martes, 1 de abril de 2014

Tiempo de calidad

¡Más vale tiempo de calidad que de cantidad! Es la clásica aseveración que los padres utilizan para justificar cuando por cuestiones de trabajo están mucho tiempo fuera de casa y no se dedican lo suficiente al cuidado de sus hijos. Sin embargo, al escuchar tal argumento me pregunto ¿Será cierto? Y me atrevo a cuestionarlo porque en mi experiencia laboral, mis pacientes me han demostrado todo lo contrario.

Hace algunos años, la dinámica habitual en una familia tradicional se caracterizaba porque el papá trabajaba y la mamá estaba dedicada al cuidado de los hijos y supervisar su educación, tal vez hasta la preparatoria.

La vida actual ha condicionado que las dinámicas y roles familiares cambien por completo. Ahora papá y mamá trabajan, los menores de 4 años acuden a guarderías por más de 8 hrs y los escolares son atendidos por extraños o los hermanos mayores. Al final del día los padres llegan apurados con todos los pendientes del diario trajinar y la convivencia es nula. Tiempo de calidad ¿será? Es muy difícil que así sea, sobre todo cuando se tiene hijos adolescentes.

Decía mi abuelita, antes la vida era mejor que ahora. Posteriormente me tocó escuchar de mi padre la misma aseveración y hoy con temor repito que antes era mejor que ahora.

¿Qué ha pasado? ¿Hemos perdido los valores y principios de la sociedad? ¿Nos estamos volviendo malos, indiferentes o amorales?

En este cambio de usos y costumbres intervienen muchos factores. Les pongo como ejemplo lo siguiente. Los niños y adolescentes pasan mucho tiempo solos, susceptibles a ser víctimas de la delincuencia que siempre ha existido. La facilidad del acceso al internet sin supervisión de los padres es un gran factor de riesgo en la formación del niño-adolescente. Aunado a ello, están los programas televisivos tan explícitos, que se vuelven un modelo a imitar. Los hijo no logran comprender que papá y mamá están trabajando muchas horas por querer darles una vida mejor. Situación que se agrava cuando existe alguna adicción en el seno familiar, aderezada con violencia intrafamiliar.

Es la misma facilidad que existe en la difusión de noticias lo que ha condicionado que la violencia sea palpable. El estar en contacto constante con la violencia y la delincuencia, fomenta que la veamos como algo natural o normal y ya no nos espante leer la cantidad de muertes o agresiones que se publican en la prensa, se difunden por radio, televisión, redes sociales o internet.

Cuando el niño se está convirtiendo en adolescente, anda desesperadamente en busca de una identidad y una aceptación por parte de sus iguales en la sociedad. Sin la vigilancia adecuada, es presa fácil de las adicciones, del abandono escolar, del inicio temprano a la vida sexual.

He tenido oportunidad de atender a jóvenes que son llevados por sus padres a consulta por consumir marihuana, alcohol o cocaína. Lo extraño es que se trata de jóvenes con buen aprovechamiento escolar y con una aparente integración familiar. Entonces, la pregunta obligada es: ¿Por qué lo haces? La mayoría de los jóvenes ha respondido que por sentirse solos o bien por la necesidad de ser aceptados en sus grupos de amigos. Durante la contestación, es común ver el llanto de los padres al escuchar el relato de sus hijos y cómo es que llegaron a este punto.

Tal vez en un inicio, la guardería tuvo un buen papel en los niños, pero los padres nunca se dieron cuenta que sus hijos estaban creciendo y no se preocuparon por su entorno.

Hagamos un ejercicio: ¿Sabes cuáles son los nombres de al menos 5 amigos de tus hijos? ¿Conoces a los papás de estos amigos? ¿En qué trabajan? ¿Qué religión tiene? ¿Si son víctimas de adicciones o violencia intrafamiliar? ¿Cuál es el nombre de los profesores de tus hijos? Una manzana podrida, puede contaminar a toda la canasta.

Si tu hijo es adolescente y tiene acceso a redes sociales ¿Has leído sus publicaciones? ¿Conoces las fotos que sube? ¿Te permite ser integrante de su red social?

Si contestaste afirmativamente a estas preguntas, te felicito, estás haciendo bien la tarea. Si no es así preocúpate, pero mejor aún ¡OCÚPATE!

El ser humano es el resultado de una interacción de lo biológico, psicológico y social. Por tal motivo no solo es necesario atender la salud física, también es importante cuidar su desarrollo psicológico y social.

¿Les inculcas a tus hijos valores y principios? Si lo haces, ¿Cómo lo haces, de palabra o con ejemplos de vida? ¿Tiene congruencia tu decir con tu actuar? No se vale decir después ¡Mi hijo me salió malo! Eso no es cierto. Te pongo el ejemplo de los árboles con raíces profundas, aun cuando vengan huracanes, siguen erguidos ante el embate de la tormenta. Las raíces en los hijos son los valores y principios. Si estos no existen, ante la más leve ventisca, corren el riesgo de caer y no volver a levantarse.

El problema principal de nuestra sociedad es que se han hecho a un lado los valores y principios, ya que no existe tiempo para enseñarlos, aunque a nuestros hijos les demos TIEMPO DE CALIDAD. Hemos adoptado la conducta de considerar a las escuelas como guarderías, pero no es así, el principal aprendizaje se adquiere en el seno familiar. La escuela solo es un complemento académico, en un mínimo porcentaje de lo que representa la vida del ser humano.

¿Sabías que los hijos de padres divorciados, tienen más riesgo de un fracaso en sus relaciones de pareja que aquellos que vienen de un hogar bien cimentado? ¿Qué los niños que han sido víctimas de violencia familiar, acaban siendo agresores en la edad adulta? Simple y sencillamente son conductas adquiridas en un proceso de formación desde la infancia, pasando por la adolescencia y terminando en la edad adulta. El ser humano nunca deja de crecer en lo psicológico, a diferencia del cuerpo que tiene un periodo de caducidad, el espíritu sigue madurando día con día siempre y cuando las condiciones físicas así lo permitan.

No te sientas culpable si te das cuenta que no es del todo cierto ese TIEMPO DE CALIDAD, muchas veces no hay otra salida, pero se honesto y no olvides el motivo real de tu sacrificio al trabajar todo el día, todos los días y comparte tu tiempo libre con tu familia, con tu esposa, con tus hijos, con tus padres. El tiempo cobra factura y muchas veces es dolorosa en extremo la cuota a pagar.

De forma frecuente se preguntan los ancianos y adultos en retiro ¿Por qué mis hijos no me hacen caso? La respuesta es ¿Les hiciste caso cuando eran niños-adolescentes o solo te ocupaste de proveer cosas materiales?

Lo material caduca, expira. El que sembró raíces profundas en etapas tempranas de vida, tendrá en la vejez la fortuna de cobijarse a la sombra de un árbol frondoso e incluso podrá alimentarse de sus frutos.

Te recomiendo estas lecturas: VIOLENCIA EN LA FAMILIA y FUNCIONALIDAD FAMILIAR



Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

Cancún, Quintana Roo, México. Abril del 2014




www.cbaquedano.com.mx 

sábado, 1 de marzo de 2014

Dolor de Cabeza


Uno de los principales dolores de cabeza de nosotros los médicos es el dolor de cabeza de nuestros pacientes, debido a que es de los diagnósticos más complejos de establecer. Lo importante no es quitar el dolor, sino, descubrir cuál es la causa del mismo.

Cuando el paciente llega a mi consultorio refiriendo dolor de cabeza, por mi mente empiezan a cruzar muchos diagnósticos diferentes, los cuales intento enlazar a los síntomas que el paciente manifiesta al interrogatorio.

El dolor de cabeza o CEFALEA, es un malestar muy común en las personas. En algún momento de nuestra vida, todos hemos tenido este problema a cualquier edad. Es una de las causas más comunes de consulta, de automedicación y de ausencia laboral.

Las cefaleas se dividen en primarias y secundarias. Las primarias son aquellas en las que el dolor de cabeza representa la enfermedad por sí misma y no existe ninguna otra patología que la esté condicionando. A diferencia de las secundarias, las cuales son consecuencia de una enfermedad que tiene como síntoma principal la cefalea.

Junto con la cefalea, pueden aparecer otros síntomas que el paciente debe tener en cuenta para considerar que no se trata de algo sencillo, como lo son el tinnitus o acufenos (escuchar grillos o ruidos), fosfenos (ver luces brillantes), amaurosis (oscurecimiento de la visión), sonofobia (intolerancia a los sonidos), fotofobia (intolerancia a la luz), náuseas, vómitos, insomnio, duración prolongada del dolor o periodos continuos constantes, desvanecimiento, sensación de opresión en la cabeza o sentir que algo va a estallar por dentro, aumento en la intensidad del dolor. El percibir uno o más de estos síntomas junto con el dolor de cabeza, son señal de que se debe acudir de forma inmediata al médico.

En más de una ocasión he escuchado a las personas decir que padecen de migraña o cefalea tensional, sin embargo, no sólo son estas dos patologías las causantes de dolor de cabeza.

Puedo  mencionar muchas enfermedades que causan cefalea: crisis hipertensivas, salmonelosis, problemas de la visión (miopía, astigmatismo, ametropía), deshidrataciones, exposición prolongada al sol, síndrome de abstinencia alcohólica (mejor conocido como resaca o cruda), neuritis de nervios craneales (trigémino o facial), conjuntivitis, dengue, influenza, resfriado, otitis, meningitis, tumores cerebrales y muchos otros que pueden hacer esta lista interminable. Sin embargo, lo primero que atinan hacer las personas cuando tienen dolor de cabeza es tomarse inmediatamente un analgésico, aunque no siempre ésta sea la conducta más adecuada.

La importancia de diagnosticar si los dolores de cabeza son primarios o secundarios, radica en la forma como el médico abordará el tratamiento al paciente.

A continuación les describo las características de una de las cefaleas más comunes: la migraña.

En este tipo de dolor de cabeza se pueden presentar síntomas como náuseas, vómitos, intolerancia a la luz, a los olores o al ruido. En muchas personas, se siente un dolor pulsátil únicamente en un lado de la cabeza o de tipo hemicraneal. Todo lo anterior, condiciona que el paciente se vuelva irritable y con la necesidad de aislarse.

Como la literatura lo describe, algunas personas que padecen migraña tienen síntomas o sensaciones que son muy variadas y particulares en cada caso, las cuales se presentan antes de que inicie el dolor agudo. Este estado físico que experimenta la persona, se conoce como AURA. Es una advertencia de que se va a presentar un dolor de cabeza terrible. En estos momentos es cuando el paciente refiere la clásica expresión de YA ME VA A DAR MI DOLOR, pues identifica plenamente esta condición.

La intensidad del dolor en este tipo de cefaleas va a depender del umbral de dolor  de cada individuo, llegando incluso a ser en algunas personas de tipo incapacitante.

Algunos alimentos, sustancias y situaciones pueden detonar la aparición de la migraña, como son: abstinencia de la cafeína (cuando el enfermo está habituado a tomar frecuentemente esta sustancia en cualquiera de los alimentos que lo contengan); cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual de las mujeres o con el uso de píldoras anticonceptivas; cambios en los patrones del sueño (como aquellas personas que trabajan en turnos cambiantes o alternados); ejercicio u otro estrés físico; no comer a las horas u omitir alimentos; fumar o estar cerca de personas fumando; cualquier alimento procesado, fermentado, adobado o marinado, al igual que los alimentos que contengan glutamato monosódico (GMS, el cual debe encontrarse descrito en la etiqueta de los alimentos empaquetados), productos horneados, chocolate, nueces, mantequilla de maní y lácteos, alimentos que contengan tiramina como el vino rojo, el queso curado, el pescado ahumado, los hígados de pollo, los higos, algunas legumbres como las cebollas y frutas como el aguacate, plátano o cítricos, carnes que contengan nitratos (como el tocino, los perros calientes, el salami, las carnes curadas).

Como podemos observar, la migraña es multifactorial y los síntomas dependen del individuo y pueden ir de lo más leve hasta condicionar una incapacidad laboral o de vida.

En la actualidad, los médicos utilizan medicamentos que sirven para las epilepsias, con excelentes resultados, pues evitan la aparición de los cuadros agudos de migraña. Existe otro grupo de medicamentos los cuales ayudan a contrarrestar estos eventos agudos, pero recomiendo que sean prescritos por los expertos de salud.

Los medicamentos más comunes para contrarrestar el dolor de cabeza son los llamados AINES (Anti-Inflamatorios No Esteroides) como el ácido acetil salicílico (Aspirina®), el paracetamol, ketorolaco, ibuprofeno, entre otros e incluso pueden venir combinados con cafeína. De todos los AINES, el mejor es el que le hace efecto al paciente, ya cada uno responde de forma diferente.

Es muy importante que no minimices tu dolor de cabeza, por lo que debes acudir al médico a fin de que te realice una revisión integral y te pueda diagnosticar si tu cefalea es primaria o secundaria y en base a esto otorgarte la terapéutica más adecuada.

Evita meterte a los buscadores de internet, pues existe tanta información de todo tipo, que ya no sabrás si sólo tienes un simple dolor de cabeza o un tumor cerebral. Por experiencia profesional, te puedo decir que lo único que ganarás es un estado de ansiedad.

Atiéndete con personal calificado. No te automediques o autodiagnostiques, ni gastes en estudios innecesarios. Deja ese trabajo en manos de tu médico.

Haciendo todo lo anterior, te aseguro que te evitarás muchos dolores de cabeza.

 

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

Cancún, Q. Roo. México. Marzo del 2014.

 
EDITORIALES ANTERIORES

sábado, 1 de febrero de 2014

Automedicación

Hace algunos días vi en la televisión el comercial de un medicamento que prometía CURAR DE FORMA INMEDIATA,  una faringitis con sólo aplicar dos disparos de spray en la garganta. No pude evitar sentirme molesto, pues a pesar de los muchos esfuerzos que hacemos los médicos para abatir la automedicación, anuncios de este tipo inducen a la gente a consumir estos productos de manera indiscriminada, lo cual representa un riesgo para su salud.

En el 2010, COFEPRIS y la Secretaría de Salud regularon la venta de antibióticos y desde ese momento solo se pueden comprar con receta médica.

De igual forma, existe un grupo de medicamentos de mostrador que se denominan OTC por sus siglas en inglés (Over The Counter) que son de libre venta, los cuales no necesitan ningún tipo de prescripción escrita, como lo son analgésicos no narcóticos, las vitaminas, los que se relacionan con resfriados y problemas gastrointestinales entre otros.

Hagamos un análisis del ejemplo inicial. Muchas personas hemos sentido dolor en la garganta, esta afección llamada ODINOFAGIA coloquialmente conocida por algunos  como INFECCIÓN DE LA GARGANTA o FARINGITIS, es debida a que dormimos con la boca abierta (por cualquier causa), lo que reseca la mucosa de la faringe y se manifiesta por las mañanas como un dolor de garganta que desaparece gradualmente después de tomar líquidos y sin necesidad de algún medicamento. Ante tal molestia, el paciente busca una solución: como ya vio el anuncio en la televisión,  compra el producto maravilloso y se lo aplica, más no se da cuenta que está haciendo un gasto innecesario. Pero,  ¿qué sucede cuando en realidad existe una infección y acude a estos remedios? Si no hay un diagnóstico certero, derivado de una valoración médica, en consecuencia el paciente no va a sanar  y  tiene que acudir al médico cuando el cuadro infeccioso  se ha complicado. Por consiguiente,  la salud de la persona se deteriora aún más y su economía, también.

En la actualidad es común ver a artistas, comunicadores o figuras públicas,  promoviendo medicamentos y peor aún, algunos de ellos hasta recetándolos como si fueran médicos. La gente considera como cierto lo que ve en esta publicidad engañosa y compra el producto, pero al utilizarlo se da cuenta que no funciona tal como se anunció. Entonces,  ¿cómo es que anuncian los productos a sabiendas de que las personas cuando los consumen se van a dar cuenta de que no funcionan? La respuesta es sencilla: según el INEGI, de acuerdo al último censo poblacional realizado, en el 2010 éramos un total de 112 millones 336 mil 538 mexicanos, de tal forma que con 100,000 mexicanos que engañen por día es suficientemente costeable para pagar la publicidad del producto, y se necesitarían aproximadamente 3 años para que todo el país se entere de que el producto no sirve tal como se anuncia.

Y como el caso del dolor de garganta hay otros ejemplos más: gastritis que se cura en 14 días, hongos de la uñas que se eliminan con cremas, sustancias para bajar de peso, medicamentos que te salvan de las hemorroides, desgastes óseos producto de cambios degenerativos propios de la edad que se revierten aplicando cremas o tomando pastillas, antigripales mágicos de acción inmediata, eliminación de verrugas, cara libre de acné, etcétera. ¿Te recuerda algo?

Es cierto que la economía del país (la microeconomía dirían los expertos) no anda del todo bien (aunque se presuma en el extranjero todo lo contrario). Por tal motivo la gente tiene que automedicarse al carecer del dinero suficiente para pagar un servicio médico, pretendiendo así mitigar su dolencia sin gastar de más. También en su afán de recuperar la salud a bajo costo,  ocasiona que tengan que ir a orientación médica “gratuita” o comprar en farmacias medicamentos de baja  y dudosa calidad. Sin embargo,  la realidad es que acaban gastando más, pues la única finalidad de estos  establecimientos es vender medicamentos, en gran cantidad y con esto generar jugosas ganancias. Escuché en las noticias que al inicio de este año 2014, la COFEPRIS había inspeccionado a muchos de estos lugares, encontrando irregularidades en los médicos que ahí laboran (irregularidades que no describen) y que condicionó la clausura de estos comercios de salud (CLAUSURA DE CONSULTORIOS).  Les comparto que me causa alegría saber que nuestro gobierno  está tomando medidas enérgicas al respecto, ya que considero que la salud de las personas está por encima de la comercialización.

Cuando tuve la honrosa encomienda de ser Presidente del Colegio de Médicos Familiares del Estado de Quintana Roo, en mano propia le hice llegar al Secretario de Salud de ese entonces, una serie de recetas médicas con cédulas profesionales falsas (la mayoría de doctores que laboran en farmacias SIMILARES). El Secretario se comprometió delante de todos los ahí reunidos a hacer una investigación exhaustiva para dar seguimiento al caso, pero nunca sucedió nada y las cosas siguieron como siempre.

Ante la situación económica y social que nos toca vivir, la población debe adoptar la cultura de la salud en la que se pueden contemplar los siguientes puntos:


·       EDUCACIÓN EN SALUD. La educación es prevención, pero no va a llegar sola, se debe buscar acudiendo a las instituciones de salud en las áreas preventivas, acudiendo a pláticas, leyendo artículos publicados en las páginas institucionales de salud (IMSS, SECRETARIA DE SALUD, OMS, ARTÍCULOS MÉDICOS PARA PACIENTES).


·       AUTOMEDICACIÓN RESPONSABLE. No jugar al doctor. La automedicación es algo que se puede utilizar si el problema es sencillo o en lo que se acude a un médico. Si después de 24 horas no mejoras o incluso empeoras, debes acudir a un profesional de salud de tu confianza.


·       LEER LAS INSTRUCCIONES ANTES DE INGERIR CUALQUIER MEDICINA. Los medicamentos traen leyendas de protección que indican en quienes no se deben usar, como por ejemplo una mujer embarazada cruzada por una X;  indicaciones, modo de uso, contraindicaciones, efectos adversos y fecha de caducidad. No te confíes de lo que te dice el farmacéutico. Aunque la mayoría tiene mucha experiencia, algunos ni siquiera tienen estudios medios básicos, o peor aún, ni conocen para qué sirven y efectos adversos de los productos que venden.


·       COMPRA SEGURA. No compres medicamentos en tianguis o puestos ambulantes. Se ha descubierto que existen personas que rellenan las cajas vacías de medicamentos con  productos caducos o de procedencia ilícita para ofrecerlos a precios más accesibles. Con respecto a los medicamentos Genéricos y Similares, te invito a leer el siguiente artículo: ¿LO MAS BARATO ES LO MISMO?


·       NO SE DEBE AUTOMEDICAR A LOS NIÑOS Y A LOS ANCIANOS. En los extremos de la vida, las complicaciones por enfermedades son más rápidas. De igual forma, las mujeres embarazadas, las personas que padecen una enfermedad crónico-degenerativa, inmunológica o terminal, no deben automedicarse.


·       CONSULTA MÉDICA. Por muy simple que sea tu padecimiento, el medico te debe HACER UN EXAMEN FÍSICO INTEGRAL. No permitas que te receten con sólo lo que dijiste y sin revisarte. Si esto sucede, duda del profesionalismo de ese sujeto.


·       CÉDULA PROFESIONAL. Revisa la cédula profesional del médico que te atiende. Por ley, las recetas deben llevar de forma impresa la cédula del médico que las expide. No aceptes recetas que no tengan cédula profesional o que  la tengan escrita de puño y letra. Las cédulas profesionales las puedes consultar en CÉDULAS PROFESIONALES (sólo ten paciencia, la página puede ser un poco lenta).


·       RECETAS ILEGIBLES. No aceptes recetas con letra ilegible. El farmacéutico se puede confundir y darte otro producto o incluso tú no entenderás como tomarlo.


·       RECETAS NO MÉDICAS. No hagas caso de recetas de personas que no son médicos. Lo que a otra persona le funcionó, no necesariamente te puede funcionar a ti. Los vecinos, comadres, familiares, compañeros de trabajo, personal de salud no médico y otros, son afectos a recetar. Solo los médicos tienen la facultad (y capacidad) de recetar correctamente.


·      DOCTOR INTERNET. No todo lo que se publica en internet es confiable. A veces el buscar enfermedades sin tener un conocimiento integral, sólo genera angustia, desesperación y toma de decisiones equivocadas o apresuradas.


Como diría mi abuelita: ¡Zapatero a tus zapatos! No juegues con tu salud, déjala en mano de profesionales.


Dr. Caros P. Baquedano Villegas
Cancún, Q. Roo, México. Febrero del 2014.




miércoles, 1 de enero de 2014

Desconexión Familiar

En estas fiestas de fin de año he tenido la oportunidad de asistir a varias reuniones en diferentes círculos sociales y el común denominador ha sido que más de la mitad de los asistentes por un momento se aíslan al ocupar su atención en sus teléfonos celulares o tabletas. Fue chistoso (y también preocupante) el ver que alrededor de una elegante mesa puesta para la ocasión, los comensales tenían en la mano cada quien un aparato electrónico (teléfonos celulares, tabletas, aparatos reproductores de sonido o videojuegos portátiles) que los mantenía absortos, reían sin dejar de mirar los monitores y no hablaban entre ellos.
 
Esta situación me produjo una sensación de soledad en medio de la reunión. Sin embargo, el mundo actual está regido por este nuevo estilo de comunicación. Les comparto por ejemplo, que mi hijo mayor antes de acostarse a dormir, lo último que hace es ver su teléfono celular, checando su Facebook o Twitter y al despertar su primera reacción es encender el celular y ver qué ha pasado durante el tiempo que estuvo durmiendo.
En las comunidades urbanas, la inseguridad propicia que los niños no salgan a jugar a la calle o parques por el temor de los padres a que sus hijos sea víctimas de la delincuencia. Al no poder salir han optado por pasarse horas frente al televisor, teléfono o equipos de cómputo; tiempo de sedentarismo durante el cual lo más que mueven son los dedos pulgares o tal vez el índice o medio de las manos como único ejercicio. Durante este periodo, muy probablemente se la pasan comiendo golosinas o alimentos ricos en carbohidratos. Toda esta suma de factores trae como consecuencia obesidad, tendinitis de los dedos de manos, disminución de la agudeza visual o auditiva y en casos extremos hasta crisis convulsivas. Luego entonces, lo seguro se ha vuelto insalubre y que los niños dediquen demasiado tiempo a este tipo de actividades se vuelve un factor de riesgo para desarrollar enfermedades.
En los medios rurales sucede esta misma situación aunque en menor proporción, pero poco a poco tiende a emparejarse a lo ocurrido en las comunidades urbanas.
Recuerdo cuando pequeño que al acudir a los parques, veía niños corriendo, brincando, jugando grupal o individualmente, juegos que significaban actividad física. Hace unos días acudí a un parque que tenía red de Wi-Fi gratuita para internet y lo que vi fueron niños y adultos con sus teléfonos y equipos de cómputo, sentados, absortos a sus monitores.
Cuando los integrantes de una familia al estar juntos se conectan a la red de internet, se desconectan en sus relaciones intrafamiliares, no fortalecen sus redes de apoyo, dejan de conocer lo que sucede en el día a día del diario vivir, no comparten sus sueños, emociones, frustraciones, preocupaciones, miedos, alegrías, logros, fracasos. Al afectarse la comunicación intrafamiliar, la cohesión familiar se reblandece, siendo más frágil y susceptible a fracturarse rápidamente ante una situación  problemática, ya sea por su desarrollo familiar normal (llamadas crisis normativas como lo son el nacimiento de nuevo hijo, adolescencia, estudios fuera de la ciudad, matrimonio de uno de los hijos, etc.) o incluso de aparición súbita (que reciben el nombre de crisis paranormativas como lo es la drogadicción, pérdida de la libertad o de la fuente de ingresos, accidentes, deudas, etc.)
Los padres de familia piensan que al tener a sus hijos en casa están protegidos de la inseguridad, pero es un gran error. ¿Por qué?, la respuesta se las doy a continuación con la siguiente anécdota.
Una noche que llegué a casa después de trabajar no pude salir a mi sesión diaria de ejercicio por lluvia, así que decidí utilizar las máquinas de ejercicio de mi esposa. Después de una extenuante rutina, cené y me acosté a descansar, desafortunadamente el ejercicio fuerte me provocó insomnio por lo que me puse a revisar mi correo electrónico y otras cosas por internet. Después de un largo rato seguía sin poder dormir, por lo que tuve la idea de buscar imágenes de programas de televisión infantiles para hacer hojas para colorear, así que en un conocido buscador de la red, puse el nombre en inglés de una familia prehistórica que tenía un dino-perro como mascota. Y ¡oh sorpresa!, después de varias hojas, me encontré con ilustraciones y fotografías de esta familia pornográficas, sumamente explícitas. Quedé muy preocupado de lo que los niños pueden tener accesos buscando imágenes inocentes. La delincuencia, como humedad, se ha metido en todos los resquicios de la sociedad.
Muchas veces los papás dejan navegar libremente a sus hijos por internet, sin restricción, lo que significa exponerlos a riesgos como la pornografía, la pedofilia, la trata de menores, los cultos satánicos, la violencia entre otros. Es de vital importancia que los padres revisen minuciosamente y estén al pendiente de los sitios web que sus hijos visitan, de sus ciber-amigos, sus contactos en juegos a distancia, etc. No podemos retraerlos de la modernidad, pero si tenemos la obligación de vigilar atentamente lo que hacen, con quién y qué sitios visitan.
 Les propongo algunas estrategias para mejorar la comunicación intrafamiliar y en consecuencia fortalecer las redes de apoyo en la familia:
·         Establezcan reglas durante las reuniones familiares para no utilizar los equipos electrónicos o incluso apagarlos.
·         Cuando se sienten a comer, eviten tener aparatos electrónicos como televisores o música encendidos.
·         Propicien temas de comunicación de interés con los integrantes de la familia, buscando intencionadamente saber qué sucede en el entorno social, escolar o laboral de cada uno.
·         Los niños ven en el comportamiento de sus padres un modelo a seguir. Como adultos deben tener precaución y ser prudentes al usar su teléfono cuando están en una reunión familiar, para evitar que los niños piensen que tomar llamadas y enviar textos en cualquier momento es normal y aceptable.
·         Es de muy mal gusto e incluso descortés, interrumpir una plática o reunión por atender una llamada telefónica.
·         Se deben dejar en casa los videojuegos portátiles, o en su defecto evitar usarlos en las reuniones. Lo mismo aplica a reproductores portátiles de música y video.
·         Los accidentes se presentan frecuentemente por prestar atención al celular y distraerse de lo que se hace. Incluso los aditamentos llamados manos libres no se recomiendan al momento de conducir un auto, pues la llamada telefónica te distraerá. Peor resulta textear mientras se conduce.
El aislamiento de los integrantes de una familia a través de un aparato electrónico, es un factor de riesgo para problemas sociales, biológicos y de integración familiar. Por eso, desconéctate de la red y conéctate a tu familia.
Leí en mi Facebook un mensaje que les comparto: No existe ninguna tecnología que pueda suplir la calidez de un abrazo, el afecto de una caricia o el fulgor de una mirada.
Las familias unidas, son familias integradas y capaces de enfrentar satisfactoriamente los problemas que se presenten a lo largo de su ciclo.
Aprovecho este espacio para desearles un excelente inicio de año, que sus sueños y proyectos se conviertan en realidad.
La vida no está hecha de propósitos, está hecha de decisiones.
 
Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Cancún, Quintana Roo, México. Enero del 2014
 
 

domingo, 1 de diciembre de 2013

Cuidados en la Diabetes

Dar una noticia inesperada a un paciente cuando se le diagnostica diabetes, genera un estado de shock difícil de describir. Aunque el paciente sospeche cursar con esta enfermedad, el confirmar que la padece, la mayoría de las veces condicionará una serie de incertidumbres y cuestionamientos que se generan en la mente del enfermo. Una de las preguntas más comunes que los pacientes diabéticos hacen en la consulta es ¿tiene cura mi enfermedad?

La Diabetes es una enfermedad que no se cura, pero es controlable, por eso se denomina crónico-degenerativa. Crónica por su persistencia y degenerativa porque con el paso del tiempo provocará daño a otras partes del cuerpo con la aparición de enfermedades secundarias o complicaciones que a la larga condicionan una disfunción o incluso la muerte. Para controlar la Diabetes es necesario que tomes tus medicamentos como el médico te los indica, pero aun es más importante que te cuides en lo que se conoce como medidas no farmacológicas.

Uno de los errores persistentes en el tratamiento, es pensar que las pastillas son suficientes para lograr el control de los niveles de glucosa en la sangre, sin hacer cambios en la alimentación y en el estilo de vida. De esta forma, el estado de salud se deteriora, los niveles de glucosa se elevan y en consecuencia aparecen enfermedades secundarias e incluso la muerte. Les comparto la anécdota de un tío que padece Diabetes y no cuidaba su alimentación (transgresor), pero después de comer en exceso, para compensar se incrementa la dosis de sus medicamentos, creyendo así que de esta forma estabilizará los desniveles de glucosa en sangre que le provocan la ingesta desordenada de alimentos.

Al no tenerse el control de la glucosa, el médico incrementa de forma gradual el número de pastillas, hace combinaciones de diferentes fármacos hasta que termina aplicando insulina al paciente, con la finalidad de mantener la glucosa en niveles normales. La mayoría de las personas rechaza este último tratamiento, pues significa inyectarse una o  dos veces al día, además de la mala fama que precede a la insulina como el hecho de que aplicarla deja ciego, el cual es un concepto totalmente erróneo. En la tardanza de la aplicación de la insulina es donde radica su mala fama, debido que al descontrolarse la diabetes, provoca la aparición de retinopatía diabética que es la causante de la ceguera (entre otras enfermedades), por lo que el médico en el afán de lograr el control de la glucosa para detener el avance de esta complicación, aplica insulina, la mayoría de las veces muy tarde, coincidiendo así el uso de este medicamento  con la aparición de la ceguera.

La mejor forma de lograr el control adecuado de la Diabetes y en consecuencia evitar o retardar la complicación de las enfermedades secundarias, se logra con el apego a la terapéutica médica, la alimentación, el ejercicio, la disminución de peso y la educación en salud.

Por tal motivo te doy unas indicaciones que te ayudaran a tener un mejor control de tu enfermedad:

No consumas azúcar y harinas refinadas. Puedes cambiar el azúcar por sustitutos (siempre y cuando no padezcas fenilcetonuria). No se recomienda el uso de miel ni fructuosa. El rebajar el azúcar o los refrescos embotellados con agua, no sirve de nada. Las harinas refinadas se encuentran en las galletas, los dulces, golosinas, panes y chocolates (los cuales la gran mayoría no contienen cacao, solo son una mezcla de azúcar, leche y cocoa).

La cantidad de alimento es importante. En muchas ocasiones el paciente intenta comer sano, acorde a lo que le explican, pero comete el error de comer en grandes cantidades. No entiende porque si está comiendo únicamente verduras, sube de peso en lugar de bajar. Recordemos que las vacas solo comen hierba y aun así están gordas. La explicación es sencilla, la cantidad es la respuesta. Se debe recibir capacitación en nutrición. El comer en quintos (cinco veces al día) es una buena alternativa, ya que se logra aumentar el metabolismo y tener menos hambre. Se hace dividiendo el desayuno en dos porciones, la comida en otras dos porciones y una cena ligera. Un grave error es dejar de cenar, ya que el cuerpo interpreta esta práctica como carencia y en respuesta se vuelve más lento en su metabolismo para preservar energía, pero haciendo que subas de peso. Si después de la comida del medio día no cenas, pasan casi dieciocho horas de ayuno, situación que en lugar de ayudar, solo complica tu estado de salud. Toda la familia debe comer de acuerdo a como se ha indicado al diabético. No ayuda el hecho de que la familia coma lo acostumbrado y el paciente coma diferente, pues esto dificultará su apego. De hecho, es importante involucrar a la familia en los hábitos alimenticios, de esta forma prevenimos la aparición a la que genéticamente están predispuestos.

El ejercicio es pieza fundamental  en el tratamiento de la Diabetes. Es importante que antes de realizarlo, tengas la autorización de tu médico. Se considera al ejercicio aeróbico como el mejor, siendo la caminata el más económico, práctico y fácil de realizar. Si tienes obesidad importante, debes tener mucho cuidado con el ejercicio, ya que puedes sufrir lesiones en las rodillas, la cadera o los tobillos. De ninguna forma se recomienda correr o trotar cuando existe sobrepeso u obesidad, mucho menos si no se tiene condición física. Para que el ejercicio se considere efectivo, se necesitan cuando menos de 30 minutos continuos. Los expertos refieren que los primeros 20 minutos te sirven para quemar calorías del día y los 10 minutos restantes para consumir parte de lo acumulado. Las bicicletas fijas, caminadoras, elípticas, escaladoras y otros aparatos de ejercicios caseros, inicialmente son una muy buena alternativa, pero la mayoría de las veces terminan convirtiéndose en los toalleros más caros de la casa.  Para caminar únicamente necesitas un parque o una cuadra y un par de piernas. No es necesario pagar costosas mensualidades, equipo o ropa deportiva cara, así que no pongas pretexto y actívate.

La combinación de una adecuada alimentación y el ejercicio son la mancuerna perfecta para lograr la disminución del peso, ya que los pacientes diabéticos por lo general tienen problemas de sobrepeso u obesidad, los cuales son favorecidos por las costumbres familiares y sociales, malos hábitos alimenticios, sedentarismo, trabajo, adicciones y estilo de vida. Es muy difícil cambiar toda una forma de vida  en el paciente con diabetes, difícil pero no imposible. Se necesita mucha disciplina y tenacidad para lograr el cometido. El paciente diabético que logra bajar su peso a la normalidad, puede incluso dejar de tomar medicamentos. Se debe ser honesto cuando no se realiza el ejercicio y la alimentación conforme a lo indicado. Esto es importante porque si de verdad has hecho lo necesario para bajar de peso y no lo consigues, el médico debe investigar cual es la causa de que tu cuerpo no baje de peso. Hay enfermedades como el hipotiroidismo que condicionan una obesidad muy difícil de controlar.

Uno de los principales síntomas de la Diabetes es la sed en exceso. Procura tomar agua simple, evitando los refrescos, bebidas de sabor, jugos o  aguas afrutadas. Cuando comas, no los consumas. Sé que al principio es difícil pues estamos acostumbrados a ello, pero después de un tiempo será un buen hábito. Las bebidas alcohólicas son enemigas de la Diabetes por su alto contenido calórico, incluyendo las denominadas light.

Los medicamentos se deben tomar como los indica el médico. No debes modificar las dosis (subirlas o disminuirlas) de acuerdo a como te sientas o como vayan saliendo tus niveles de glucosa en tu medidor casero (glucómetro). El único que debe modificar las dosis es el médico que te atiende de forma habitual. Si durante tu tratamiento te sientes mal, no esperes hasta que tengas cita, ve inmediatamente a consulta para que se te evalúe. Ningún paciente es igual que otro, así que no compares tu tratamiento con el de otra persona. La medicina alternativa, los tratamientos naturistas y los productos que se venden en forma de multinivel, ofrecen resultados mágicos y maravillosos. Algunos de ellos, efectivamente son un buen apoyo, pero son solo eso, complementos terapéuticos, no se debe cometer el error de suspender el tratamiento médico por estas alternativas, las consecuencias pueden ser fatales.

Para vencer a un enemigo es necesario conocerlo. La Diabetes es el enemigo a vencer. En mi actuar profesional, me he dado cuenta que la mayoría de los pacientes se descontrola por falta de conocimiento sobre su enfermedad. Un paciente diabético debe saber que es la Diabetes, como se comporta, complica y controla; cómo actúan las medicinas, que efectos secundarios causan en el organismo, el horario en que se deben tomar, la consecuencia de no tomarlas, los cuidados alimenticios, la prevención de enfermedades secundarias y todo lo que gira en torno a la Diabetes.

Conozco pacientes diabéticos, que han llegado a edades avanzadas sin ninguna complicación con una excelente calidad de vida. ¡Tú puedes ser uno de ellos! Que por ti no quede. Realiza tu propia lucha contra la Diabetes en compañía de tu equipo de salud y familia. La Diabetes es un dulce enemigo que no se cura, pero que es controlable.
 

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

 
Cancún, Q. Roo, México. Diciembre del 2013.

  
EDITORIALES ANTERIORES

viernes, 1 de noviembre de 2013

Víctimas del Divorcio


Víctimas del Divorcio

Una de las crisis más importantes que sufre el matrimonio, es la disolución del mismo a través del divorcio. Existen una gran cantidad de factores que intervienen para que el divorcio se presente. Desafortunadamente, en los últimos años esta situación se ha incrementado gradualmente.

De acuerdo a datos proporcionados por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en México durante el año 2011, se tuvieron un total de 91,285 divorcios, en 2010 fueron 85,042 y en el 2009 la cifra estuvo en 84,302 divorcios. Hago la aclaración de que estamos hablando de cifras oficiales de divorcios, sin tener en cuenta a los matrimonios o parejas que vivían en unión libre y que únicamente se separaron.

Entre los causales del divorcio se encuentran: la infidelidad de alguno de los cónyuges o de ambos, problemas económicos, la presencia de discapacidades en alguno de los miembros de la familia, la crisis de los cuarentas, violencia intrafamiliar, delincuencia, adicciones (alcohol, drogas, juego, etc.), enfermedad, intromisión de la familia de origen en la relación conyugal, entre otros.

Según el INEGI, en el 2011 las mujeres se divorciaron a los 36 años de edad y los hombres a los 39 años en promedio. Edades que concuerdan muy bien con la llamada crisis de los cuarentas, también conocida como crisis de la mediana edad.

En la actualidad, son tantos los divorcios, que nuestra sociedad se ha acostumbrado a verlos como algo normal y común. Pero lo que muchas veces no se alcanza a percibir es el daño colateral que puede causar a los hijos el cual repercute en su carácter y comportamiento como adultos. De hecho, los hijos de matrimonios divorciados, son por lo general adultos que tienen un gran riesgo de divorcio en sus matrimonios.

En algunas ocasiones los niños son motivo de disputa y un botín preciado, otras veces son ignorados al estar los padres sumidos en su duelo o frustración. Un niño puede crecer con sentimientos de culpa, pensando que él fue el causante de la fractura del matrimonio.

Los hijos de matrimonios divorciados tienen problemas de aprovechamiento escolar, mala conducta, problemas de adaptación social y muchas veces caen en delincuencia y drogadicción. En otras ocasiones, los niños crecen con baja autoestimas, víctimas de bullying escolar e incluso con tendencia a la depresión y suicidio.

Sin darse cuenta, los padres dejan a los hijos en medio del conflicto matrimonial, convirtiéndolos en ocasiones en árbitros o intermediarios o peor aun buscándolos como aliados para que les den la razón o culpar al contrario de la decisión del divorcio. Esta actitud les crea un fuerte conflicto de lealtad y les causa un daño importante.

Es muy común que durante la crisis de la ruptura matrimonial o el proceso del divorcio cada quién por su lado empiece a hablar mal del cónyuge, ya sea directamente al niño o en pláticas de adultos sin tener el cuidado de ellos escuchen. Eso no es adecuado, pues el niño no logra entender y se empiezan a generar en su interior sentimientos de rencor y confusión.

Refugiarse en los hijos para buscar alivio o consuelo, es una actitud egoísta. El niño, no alcanza a entender lo que está sucediendo y el utilizarlos como confidentes, es dar a los menores una carga emocional muy pesada y difícil de manejar, situación que además incrementa su sufrimiento. Es preferible buscar la compañía de un adulto de tu confianza con quién platicar y externar tus sentimientos. Los profesionales en psicología pueden ser una buena opción.

Otro error muy común en los matrimonios que tienen crisis, es pelear delante de los hijos o aun en diferente cuarto pero al alcance de la escucha de los niños. Es generarles angustia, ansiedad, miedo, tristeza innecesaria, dolor. Para que exista una discusión se necesitan dos personas como mínimo. Si tú no participas activamente o te abstienes de entrar al conflicto, tu pareja se cansará y se irá. Es muy difícil establecer un diálogo cuando existe molestia. La discusión se puede tornar tan áspera que incluso puede derivar en violencia física. Cuando se está enojado es difícil llegar a un solución, por el contrario, sólo se generará más conflicto y el que gane de todas formas pierde, y el perdedor acumulará más rencor y en consecuencia más dificultad para dar fin al conflicto de una forma pacífica.

No es correcto usar a los hijos para averiguar cosas de tu pareja o ex-pareja. De hecho, si el niño intenta contarte algo de lo que ha visto en la nueva forma de vida que él tiene, escúchalo y no lo cuestiones, ni hagas que ahonde en explicaciones y evita comentarios.

En este tipo de problemas como lo es el divorcio, es importante mantener la cabeza fría y las ideas claras. No te compadezcas ni compadezcas a tus hijos, no victimices, eso no ayuda a superar la situación.

Otro punto importante que no se debe olvidar es que los niños o adolescentes no tienen la misma capacidad de aceptación o entendimiento que un adulto. Es importante estar pendiente de sus necesidades, de sus sentimientos. No cometas el error de centrarte en tu dolor y olvidar que ellos también sufren.

La confianza y la credibilidad es un punto que se debe fortalecer. Si tú eres el causante de la ruptura conyugal o el que necesita salirse de la casa, no hagas promesas que luego no puedas cumplir a tus hijos. Para ellos sufrir una decepción en esta etapa, puede ser más fuerte que en otras circunstancias.

Por lo general, cuando se llega a un buen arreglo, los padres que se salen de la casa tienen derecho a pasar un día de la semana en compañía de sus hijos. Es en este día en donde los padres intentan compensar la ausencia con regalos costosos, comidas en restaurantes de moda, visitas a centros comerciales y cumpliendo todos los caprichos de los hijos. Este oropel solo hace daño a los niños y adolescentes, quienes se vuelven egoístas e interesados. El amor y el perdón no se ganan con regalos ostentosos o permitiendo conductas inadecuadas que solo malcríen a los hijos.

En un divorcio, los que más pierden, son los hijos y pueden quedar desprotegidos y marcados de por vida. Si tu situación conyugal está a punto de ruptura, evalúa todas las posibles alternativas de solución que existan y trata de ponerlas en práctica. Tampoco se trata de construir castillos en cimientos de cascarón, pues hacer como que no pasa nada, es a la larga el peor remedio que se le pone al problema.

Existe una canción de Laureano Brizuela, que se llama TU ERES PARTE DE MI en la cual se plantea la duda que existe de como el hijo entenderá y juzgará la decisión que él toma al divorciarse. El estribillo dice: ¿Cómo saber si quedarme o seguir? ¿Cómo ser un buen padre, siendo un hombre infeliz? No dudes del amor que siento por ti, y aunque te deje solo, tú eres parte de mí. Te invito a escucharla y reflexionar.

Sólo tú tienes la decisión, pero antes de tomarla, valora todo lo que implicará una ruptura, un divorcio. Recuerda que las consecuencias también las sufrirán tus hijos. ¡Busca ayuda!


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

Cancún, Quintana Roo, México. Noviembre del 2013

 

martes, 1 de octubre de 2013

Discapacidad

Discapacidad en la familia
Reza un dicho popular: El muerto y el arrimado a los tres días apesta, que desafortunadamente resulta muy cierto, y es que en algún momento de nuestra vida sufriremos una incapacidad, ya sea por enfermedad o por vejez. De hecho, conforme crecemos cronológicamente, más es nuestro riesgo de padecerla.

Todas las familias en algún momento tendrán a un familiar incapacitado, sin embargo, no todas están preparadas para estas crisis, peor aun cuando son eventos agudos e inesperados. Este estado requiere de los cuidados de los demás miembros de la familia, aunque después del evento agudo, la mayoría de las veces la responsabilidad del cuidado del familiar discapacitado recae en una sola.

El entrar a un proceso de discapacidad de forma lenta hace que la familia no se percate de las necesidades especiales del familiar que sufre esta condición y también se pierden de vista las necesidades del miembro de la familia responsable de otorgar los cuidados.

La discapacidad es una condición compleja,  dinámica, multidimensional, que produce una limitación permanente o temporal, la cual  impide desarrollar adecuadamente las actividades propias del rol familiar, social y económico.

Pero también, los factores ambientales repercuten en la limitación de las actividades de una persona. Entre los factores habituales tenemos el saneamiento, nutrición, pobreza, condiciones laborales, clima, atención médica, agua potable, accesibilidad a los establecimientos de salud, entre otros.

A continuación les pongo ejemplos sobre discapacidad familiar:

Un asmático no puede salir de su casa si hay exceso de frio o humedad, sin exponerse a caer en una crisis. Los abuelitos, por su misma edad, pierden destreza la cual los limita. Las personas obesas no tienen la misma capacidad física de hacer actividades físicas como lo haría una persona en su peso.

La literatura describe que los países con pobreza tienen más problemas de discapacidad al converger varios factores ambientales.

La discapacidad familiar comprende  4 tipos de  problemas:
-Discriminación
-Desempleo
-Falta de autosuficiencia
-Poco apoyo gubernamental, social e incluso familiar.

Por el contrario, los discapacitados corren el riesgo de ser víctimas de abuso al ser obligados a la mendicidad o utilizados para obtener beneficios de la asistencia social. En la actualidad, muchas empresas acostumbran hacer redondeos en las cuentas de sus clientes con la finalidad de realizar aportaciones económicas a asociaciones de apoyo social. Sin embargo, aunque efectivamente el apoyo se otorga a estas asociaciones, las empresas que realizan el redondeo reciben beneficios tributarios al reportar estas donaciones como propias y poder deducir impuestos.

Un familiar con discapacidad, definitivamente resulta impactante y repercutirá probablemente a lo largo de toda la vida, como una hipoteca permanente, en la cual nunca dejas de pagar. Esto condiciona el riesgo para el abandono de ese integrante de la familia, así como también el del familiar encargado de cuidarlo. En mi práctica diaria, me encuentro con pacientes que refieren sentirse desesperados y no saber qué hacer por estar cuidando un familiar con discapacidad. Dicen   encontrarse como en un callejón sin salida, con sentimientos encontrados de remordimiento, enojo, coraje, tristeza, angustia y desesperación.

Los hijos de pacientes mayores con capacidades diferentes o con algún tipo de discapacidad, se olvidan de las necesidades de los padres y/o abuelos. Cumplen con ir a verlos en sus ratos libres, pero hasta ahí. Sin embargo no se dan cuenta (o no quieren hacerlo) de que el cuidador pasa desvelo casi todas las noches, cansancio físico y mental. La mayoría de las veces los cuidadores también están enfermos y el estar atendiendo al discapacitado, corren el riesgo de tener un mal control de su propia enfermedad o una complicación temprana. Ni qué decir de los apuros económicos que la discapacidad condiciona como el uso de pañales, medicamentos, material de curación, comidas especiales, equipos o artefactos ortopédicos, entre otros. El discapacitado se enfrenta a muchas barreras, como por ejemplo sus pocos o nulos ingresos y los grandes gastos que le genera su condición en comparación a una persona sana.

Me comentaba una paciente cuyo esposo tiene secuelas de embolia, que se sentía muy cansada y molesta por estar esclavizada al cuidado de él y no sabía qué hacer. A lo que mi respuesta fue sencilla: Junte a sus hijos y hágales saber lo que a usted le está pasando. No espere a que ellos se den cuenta por si solos. Es muy difícil que lo hagan, de tal forma que usted dígales y seguramente les hará entender por lo que está viviendo.

Ninguna familia está preparada para enfrentar un problema de discapacidad súbita. La aceptación de este estado es muy difícil. La afectación a la relación de pareja, la falta de redes de apoyo y el orden de nacimiento de los hijos,  intervienen en la dinámica familiar cuando se tiene un hijo con discapacidad. Tiene más riesgo de separarse un matrimonio en el cual el primogénito nace con discapacidad, que un segundo, tercer o cuarto hijo con este problema. Incluso los hermanos del niño especial serán un gran apoyo en el cuidado y cariño, pero siempre y cuando se de una justa medida, pues no son los hermanos quienes deben llevar la carga. Sin embargo, hay que preparar a los hermanos con respecto a los cuidados y atención del discapacitado, pues lo lógico es que los hijos entierren a los padres y hereden así al hermano enfermo.

El 57% de las familias que sufren un problema de familiar discapacitado superan el impacto con esfuerzo, un 17% no lo supera y el 26% lo superan sin esfuerzo.

En síntesis, en algún momento de nuestra vida tendremos que enfrentarnos a tener una discapacidad en la familia, ya sea  por enfermedad o edad avanzada. No olvidemos que la vida es un ciclo que se repite, de tal forma que estemos alertas a las necesidades de nuestra familia, de nuestros discapacitados y nuestros familiares cuidadores. Recordemos que con redes de apoyo, con unión, responsabilidad compartida y amor, será una carga menos pesada que nos permitirá enseñar a nuestros hijos de forma tácita cómo actuar cuando a ellos les llegue el momento de cuidarnos.

También aprovecho este espacio para recordarles que octubre es el mes dedicado a la prevención del cáncer mamario, por lo que les invito a revisar el artículo que previamente he desarrollado sobre este tema, esperando les sea de utilidad y lo compartan con sus amigos y familia. Recuerden que ninguna mujer está exenta de padecer esta patología: CANCER MAMARIO  

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

Cancún, Q. Roo, México. Octubre del 2013