.

-Náuseas: Pueden ir acompañadas de vómitos y son más comunes un tiempo después de comer.

-Pérdida de peso: El paciente inicia con pérdida de peso, pero en contraparte el apetito se incrementa o sigue comiendo como siempre.

-Llanto nocturno: Es característico que los niños pequeños que padecen oxiuriásis se despierten llorando a media noche.  Estas lombrices tienen costumbres nocturnas, descendiendo en las noches a las periferias del ano a desovar, causando un prurito (comezón) intenso y ardor rectal que despiertan al paciente. Habitualmente, los padres confunden este síntoma con terrores nocturnos. De igual manera, se puede observar directamente a la lombriz la cual es blanca, de pequeño tamaño y del grosor de un alfiler.

-Síntomas respiratorios. El Síndrome de Loeffler, es  una neumonitis eosinofílica la cual se produce cuando las lombrices pasan de la vía digestiva al sistema respiratorio introduciéndose a los pulmones. Es causada por Ascaris lumbricoides, Stronguloydes Stercoralis, Ancylostoma Duodenale y Necator Americanus. Es común que se confundan los síntomas del Síndrome de Loeffler con Asma o Bronquitis.

-Síndrome asténico: La fatiga o cansancio, el dolor muscular y/o articular, la pereza, son comunes en las parasitosis intestinales y pueden deberse a un sistema inmunológico bajo o a la presencia de anemia.

La amiba es uno de los protozoarios más antiguo. Sin ser un parásito o una bacteria, la amiba causa severos problemas gastrointestinales, por lo que habitualmente se realiza un tratamiento profiláctico para erradicarla de forma semestral, junto con los desparasitantes. El paciente puede permanecer mucho tiempo asintomático o presentar síntomas vagos y muy parecidos a los de las parasitosis. Cuando existe abundancia de este protozoario, se presenta un Síndrome Disentérico Amibiano que se caracteriza por la presencia de evacuaciones semidiarreicas de escasa  cantidad, con presencia de moco y/o sangre, cólico abdominal, pujo para defecar, tenesmo rectal (sensación de no terminar de defecar), fiebre, síndrome asténico y ataque al estado general.

Cuando el Síndrome Disentérico se hace presente, es recomendable acudir a un médico y no automedicarse, pues existen enfermedades diarreicas disentéricas que se pueden confundir con la amibiasis.

Existen muchas fórmulas médicas en el mercado para desparasitarse de lombrices y amibas. Es recomendable que el médico, en base a las características clínicas del paciente, elija la más adecuada para su tratamiento.

Como ya he mencionado previamente, la OMS recomienda realizar la desparasitación cada 6 meses. Es importante que el desparasitarse se haga por las mañanas, pues existen medicamentos como el Albendazol que pueden condicionar la salida de las lombrices por la nariz, lo cual  si ocurre en la noche, suscitará otros problemas.

De igual manera, los pacientes con epilepsia que toman anticonvulsivantes, deben tener especial cuidado al desparasitarse de forma automedicada.

Los desparasitantes no se deben dar a mujeres embarazadas, pues se ha demostrado que tienen efectos teratogénicos en los bebés en formación. Así también, a los menores de 1 año no se les debe desparasitar de forma profiláctica. Es recomendable que esta práctica se realice a partir de los 2 años de edad.

El lavado de manos, es una de las medidas más eficaces para la prevención de las parasitosis.

La OMS recomienda la siguiente técnica para el correcto lavado de manos:

-Mójese las manos con agua.

-Deposite en la palma de la mano una cantidad de jabón suficiente para cubrir la superficie de las manos.

-Frótese las palmas de las manos entre sí.

-Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda, entrelazando los dedos y viceversa.

-Frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.

-Frótese el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.

-Frótese con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.

-Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.

-Enjuáguese las manos con agua.

-Séquese las manos con una toalla de un solo uso.

-Utilice la toalla para cerrar el grifo o llave.

En resumen, la Parasitosis Intestinal es una condición que todos podemos padecer en algún momento no importando la condición económica, de vivienda o de salud. De ahí la importancia de incrementar nuestras medidas de higiene y desparasitarnos cada 6 meses, pero recuerda hacerlo con un profesional de la salud. La automedicación no es adecuada.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar
Cancún, Quintana Roo, México. Septiembre del 201




¿Fiesta próxima? CARUDA Canta y Baila te pone lamúsica



martes, 1 de agosto de 2017

FRACTURA DE CADERA

Hace unos días, un amigo sufrió una caída al salir del baño; al caer se  golpeó la cadera, lo que le ocasionó  fractura de la cabeza del fémur. Por este motivo tuvo que ser sometido a una cirugía para sustituir el hueso dañado con una prótesis. En un instante, la vida de mi amigo tuvo un cambio radical, que significa muchos días en cama, un proceso de rehabilitación lento y doloroso, así como la modificación en su estilo de vida al cancelar planes y proyectos.

El fémur es el hueso más largo del cuerpo, el cual se encuentra localizado entre la cadera y la rodilla. La articulación de la pelvis es llamada coxofemoral y es el sitio más frecuente de fracturas entre adultos mayores a 60 años, con un mayor predominio en las mujeres. Esta fractura se conoce como fractura de cadera.

Los especialistas en traumatología y ortopedia, nos enseñan en sus ponencias, que mientras más edad tienen los adultos, mayor es el riesgo a sufrir este tipo de fracturas. Incluso, se comenta que no se sabe si es una caída la causa de la fractura de cadera o al romperse la cadera se produce la caída. También se puede presentar por golpes directos en la articulación coxofemoral.

Posterior al golpe o caída, los síntomas que nos pueden hacer sospechar de una fractura de cadera son dolor intenso, hinchazón o edema de la pierna así como dificultad o imposibilidad de mover la pierna, ponerse de pie o caminar.

Cuando esto sucede, lo más adecuado es acudir al médico, quien mediante estudios radiológicos (radiografía o resonancia magnética) determinará la presencia de fractura de cadera y la clasificará. La clasificación se utiliza para determinar el tipo de tratamiento al que se someterá al paciente.

La clasificación de las fracturas de cadera es la siguiente
-Tipo I: Fractura incompleta o en abducción (impactada en valgo).
-Tipo II: Fractura completa sin desplazamiento.
-Tipo III: Fractura completa, parcialmente desplazada, menos de 50%.
-Tipo IV: Fractura completa, pérdida del contacto entre los fragmentos.

Como podemos observar, mientras más alta sea la clasificación de la fractura, más grave es y por consiguiente,  más reservado es su pronóstico.

Se recomienda que por ningún motivo se acuda a hueseros o quiroprácticos, pues la manipulación de una articulación dañada puede condicionar una complicación de la fractura.

De igual forma, es  importante acudir con urgencia al médico pues puede existir una necrosis avascular de la cabeza del fémur al interrumpirse el flujo sanguíneo que nutre a dicho hueso.

Aunque la degeneración del hueso en el ser humano es un proceso natural, cabe recalcar que existen enfermedades que pueden favorecer la presencia de fracturas de cadera. La pérdida acelerada de la masa ósea, que se conoce como osteoporosis,  puede estar condicionada por  factores tales como el uso crónico de drogas que debilitan el hueso, entre éstas están los glucocorticoides, la heparina, la warfarina, la fenitoína, el metotrexato. 

De la misma manera, llevar un estilo de vida sendentario hace los músculos y huesos más débiles, así como la deficiencia de vitamina D y la menopausia,  conllevan a esta enfermedad al relacionarse con la pérdida de masa ósea. Otro padecimiento que facilita la fractura de cadera es el mieloma múltiple ya que afecta directamente a los huesos.  

Asimismo ciertos hábitos como el tabaquismo y  el alcoholismo están asociados esta condición ósea.

También una situación que se debe tener en cuenta en este tema  es el consumo de ciertos medicamentos, a decir, aquellos  que causan somnolencia, los que reducen la presión arterial o  los que disminuyen los reflejos,  a que aumentan el riesgo de caídas debido a que la persona está disminuida en su capacidad de reacción  o de atención.

Es importante conocer todo lo anterior para prevenir esta fractura acorde a la edad, el género y el estilo de vida. Sin embargo, un aspecto  que se debe tomar en cuenta es que los pacientes que han sufrido una fractura de cadera pueden cursar con ansiedad o depresión al limitarse sus actividades de forma temporal. En consecuencia es imprescindible concientizarlos que es determinante tener paciencia en su tratamiento y rehabilitación con la finalidad de lograr una recuperación total. De igual forma, es recomendable que el paciente mantenga un peso ideal que evitara la sobrecarga articular.

Otro punto que se debe considerar, en especial para las personas mayores, es la prevención de accidentes. El Instituto Mexicano del Seguro Social nos da las siguientes recomendaciones para la prevención de caídas:

En la casa, evitar la presencia de objetos en el suelo con los que se pueda tropezar, además de usar zapatos con suelas antiderrapantes. Mejorar la iluminación y utilizar de manera adecuada el bastón o la andadera. Si la mayoría de las caídas ocurren en casa, será necesario hacer modificaciones para tener un ambiente más seguro

En la calle, evitar caminar en lugares poco iluminados, en banquetas con irregularidades o pavimento defectuoso, así como el piso mojado o resbaloso.

El IMSS propone para mantenerse en buen estado de salud, hacer ejercicio (dentro de las posibilidades del adulto mayor), revisarse la vista y el oído al menos cada año, llevar un control de enfermedades y medicamentos, utilizar lentes para mejorar la visión, así como bastón o andadera si es necesario.  

Las caídas son frecuentemente ignoradas por los pacientes y la familia, sobre todo si no hay alguna lesión que les limite su funcionalidad. Es importante que si presenta 2 o más caídas en un año acuda al médico para una valoración integral.

Las caídas no siempre son accidentes, pueden ser manifestación de una enfermedad seria.
Las fracturas de cadera pueden cambiar tu vida, así que prevenirlas es nuestra responsabilidad.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Agosto del 2017





domingo, 2 de julio de 2017

ADOLESCENCIA

Una de las etapas más difíciles para los padres en la crianza de los hijos es la adolescencia, momento de la vida en el cual el ser humano no es niño ni adulto, aún no se define su carácter,  tratan de  apropiarse de las ideas de otros en búsqueda de una identidad que les permita experimentarse pertenecidos a sus iguales,  físicamente se tiene un crecimiento acelerado y un desarrollo intelectual más acentuado. Es decir, es una etapa de transición significativa, pues el adolescente sufre cambios en todos los aspectos de su persona. Es por ello que para los padres su labor se torna más complicada para realizar.

Dice un dicho popular que nadie es profeta en su tierra, y enfocados en el entorno de la familia, este dicho resulta muy ad hoc en los adolescentes, pues la gran mayoría deja de  hacer caso a sus padres y da más valor a lo que dicen otros adultos,  jóvenes o incluso adolescentes.

Es en este momento de vida en donde los conflictos inician, pues el adolescente busca el brillo de las cosas, el reconocimiento de los demás, influenciado por amigos, maestros y otros adultos y hace poco caso de las enseñanzas adquiridas en casa, tornándose rebelde, egoísta y egocéntrico.

El riesgo que existe, es que en la búsqueda de esa identidad, el adolescente abra puertas que lo conduzcan a caminos indeseados, los cuales por su misma inexperiencia puede transitar sin posibilidad de retorno. Ejemplo de ello son las drogas, las cuales los adolescentes utilizan al ser retados por sus mismos compañeros (pues un amigo no te incita a realizar actos que atenten contra tu vida). De igual forma, las drogas permitidas como el alcohol y el tabaco son fácilmente adquiridas por los adolescentes a pesar de que exista todo una reglamentación en nuestro país para la prohibición de la venta a menores de edad. 

Aunque no podemos generalizar,  la gran mayoría de adolescentes están expuestos a este tipo de situaciones, las cuales se pueden reforzar cuando  se vive en una situación de interrupción familiar (divorcio o separación de los padres), crisis paranormativas en el desarrollo de la familia como violencia intrafamiliar, drogadicción, desempleo, dificultades económicas, enfermedades graves en algún miembro de la familia que requiera cuidados especiales.

Los adolescentes que se resisten a probar sustancias al ser retados, pueden ser víctimas de bullying o exclusión  por parte de sus compañeros, lo que lástima también la autoestima.

Los ejemplos en el hogar también son motivo de que el adolescente haga cosas incorrectas. Escuchaba en una conferencia una plática en la cual se decía: ¿Por qué existe una gran ingesta de alcohol en los jóvenes? Por la enseñanza adquirida en el hogar. Desde pequeños, los niños acompañan a sus padres a comprar bebidas embriagantes, de modo que este patrón de conducta es repetitivo cuando llegue el momento, pues así lo aprendieron. Lo mismo pasa con el tabaco y muchas veces con el uso de estupefacientes, al ver el uso de ello por parte de un familiar cercano, el adolescente asume que es algo normal consumirlo, aunque exista información en la escuela o en los medios de información en donde se promueve no usar drogas.

La mejor forma de educar y convivir con un adolescente está basada en tolerancia, respeto, disciplina, diálogo, congruencia de vida y apoyo. Cuando existen discusiones familiares, es muy difícil hacerles entender, pues defienden sus ideas de una forma férrea o aguerrida aunque muchas veces estén equivocados. Este tipo de situaciones genera entre los padres y los hijos adolescentes un distanciamiento que en muchas ocasiones puede ocasionar sentimientos de rencor.

La congruencia de vida es un punto vital en este proceso de educación. ¿Cómo le puedes pedir a tu hijo que sea honesto si tú no lo eres? En ocasiones, como adultos tenemos comportamientos aparentemente inocentes que los chicos observan como lo es el negarse a hablar con una persona por teléfono diciendo que no se está en casa, no respetar los señalamientos de vialidad y tránsito, hablando mal de otras personas, criticando, burlándose. Todo este comportamiento es adquirido por los hijos desde la niñez como una esponja, así que cuando se llega a la edad de la adolescencia (o incluso a la edad adulta) les es muy fácil mentir, transgredir las reglas o incluso la ley. Así lo aprendieron en casa y será un patrón de conducta repetitivo.

Pero no te angusties si al analizar lo que lees te das cuenta que se asemeja mucho a tu estilo de vida. El platicar con los hijos, el disculparse y recomponer los hábitos de vida, son circunstancias que favorecen para que los muchachos salgan adelante y a la larga se conviertan en adultos de bien.

Hay que tener paciencia y reforzar de forma positiva todos los días con los adolescentes sobre su educación y orientación. Corregir cuidadosamente los errores de ellos y resaltar lo que hacen bien. Disfrutar sus logros, compartir sus momentos, convivir, atreverse a preguntarles confidencias y en ocasiones a ser sus cómplices.

Es importante hacerle saber a los hijos el esfuerzo que se hace para conseguir lo necesario para su alimentación, vestimenta y educación. No como una forma de reproche, sino para que aprendan a dar el justo valor a las cosas. De igual manera, el explicar que las medidas correctivas se aplican no porque se esté en su contra sino porque se les ama y se quiere lo mejor para ellos, es otro de los aspectos que no se debe pasar por alto platicar.

Respetar su privacidad pero sin dejar de mirar sus pasos es sumamente importante. El vigilar a sus amistades, sus actividades, sus salidas no es falta de confianza en ellos, es una responsabilidad  que los padres deben asumir. De igual manera el ser parte de sus redes sociales es una estrategia que genera confianza mutua. No se trata de dar like a todos sus fotos o comentarios, sino de observarlos de una forma discreta que no les cause pena delante de sus amigos. Es como mirarlos jugar desde una ventana, al pendiente de su integridad física.

En síntesis, la adolescencia es la etapa en la cual el individuo se vuelve más vulnerable, de tal forma que los padres y adultos encargados de su educación deben estar más atentos, pacientes y sobre todo congruentes en su forma de hablar y vivir.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Julio del 2017



jueves, 1 de junio de 2017

DORMIR SIN DESCANSAR

¿Recuerdas alguna ocasión en la cual hayas dormido más de lo habitual y al momento de despertar te experimentes aun cansado?

El cansancio posterior al descanso es una condición de salud a la cual las personas no le dan la debida importancia.

Pero antes de hablar del cansancio, es necesario conocer las fases del sueño, las cuales se dividen en NREM (No rapid eye movement) y REM (rapid eye movement). La NREM se divide a su vez en 4 subfases: (FASE 1) INICIACIÓN DEL SUEÑO, (FASE 2) COMIENZO DEL SUEÑO, (FASE 3 y 4) SUEÑO DE ONDA LENTA EL CUAL ES REPARADOR Y PROFUNDO. El sueño ocurre en ciclos de aproximadamente 90 minutos, alternándose entre sueño NREM y REM, normalmente en ese orden y generalmente cuatro o cinco ciclos por noche.

Es necesario pasar por todas las fases para lograr el descanso, por lo que se necesitan cuando menos 6 horas de sueño para completar los 4 ciclos. Cuando este lapso de tiempo  se ve interrumpido, es difícil alcanzar estas fases, de tal manera que aunque durmieras 12 horas, no lograrías el descanso total y despertarías aun con cansancio.

Son muchas las causan que pueden originar la interrupción de las etapas de sueño: problemas respiratorios, situaciones ambientales, enfermedades digestivas, consumo de sustancias o drogas, alteración del ciclo circadiano, entre otras.

Es muy común que los padres acudan a consulta pidiendo vitaminas porque a sus hijos les cuesta mucho trabajo levantarse por las mañanas, lo que a su vez condiciona retardos o ausencias escolares.

Como profesionales de la salud, entre los puntos que interrogamos son ¿Cuántas horas duerme el niño? ¿Cómo se comporta durante el sueño? ¿Tose de noche? ¿Se orina en la cama? ¿Tiene pesadillas? ¿Duerme con la boca abierta? ¿Ronca? ¿Es inquieto (da vueltas o se mueve mucho) a la hora de dormir?

Todas estas preguntas van encaminadas a determinar si existe alguna enfermedad que condicione que el infante no complete sus fases de sueño.

Entre las causas más comunes se encuentran la Rinitis Alérgica y el Asma, que se caracterizan por la clásica tos nocturna que se presenta al poco tiempo de dormirse, con obstrucción de la vía respiratoria superior motivo por el cual duerme con la boca abierta e incluso ronca. Al no respirar adecuadamente, el niño constantemente se está moviendo en la cama y en consecuencia interrumpe las fases del sueño por lo que no logra el descanso.

Algo similar sucede en los adultos que tienen obesidad mórbida y padecen el SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO (SAOS), patología en la cual el individuo ronca de manera estridente y tiene episodios en los cuales literalmente deja de respirar, lo que condiciona que despierte de forma brusca para establecer la respiración. Está descrito en la literatura que el SAOS puede ser tan grave que incluso condiciona muerte súbita.

Las personas que padecen EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), Asma, Rinitis Perenne, Rinofaringitis o Faringitis Aguda, Hipertrofia de Cornetes, Hipertrofia Amigdalina, Hipertrofia de Adenoides y otras enfermedades respiratorias similares, cursan con características similares a las anteriormente descritas.

Entre las situaciones ambientales que intervienen para no poder conciliar un sueño que permita el descanso, podemos encontrar: cuartos con poco hermetismo que permitan el paso de ruido del exterior, la presencia de mascotas (perros y aves), colchones en mal estado, aparatos de aire acondicionado o ventiladores ruidosos, el mantener aparatos electrónicos encendidos durante las horas de sueño como el televisor, computadoras, tabletas o smartphones. Con respecto a estos últimos, expertos en la materia han demostrado que cada vez que el teléfono recibe una notificación, aunque esté en modo silencio, la luminosidad de la pantalla condiciona un estímulo al cerebro el cual reacciona inmediatamente. Por tal motivo es recomendable apagar estos aparatos cuando se disponga a dormir. De igual forma no se recomienda su uso a oscuras por periodos prolongados antes de acostarse.

Así como las enfermedades respiratorias alteran los períodos de sueño, también  las enfermedades digestivas son causantes de la interrupción del mismo. La Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico (ERGE), es una enfermedad en la que el esófago no tiene la capacidad de retener los jugos gástricos, condicionando que al estar el paciente acostado, el jugo gástrico regrese hacia la boca y  provoque irritación de la garganta, tos, vómitos e incluso pueda dirigirse hasta los bronquios y causar broncoaspiración. Dependiendo del grado de los síntomas, determinará que el paciente desperté cansado  o no. Sin embargo,  hasta los síntomas leves son suficientes para que el paciente interrumpa sus fases de sueño. La dispepsia, la gastritis, la esofagitis, las hernias hiatales, son también condicionantes de este problema.

Mención especial debe darse a los oxiuros, un gusano intestinal que tiene hábitos nocturnos y que desciende en las noches hasta los márgenes del ano y causa molestias importantes, sobre todo en los niños, lo que hace que despierten con gritos y llanto, que algunas veces se confunden con pesadillas. Cuando un niño despierta llorando a media noche, es adecuado revisar en esos momento si existe la presencia de alguno de estos gusanos (los cuales semejan pequeños filamentos blanquecinos) moviéndose en la periferia del ano.

Existen también sustancias que actúan sobre el sistema nervioso impidiendo el sueño o provocando un sueño muy superficial. Los medicamentos para control de peso tipo anfetaminas, las drogas no legales tipo anfetaminas, la cafeína,  provocan alteraciones en el patrón del sueño. Es recomendable que los medicamentos sean otorgados por un médico previa evaluación clínica. De igual manera, la cafeína es una sustancia que provoca insomnio, pero además tiene efecto diurético lo que da como consecuencia que el paciente tenga que acudir durante la noche a orinar, por lo que no logra completar sus ciclos de sueño.

En mi práctica profesional, me he encontrado pacientes hipertensos o cardiópatas que son tratados con diuréticos como la clortalidona, hidrocloriazida, furosemida, espironolactona, pero que no han recibido información precisa sobre el horario de ingesta de sus medicamentos y cometen  el error de consumirlos de noche. En consecuencia, se despiertan con frecuencia por la necesidad de orinar.

De igual manera, los pacientes que padecen diabetes, cuando sufren un descontrol por elevación importante de la glucosa en sangre, tienen como síntoma la poliuria, esto es orinar grandes cantidades frecuentemente durante el día y la noche, presentándose  así el incómodo síntoma que impide el descanso adecuado.

Otra patología común en los varones mayores de 50 años es la hipertrofia o hiperplasia prostática que puede condicionar una uropatía obstructiva. Esto significa que el paciente disminuye el calibre del chorro de la orina, orinando incluso por goteo y sin lograr el vaciamiento total de la vejiga, lo que condiciona tener que orinar muchas veces. Cuando esta sintomatología se presenta por la noche, recibe el nombre de nicturia y es causante de alteraciones del sueño.

Los trabajadores que tienen horarios laborales cambiantes en turnos matutinos, vespertino o nocturnos, sufren al paso del tiempo alteraciones del ciclo circadiano lo que condiciona que no puedan dormir el tiempo mínimo requerido y evitando alcanzar las etapas de sueño que propicien el descanso.

Como podemos observar, son muchas las causas que conllevan al cansancio matutino al despertar. La importancia de identificarlas radica en que se pueden corregir bajo tratamiento médico. No cometa el error de pensar que su cansancio al despertar  es por falta de vitaminas.

¡A dormir se ha dicho!


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Q. Roo, México. Junio del 2017



¿Fiesta  próxima? CARUDA Canta y Baila te pone la música