jueves, 1 de septiembre de 2016

ALERGIA A LOS AINES

Uno de las situaciones más difíciles de enfrentar para los médicos, es tener que recetar desinflamatorios, analgésicos o medicamentos para controlar la fiebre, a pacientes que necesitan  de ellos para su recuperación,  pero que alguna de estas terapias presentan alergia a los AINES. Y esto se hace difícil debido a que no existe una gran variedad de analgésicos y antipiréticos no AINES con un efecto rápido y efectivo.

Y si es difícil para los médicos, es aún más complicado para los pacientes que tienen  el temor de consumir algún analgésico que les pueda causar una reacción alérgica, incluso con consecuencias mortales.

Los AINES (Anti Inflamatorios No Esteroideos), son un grupo de medicamentos que tienen la propiedad de desinflamar, contrarrestar el dolor (analgésico) o disminuir la temperatura elevada (antipirético). La industria farmacéutica hace combinaciones de estos medicamentos con otros que no pertenecen a este grupo, para conseguir los tres efectos.

Un paciente puede haber tomado AINES muchas veces sin haber presentado una reacción alérgica. Sin embargo, ésta se puede hacer presente en cualquier momento de su vida. 

Son más susceptibles de hacer alergia, aquellos pacientes que tienen antecedentes familiares de alergia a los AINES.

Entre los AINES más comunes el efecto predominante es:

-NAPROXENO: Desinflamatorio y analgésico.

-DICLOFENACO: Desinflamatorio.

-PIROXICAN: Desinflamatorio.

-MELOXICAN: Desinflamatorio.

-INDOMETACINA: Desinflamatorio y analgésico.

-SULINDACO: Desinflamatorio.

-NIMESULIDA: Antipirético y discretamente desinflamatorio.

-CELECOXIB: Desinflamatorio.

-KETOROLACO: Analgésico.

-ÁCIDO ACETIL SALICÍLICO: Antipirético y analgésico.

-NEOMELUBRINA (METAMIZOL, DIPIRONA): Antipirético y analgésico.

Las reacciones alérgicas a los AINES se caracterizan por los siguientes síntomas:

-Edema de la piel a nivel de mucosas (párpados, labios, boca, lengua, laringe, pulmones, área genital), aunque también se pueden presentar placas inflamatorias en la piel seca (ronchas o pápulas), conocidas como angioedema.

-Urticaria. También conocido como RASH y consiste en la comezón que se presenta en las áreas de angioedema. Algunas veces no existe la inflamación de la piel, pero es la fricción que condiciona el rascado lo que produce el angioedema. Por eso dicen las abuelitas de forma sabia: Cuando tengas comezón, no te rasques, pues te saldrán más ronchas.

-Espasmo. Es común en las reacciones alérgicas severas en donde se produce una inflamación importante que paraliza el área afectada. En las reacciones alérgicas el LARINGOESPASMO y el BRONCOESPASMO pueden ser mortales si no se atienden a tiempo. El Laringoespasmo se produce a nivel de la laringe que es el área posterior de la garganta que permite la entrada de aire hacia los pulmones. El Broncoespasmo ocurre dentro de los pulmones y se da a nivel de los bronquios y alveolos imposibilitando la entrada de aire y el intercambio gaseoso de oxígeno por bióxido de carbono.

Es importante no confundir efectos adversos de cualquier otro medicamento con reacciones alérgicas a los AINES. Cuando un paciente desconocido refiere tener alergia a los AINES, es pregunta obligada por parte del médico, que describa las características de su alergia.

No son alergia a los AINES:

-Dolor de cabeza

-Dolor abdominal

-Mareo

-Náuseas y vómitos

-Diarrea

Los pacientes con alergia a los AINES, deben estar enterados de cuáles son los medicamentos que pertenecen a este grupo. De igual manera, deben comentar en cualquier consulta médica su condición alérgica. De ser posible, deben andar con una tarjeta de identificación, distintivo o placa que revele su alergia a los AINES en caso de un accidente o pérdida de la conciencia.

Otra práctica que los alérgicos a los AINES deben evitar es la automedicación. No se debe tomar por ningún motivo medicamentos que no se conozcan ante el riesgo de sufrir una reacción alérgica.

El paciente con alergia a los AINES puede tener una alternativa terapéutica que su médico le indique para mitigar los malestares. Un ejemplo de ello es cuando existe fiebre, ésta se puede disminuir tomando suero oral, baño con agua tibia y ventilación. No es recomendable usar hielo o agua helada, pues aunque se logrará bajar la fiebre de forma momentánea, por efecto fisiológico del cuerpo, la fiebre se elevará nuevamente al retirar el agente frío, e incluso a temperaturas más altas. Lo mismo sucede con la aplicación del alcohol.

Merece mención aparte el PARACETAMOL. Este medicamento habitualmente se confunde con un AINE pero a pesar de tener efecto analgésico y antipirético, no pertenece a este grupo. Éste medicamento, puede ser una buena opción para las personas que padecen alergia a los AINES.

En resumen, es una práctica sana por parte de los pacientes conocer su estado alérgico, saber sobre los AINES e informar sobre su alergia a las personas que le rodean y en especial al personal médico y paramédico que pueda proporcionar medicamento.

Recuerda que aunque no hayas presentado alergias, éstas se pueden presentar en cualquier momento, así que no te automediques y en caso de existir una reacción alérgica, debes buscar atención médica de forma inmediata.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Septiembre del 2016






lunes, 1 de agosto de 2016

CRISIS DE LOS AÑOS PLATEADOS

Caminaba con la familia por las playas del caribe mexicano y no pude dejar de observar a una exuberante muchacha de menos de 25 años de edad, tomada de la mano de un hombre mayor de 50 años. A primera vista pensé que se trataría de un padre amoroso, sin embargo, la conducta cariñosa que demostraban me dio a saber que se trataba de una pareja felizmente ¿enamorada? ¡Eso no me toca juzgarlo! Pero sí me hizo recordar que era un ejemplo típico de las consecuencias de la CRISIS DE LOS AÑOS PLATEADOS.

¿De qué se trata esta crisis? Es la crisis que presentan las parejas cuando se tiene una edad  promedio entre los 40 a 50 años.  Es llamada de los años plateados porque a esta edad  las canas empiezan a notarse en las personas y junto con las canas otras características que más adelante describiré. Lo más lamentable de esta crisis es que relaciones maritales estables y sólidas pueden llegar a dañarse tanto que terminan en rupturas.

En este período de la vida adulta, ocurren cambios significativos en la fisiología  de la mujer que pueden resultar tan incidentes que  la obligan a modificar su conducta, e incluso, su estilo de vida. Mientras que para el hombre la vida sigue igual, únicamente con más cabello blanco que antes. Por consiguiente, esta diferencia que se va generando en la pareja repercute en su relación.    

Habitualmente, los jóvenes  inician un  noviazgo con personas de su misma edad o con un mínimo de diferencia. Como parte vital del ciclo familiar, después de un tiempo de relación, las parejas deciden vivir juntos o casarse para formar un hogar.

Al inicio del matrimonio, la feliz pareja está ocupada en crecer económicamente, en formar un patrimonio, la crianza de los hijos y una vida sexual plena, constante y satisfactoria (la mayoría de las veces) para ambos, sin embargo, el tiempo avanza de forma inexorable y se van presentando cambios fisiológicos en cada uno.

Es así que como  consecuencia de este proceso normal del desarrollo, la mujer inicia con el climaterio y la menopausia en la edad que corresponde a los años plateados. Cabe aclarar que no existe un tiempo exacto para ello, al igual que sucede en la adolescencia con la menstruación,    pues en cada mujer será diferente y  dependerá de sus características personales.

Muchas veces se confunde  climaterio con menopausia, cuando en realidad cada uno es un proceso bien definido.  El climaterio se caracteriza por ser el período que antecede a la menopausia, aunque algunas veces se prolonga hasta después de la misma. A su vez, se llama menopausia a la última regla o menstruación de la mujer. Esto explica que una mujer puede ya no tener sangrados menstruales, pero seguir con malestares generales. 

El climaterio tiene síntomas muy característicos como  son los bochornos que se presentan en la parte alta del cuerpo (cabeza y cuello) por lo general de tipo nocturno, alteraciones del patrón menstrual, disminución de la líbido (deseo sexual), mareos, irritabilidad y labilidad emocional, entre otros.

A diferencia de las niñas, que tanto en la escuela como en casa se les prepara para la menstruación, comúnmente la mujer adulta  no está preparada  para el climaterio y la aparición de los síntomas puede causar desconcierto en ella al no saber afrontar esta situación.

Siendo que una de las principales afectaciones es el área sexual,  la vida marital puede convertirse en un verdadero infierno, pues empieza a rechazar la intimidad con su pareja y en consecuencia, se generan conflictos importantes en la relación, mismos que  los cónyuges no saben explicarse porque desconocen el origen del problema.

Así como la mayoría de las mujeres no está preparada para esta etapa, mucho menos lo está el hombre,  quien no tiene la menor idea de lo que sucede con su pareja en el período del climaterio, mientras él se encuentra en pleno vigor sexual. Por consiguiente, los problemas sexuales fracturan la relación de la pareja y se presentan situaciones adversas como violaciones cuando la mujer accede a la relación sexual aun en contra de su voluntad, violencia intrafamiliar, separación, divorcio, en general  la CRISIS DE LOS AÑOS PLATEADOS.

También sucede que la mujer con tal de tener tranquilidad y evitar problemas, cumple con sus deberes maritales  siendo su único deseo el que su pareja quede satisfecho, sin importar lo que ella sienta o quiera. Esto condiciona severos problemas psicológicos en ella,  como distimia, ansiedad o depresión, ya que se experimenta como un mueble más de la casa que debe cumplir su función para no ser desechado, se siente  incomprendida porque ni ella misma puede explicarse lo que le sucede, sólo sabe que algo le pasa.

En otras ocasiones se comete el grave error de decir: Búscate a otra que te satisfaga y déjame en paz, dando así la pauta de la conducta a seguir.
El hombre, más sexual que pensante, inicia en esa búsqueda y habitualmente se interacciona con mujeres mucho más jóvenes, que ven en él una solvencia económica, una seguridad de vida y una posible estabilidad. De ahí, que después de un tiempo de relaciones, el hombre decide terminar su relación inicial y establecerse con su nueva pareja.
¿Víctimas o culpables? ¿Quién es el responsable de las CRISIS DE LOS AÑOS PLATEADOS, el hombre o la mujer?

En esta problemática no existen culpables. Existen víctimas del desconocimiento de nuestra propia fisiología porque no sabemos que a cierta edad el cuerpo humano sufre cambios tal como en la adolescencia. 

También son víctimas de la ignorancia cuando no reconocemos que algo no está bien y le restamos importancia al pensar que es por cansancio o fastidio. Por consiguiente, la relación de pareja se daña tremendamente por la falta de diálogo, sinceridad y confianza entre los cónyuges para aceptar que las diferencias maritales tienen una causa que requiere ayuda profesional de un  médico.

Cuando una pareja decide vivir juntos, dicen: En la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Y aunque el climaterio no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico normal,  los síntomas que presenta pueden ser tan severos o más que incluso una enfermedad.

De ahí  la importancia de acudir al médico cuando los síntomas del climaterio se presenten, ya que al no darles la atención debida y oportuna, desencadenará situaciones cada vez más complejas, tanto en el estado físico como emocional de la mujer, y por ende, en la relación.   

Se recomienda a la pareja asistir juntos al médico, para que ambos reciban la misma información y de esa forma puedan entender  lo que sucede.

Las mujeres no deben olvidar que tienen una pareja a la cual deben cuidar y con mucho cariño y paciencia explicar cuáles son los sentimientos, sus síntomas y malestares.

También, recordemos que estos síntomas no son permanentes ni fijos, así que cuando existan momentos de bienestar físico, se debe buscar ese acercamiento e intimidad que permita fortalecer sus lazos esponsales.

De igual manera, es responsabilidad del hombre saber lo que sucede con su mujer, pues conociendo el origen de los problemas, es mucho más fácil buscar soluciones a los conflictos de pareja.

Muy importante es recordar que la mujer tiene DISMINUCIÓN DE LA LÍBIDO, pero no significa que ella NO TENGA líbido, de tal forma que el hombre se debe esforzar en favorecer la relación sexual generando un ambiente íntimo amoroso, cariñoso, provocando de forma sutil el deseo de su pareja. No siempre se logrará, pero que el intento no se deje de hacer.

Hombres, expresen su amor a sus mujeres y díganles cuanto las necesitan y desean. Les aseguro que es el amor y buen trato es el mejor medicamento para los síntomas del climaterio.

Mujeres, no sean egoístas y centren su vida en los síntomas que el climaterio les provoca. Recuerden que junto a ustedes tienen a un hombre en pleno vigor sexual que necesita de sus cuidados y de su amor.

La CRISIS MATRIMONIAL, puede solventarse con voluntad, con conocimiento, con atención médica, pero sobre todo, con amor, motivo por el cual decidieron formar una familia.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar


Cancún, Quintana Roo, México. Agosto del 2016





sábado, 2 de julio de 2016

¡ESTOY ABURRIDO!

Cuando las vacaciones se acercan, los niños se frotan las manos y los papás se comen las uñas.

Tener casi 45 días a un niño de vacaciones escolares en casa, es algo que en verdad puede trastornar la dinámica de vida de una familia.

Recuerdo que durante mi niñez podía pasar horas entretenido en juegos que hacía solo, ya que crecí en un rancho y no había niños de mi edad, por lo que creaba amigos imaginarios, inventaba historias y convertía los palos y piedras en los juguetes más sofisticados. Cuando tenía la suerte de que otros niños jugaran conmigo, la diversión era aún mayor. Sin embargo, al llegar las vacaciones mi panorama cambiaba radicalmente, pues siempre había visitas en la casa y otros niños con quienes jugar a la pelota, avión (o chácara como le dicen en Yucatán), a saltar la cuerda, béisbol, pesca-pesca, estatuas de marfil, busca-busca, timbomba (o quimbomba), andar en bici, entre muchos otros juegos en los que había actividad física casi siempre.

En la actualidad, los niños de la ciudad se han vuelto cautivos de sus casas, por diversidad de motivos: papás que trabajan (ambos), falta de alguno de los padres, ausencia de familiares cercanos, inseguridad, problemas en la economía. En consecuencia, este cautiverio conlleva a permanecer por largos períodos frente al televisor, o bien, al uso desmedido de la computadora, tabletas electrónicas, teléfono celular o videojuegos. Este tipo de actividades sedentarias causan en los niños severos daños en su salud, tales como sobrepeso,  obesidad, disminución de la agudeza visual, lesiones auditivas por utilizar audífonos durante mucho tiempo. También, otro aspecto de esta situación es que al quedarse en casa, muchas veces disponen de un espacio más reducido para sus juegos o actividades, lo cual propicia que tengan más riesgos de sufrir accidentes que pongan en peligro su integridad física, debido a que por naturaleza los niños son incansables, inagotables e inquietos.

Al iniciar las vacaciones, en el transcurso de la primera semana todo es algarabía y felicidad, los niños se duermen tarde y se levantan temprano (no todos), otros se despiertan hasta tarde. Sin embargo, después de algunos días con esta dinámica, los niños  empiezan a externar o dar muestras de sentirse aburridos.

Cuando escuchemos de los niños la frase: ¡estoy aburrido!, se deben encender focos de alarma en nuestro interior, pues casi siempre detrás de esta frase, va el pensamiento de una travesura en proceso.

Decía mi abuelita que la ociosidad es la madre de todos los vicios, así como también que la curiosidad mató al gato ¿Qué quiero decir con esto? Las estadísticas nos revelan que los accidentes en el hogar se incrementan hasta en un 15% cuando los niños están en vacaciones o días de asueto. Es por tal motivo que es necesarios que los niños permanezcan ocupados y bajo vigilancia de un adulto durante sus juegos, que aunque no garantiza que se eviten accidentes, si  pueden disminuir éstos de forma significativa en el hogar o durante los juegos.

¿Qué es lo que tenemos que hacer? 

Antes que nada identificar factores de riesgo para accidentes como por ejemplo, instalaciones eléctricas en mal estado o conexiones improvisadas, barandales o pasamanos de escaleras inestables o endebles, puntas afiladas de muebles, paredes o desniveles, juguetes dispersos por el piso, escaleras improvisadas o muebles que puedan servir para lo mismo, fugas de agua y gas, recipientes con sustancias peligrosas al alcance de los niños, objetos punzocortantes, armas de fuego, implementos de caza deportiva, fuego (encendedores, cerillos, velas, veladoras), cristales rotos, ventiladores sin protección, muebles en mal estado, objetos pequeños (los cuales se puedan introducir en boca o nariz), medicamentos, bebidas alcohólicas, joyería, avíos de costura y confección, bolsas de plástico (con las cuales se  pueden asfixiar), electrodomésticos y cualquier objeto o sustancia que represente un riesgo para producir accidentes.

El aburrimiento puede convertirse en una gran idea en la cocina, lavar el coche, bañar al perro, y en otras muchas cosas sencillas como caminar de las manos, y platicar. El  me aburro, es una forma de llamar la atención, ya que en realidad los niños no tienen razones convincentes para aburrirse de verdad.

Debemos enseñar a los hijos que con el aburrimiento también se aprende, y que hay un tiempo para todo incluso para no hacer nada. Además, que se puede transformar el aburrimiento en una carrera, jugar al aire libre con la arena de la playa, del parque, o también  disfrazarse para despertar la imaginación y creatividad. Claro que esto depende de la edad y debemos ajustarnos  a eso. Si son pubertos o adolescentes una noche  de refrescos y botanas acompañadas de chistes y contar historias de nuestra niñez o juventud pueden generar sonrisas, admiración y aumentar lazos de amor.

Cuenten su historia de vida, su niñez, travesuras, errores, triunfos, fracasos, victorias, logros, su vida sentimental, en como conocieron a su pareja, como se enamoraron y decidieron una vida en común. En cómo fue el embarazo de ellos, la alegría que significo su nacimiento, los sentimientos que se generaron en su corazón. Cuéntenles también en las travesuras de cuando eran chiquitos, su primera palabra, sus primeros pasos,  cuando los dejaron en escuela y muchas cosas que hayan realizado y que tal vez no recuerden. Podemos apoyar las charlas con fotos o videos. Revisar fotografías antiguas es una buena forma de crear identidad en los niños.

El aburrimiento en los niños es algo que podemos combatir sacándoles del uso en exceso de los aparatos electrónicos y dedicándoles en la medida posible tiempo de calidad. El crear recuerdos de convivencia familiar en nuestros hijos, será el mejor legado que podemos otorgarles, legado que algún día trasmitirán a otras generaciones que nos harán eternos en su amor.

Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Julio del 2016

Visita mi página: www.cbaquedano.com.mx 




miércoles, 1 de junio de 2016

CUANDO LOS HIJOS NO SE VAN

La naturaleza nos pone ejemplos de cómo deben ser nuestras conductas como padres.

¿Has visto el comportamiento de los pájaros? Al inicio, ambos inician construyendo su nido, rama con rama hasta tener un nido sólido y seguro para sus futuros críos. Llegado el momento de la incubación, uno empolla los huevos día y noche mientras el otro se encarga de proveer el alimento. También se da el caso de que en forma alterna empollen los huevos para que el otro descanse o salga a comer. Al brotar los pajarillos, éstos nacen desvalidos, frágiles, sin plumas y los padres inician un cuidado extremo para  alejar las amenazas alrededor del nido e incluso darles de comer directamente al pico. Posterior a esta primera etapa, las crías empiezan a hacerse fuertes y a cubrirse de plumas. Cuando el plumaje es total, los papás pájaros empujan a sus hijos fuera del nido para que puedan volar. Logrado el objetivo de que los pájaros vuelen, la misión de los padres  se ha cumplido. O,  acaso  ¿has visto algún nido en el que permanecen los pájaros hijos adultos junto con los padres?

En muchas ocasiones, les he comentado a mis pacientes  que no existe un libro o manual que nos enseñe a ser padres; así como tampoco es garantía haber criado a un hijo para saber cómo criar al otro, ya que son como los dedos de la mano: tienen el  mismo origen pero no se parecen entre sí. Y aunque reciban la misma educación y hayan vivido bajo un mismo estilo de crianza, no todos los hijos reaccionan igual ante la vida.

Entonces, la pregunta es: ¿por qué algunos hijos no se van del núcleo familiar para formar su propio hogar?

A lo largo de mi vida profesional, han venido conmigo a consulta padres y madres que se encuentran desesperados porque no saben qué hacer cuando tienen hijos adultos que se niegan a abandonar la casa paterna. A esta situación se le llama  Síndrome del Nido Lleno.
Esta circunstancia genera conflicto entre los esposos, pues la mayoría de las veces no se ponen de acuerdo respecto a cómo deben proceder con el hijo que se perpetúa en el hogar. Y es que para que un hijo no se independice, necesita de la complicidad incondicional de algunos de los padres a lo largo de las todas las etapas de su vida.

Reza en un poema Khalil Gibran:

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Darles todo a manos llenas, sin establecer obligaciones, vuelve a nuestros hijos irresponsables, dependientes y egoístas. Por consiguiente, desconocen el justo valor de las cosas, lo cual hace que no valoren lo que reciben, que se acostumbren a esa vida fácil y en consecuencia que no aprendan a ser independientes para valerse por sí mismos.  Al no enseñarles a volar (como los pájaros lo hacen con sus crías), es difícil que se atrevan a dejar el hogar por decisión propia. Tal parece que los educamos como si fueran a permanecer siempre dependientes de nosotros.

El ser padres es una de las experiencias más sublimes que existe en la vida. Siendo algo tan maravilloso, queremos como papás que nuestros hijos tengan un futuro mejor que nuestro presente, que no pasen las carencias por las que hemos pasado, que no sufran lo que nosotros hemos sufrido, que sean en la vida lo que nosotros no pudimos ser. ¿Saben? Esto es un error. Nuestros hijos no tienen que ser lo que nosotros soñamos ser algún día. Ellos deben construir sus propios sueños y perseguirlos, pero es necesario que esos sueños los construyan con enseñanza de vida y obra de los padres.

De igual manera, al nacer los hijos, los padres dedican su esfuerzo en sacarlos adelante. En consecuencia, su vida gira alrededor de ellos y en muchas ocasiones desatienden su relación de pareja. Cuando esto sucede, los padres no quieren que los hijos se vayan, pues se han convertido en el único vínculo que los mantiene juntos como esposos, y la independencia de los hijos puede resultar en la separación de la pareja.

En cierta ocasión escuché de una mamá que decía: por mis hijos lo que sea, pues mientras tengan madre, hasta la muerte si es necesario. Y esto es literal, pues el hijo adulto que vive en casa de sus padres, por lo general no aporta económicamente y empieza a consumir los recursos que ellos deben utilizar en la vejez o retiro, tiempo en el cual la vitalidad y los ingresos disminuyen.

¿Qué debo hacer con un hijo que no se va de la casa? ¿Correrlo? Literalmente debe ser así. No debemos hablar con él como un hijo. La conversación debe ser entre adultos y plantearles el porqué de la importancia de su independencia, que lo beneficiará a él y a ustedes como padres.

Desprenderse de los hijos (sobre todo si son únicos) es un proceso sumamente doloroso, pero después del dolor viene el alivio. Muchas veces hay que cortar de tajo las ramas para que el árbol sea más frondoso.

También se debe hacer entender a los hijos que la relación padre-hijos no es solamente convivir juntos bajo el mismo techo. Que la relación va más allá de los muros y que aunque estén lejos, siempre estarán unidos por el amor.

De igual forma, aconsejo que se enseñe a los hijos a dar. Que no pregunten ¿Te hace falta algo mamá? ¿Te hace falta algo papá? Sino que den sin preguntar y sin condicionar. Es común que digan: Mamá, te doy tal cantidad de dinero, pero no para que se lo des a mi hermano(a). Enseñarles que si ya lo dieron, no condicionar su uso y que pueden hacer con ello lo que se desee.

He visto, como adultos mayores viven en una precariedad económica mientras los hijos están en bonanza y no ayudan a sus padres. Los padres no les piden por dignidad, pues si lo han pedido y se les ha negado y ya no la vuelven a hacer.

Dice un dicho común: Querido hijo, en mi vejez no te pido que me des, pero sí te pido que no me quites.

La familia es el ciclo sin fin de la vida. Hacer de nuestros hijos hombres o mujeres  independientes, los convertirá en adultos responsables que pueden formar familias funcionales en su momento.

Les recomiendo estos artículos: CUANDO LOS HIJOS NO SE VAN DE CASA y AMOR QUE DAÑA

Así que carguemos pilas y no permitamos que nuestros hijos se conviertan en jóvenes NINI (Ni estudian, ni trabajan).

Finalizo este escrito con un texto  que leí en la redes sociales (y cuyo autor desconozco): Si quieres criar adultos fuertes, deja de respirar por tus hijos, deja de hacerles la tarea, deja de comprarles todo lo que quieren, diles que NO de vez en cuando y enséñalos a cooperar en casa. Suelta el miedo al trauma y ayúdalos a crecer.

Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Médico Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Junio del 2016

Visita mi sitio: www.cbaquedano.com.mx 




¿Fiesta  próxima? CARUDA Canta y Baila te pone la música


domingo, 1 de mayo de 2016

¿POR QUÉ NO COMEN LOS NIÑOS?

Recuerdo con nostalgia una anécdota que nos contaba mi mamá de cuando una comadre suya nos invitó a comer. En ese tiempo, yo era un niño pequeño. El diálogo que sostuvieron entre ellas fue el siguiente:

Dijo la comadre:

-¿Le sirvo arroz al niño, comadrita?

Mi mamá contestó:

-No comadrita, muchas gracias, al niño no le gusta.

Sin embargo, a pesar de la respuesta de mi madre, la comadre me sirvió una ración de arroz y cuenta mi mamá que me la devoré como si fuese mi última cena. Al terminar mi plato, la comadre sonriendo dijo:

-No es que no le guste el arroz al niño, lo que sucede es que usted no se lo da.

¿Les recuerda algo esta anécdota? No cabe duda, EL PAN AJENO, HACE AL HIJO BUENO.

Es muy común en mi práctica profesional, que las mamás acudan a consulta pidiendo vitaminas o medicamentos porque los niños no quieren comer.

¿Por qué no quieren comer los niños?

Los niños recién nacidos deben ser alimentados única y exclusivamente con lactancia materna y casi no existen justificaciones para no hacerlo. Esta lactancia materna se debe dar cuando menos hasta los 6 meses, pero se puede seguir otorgando sin ningún problema hasta los 2 años de edad (siempre y cuando la mamá aguante los mordiscos).

El tomar medicamentos analgésicos, antibióticos, para la presión, entre otros, no son indicativo de suspender la lactancia materna.

De igual forma existe la creencia que los bebés no se llenan y les dan fórmula como complemento. Esto es un error, pues el bebé aprende que no es necesario succionar para que salga la leche de la mamila y después de un breve tiempo de estar mamando de los senos, llora pidiendo la mamila. Esto va a favorecer que poco a poco, el niño abandone la lactancia materna. Los cólicos del lactante, pueden ser interpretados como hambre y los papás piensan que el niño no está satisfecho y otorgan mamilas con fórmulas para complementar la lactancia.

También, es muy común que las mamitas digan que no tienen suficiente leche. Situación que no es cierta, puesto que las glándulas mamarias son eso, glándulas no tanques de almacenamiento, así que mientras exista el estímulo de la succión, se seguirá produciendo leche.

Hagamos un ejercicio: Les pido que cierren sus ojos y sequen su boca tragándose toda su saliva. Ya teniendo seca la boca, piensen en un mango amarillo, jugoso, bañado en salsa picante con limón ¿Qué sucedió? El estímulo que se generó al pensar en el mango, propicio que las glándulas salivales produjeran saliva y de forma inmediata nuestra boca quedó húmeda. Es lo mismo que sucede con la lactancia. Mientras haya estímulo y suficiente hidratación, se producirá suficiente leche materna.

Conforme el bebé va creciendo, debe empezar a comer alimentos sólidos a partir de los 6 meses de edad. A esto se le llama ablactación.

En algunos bebés, las mamás inician antes la ablactación pues dicen que se le antojó al niño y bajo esta premisa, le dan alimentos a temprana edad, alimentos que incluso son inapropiados.  La realidad es que a los niños no se les antoja la comida. Cuando los niños nacen, son una maquina maravillosa de imitación, pues empiezan a copiar las conductas de las personas que los rodean y de esta forma aprenden. Entonces, cuando los bebés abren la boca mientras una persona come junto a ellos, simplemente están imitando.

De igual forma, a los bebés se les debe iniciar la ablactación con alimentos naturales, evitando las conservas. Estos alimentos no deben llevar condimentos, incluidos la sal o el azúcar. Los niños no lo necesitan, comen de todo aunque no tenga sabor. Es un proceso de adaptación de la lengua lo que propiciará que coman dulce o salado, agrio o condimentado.
No es recomendable que los menores de un año coman huevo, chocolate, mariscos, cítricos, fresas. Estos alimentos pueden ocasionar alergias.

Otra práctica común en las familias, es que las mamás empiezan a seleccionar los alimentos para sus hijos, les quitan residuos, las orillas al pan y la tortilla, etc. Esto no se debe hacer. La salida de los dientes en los niños, que es a los 6 meses en promedio, nos indica que ya pueden empezar a comer sólidos, inicialmente en forma de licuados y conforme la edad avance en forma de papillas de diferentes texturas hasta poder comer los alimentos como se sirven.

Otro error grande es el pretender que los niños coman como adultos ¡Eso nunca va a suceder mamitas! Los niños son eso, niños y su principal actividad es el juego, incluyendo a la comida.

Cuando el niño ya tiene la habilidad para tomar la cuchara y llevársela a la boca, es recomendable, sentarlo en su silla de bebe y servir la comida al igual que el resto de la familia. Recordemos el proceso de imitación. Al inicio, el niño jugará con la comida, manchando todo, pero es parte del proceso de aprendizaje. Es importante que a la hora de la comida, no tener juguetes en la mesa, ni encender el televisor o tener algún distractor para el bebé y no pueda realizar el proceso de imitación.

Otra situación común es que las mamás (o las abuelitas) persigan al niño alrededor de la mesa, cuchara en mano, con el propósito de que este coma. El niño vuelve esto como un juego y no come. En otras ocasiones, el cuidador pierde la paciencia y quiere obligar al niño a comer. Le abre la boca, le introduce a la fuerza la cuchara y el niño solo llora. Tampoco esto es correcto.

Si el niño no quiere comer, no lo obligue. Deje su comida servida y cuando pida de comer, désela. No le de galletitas, juguitos, yogurt o leche por pensar que que como va a ser posible que el niño no tenga nada en su estómago y aunque sea que coma lo antes mencionado. Eso es un error. Si no querer comer, no lo obligue. Cuando tenga hambre comerá todo lo que haya, aunque no le guste. Es cuestión de disciplina y enseñanza. Sin embargo, se debe estar alerta, pues hay enfermedades como la rinitis alérgica, la parasitosis intestinal u otras patologías que pueden causar hiporexia (disminución del apetito).

Nuestro hijos comen lo que nosotros les enseñamos a comer. Los hábitos alimenticios, son conductas que se adquieren en la familia a través del aprendizaje. Es por eso que los niños comen en otros lugares lo que en casa no quieren comer. El pan ajeno, hace al hijo bueno.
Aunque efectivamente, existen medicamentos estimulantes del apetito, la mejor forma de que los niños coman bien y de todo, es enseñándolos.

La base de la salud de un adulto sano, es la alimentación balanceada y la adecuada nutrición en su niñez. Obsequiemos a nuestros hijos el regalo del plato del buen comer.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Mayo del 2016

Visita mi sitio: www.cbaquedano.com.mx 



jueves, 31 de marzo de 2016

TUMORES EN LOS PÁRPADOS

En el lugar donde crecí, mi pueblo añorado, existe la creencia de que cuando ves defecar a un perro, se puede propiciar la aparición de un XOOY (término maya que se lee shoi y que significa grano que levanta el párpado). También el XOOY puede salir cuando regalas algo y luego se lo quitas a quien se lo obsequiaste.

El XOOY es un tumor en el párpado que puede corresponder a dos patologías que las personas confunde usualmente: ORZUELO y CHALAZION.

El motivo del presente texto es aprender a diferenciar entre estas dos.

ORZUELO

El orzuelo, es una tumoración que aparece cerca del borde del párpado (superior o inferior) cuando se infecta el folículo de las pestañas, que es el sitio en donde nacen las mismas. Está infección provoca una inflamación abscedada (que contiene pus en su interior) de unas glándulas que se llaman de Zeiss (glándula sebácea) o de Moll (glándula sudorípara). Esta lesión es causada por una bacteria conocida como staphylococcus aureus. Puede llegar a ser muy dolorosa y molesta,  se caracteriza por ser rojiza, se pone dura y su tamaño es variable. Al estar cerca del folículo piloso, por lo general tiende a drenar de forma espontánea en poco tiempo, mejorando las molestias, incluso sanando por sí misma.

Es más frecuente observarla en niños y jóvenes, sin embargo se puede presentar en cualquier etapa de la vida. De forma común, las personas que padecen Blefaritis (inflamación de los párpados por caspa) o alergias, tienen comezón en los párpados, por lo que experimentan la necesidad de manipularse los ojos constantemente (algunas veces de forma inconsciente) lo que condiciona que la bacteria causante llegue y penetre en el folículo piloso de la pestaña hacia las glándulas de Zeiss o de Moll y se manifiesta el absceso.

El tratamiento consiste en aplicar fomentos calientes de 15 a 20 minutos en el párpado, esto con la finalidad de favorecer la maduración del absceso y conseguir que drene de forma espontánea. No se debe por ningún motivo manipular el párpado, exprimirlo o peor aún picarlos con objetos punzantes como agujas o espinos. Durante el transcurso de la enfermedad, no se deben aplicar cosméticos en los párpados; es recomendable utilizar lentes para proteger al ojo de los factores ambientales como el polvo o el aire e incluso para  evitar tocarlos de forma voluntaria o involuntaria. La aplicación de colirios (gotas) o ungüentos oftálmicos con antibióticos, es reservada para los casos en los que se presenta una conjuntivitis secundaria. De igual manera, el médico puede elegir antibióticos sistémicos (orales o inyectados) si se presentan cuadros de celulitis periorbitaria como complicación.

CHALAZION

Es un abultamiento del párpado que se presenta por una obstrucción en la salida de las glándulas palpebrales de tipo sebáceo que reciben el nombre de Meibomio y se llenan de grasa. Tiene las características de presentarse lejos del borde del párpado, de no ser doloroso y que su origen no es de tipo bacteriano. Su nombre proviene de chalázio, palabra griega que significa pequeño bulto.

El tratamiento del Chalazión es estrictamente médico. Se pueden aplicar las mismas medidas que se manejan en el orzuelo, pero la mayoría de las veces deben ser tratadas por médicos oftalmólogos, quienes utilizan procedimientos de tipo quirúrgico, anticoagulantes o esteroides aplicados de forma intralesional.

Decían en mi pueblo que el Xooy se evitaba tocando 9 veces los párpados con los dedos de las manos o cuando ya estaba presente, frotar la lesión con un anillo de oro. Aseveraciones totalmente falsas. Lo cierto es que se debe acudir al médico para recibir tratamiento, ya que los orzuelos mal tratados se pueden convertir en chalaziones que necesiten un tratamiento quirúrgico.

Recuerda, si regalas algo y luego te arrepientes y lo pides en devolución, no te preocupes, no te saldrá un XOOY en tu ojo.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina  Familiar

Cancún, Q. Roo, México. Abril del 2016

Visita mi sitio www.cbaquedano.com.mx