viernes, 1 de mayo de 2015

VIDA ANTES DE NACER

En la actualidad existe un gran debate sobre si se debe o no legalizar el aborto.

Grupos a favor de esto dicen que es derecho de la mujer decidir sobre su cuerpo, su futuro y su vida. Y es innegable que el ser humano tiene el derecho a decidir sobre qué hacer con su cuerpo, eso no está en discusión. Pero la pregunta obligada es ¿tenemos derecho a decidir sobre la vida de un ser indefenso?

En mi ejercicio profesional, he tenido la oportunidad de participar en procedimientos médicos por abortos espontáneos, incompletos o inevitables. También he visto en la palma de la mano fetos de menos de 20 semanas de gestación, productos de abortos completos, los cuales empiezan a dar bocanadas, hasta expirar. ¿Si no tienen vida, como es que mueren inmediatamente después de ser abortados? La respuesta es sencilla: La vida inicia desde el momento mismo de la concepción.

Los grupos en contra del aborto, han hecho circular por las redes sociales una serie de debates y posturas que abogan por la vida. Cuenta uno de estos ejemplos que un día se presentó ante el médico una señora joven con tres niños. La señora acudió al médico pidiendo que la ayudara a abortar, pues tenía un embarazo no deseado y ya con tres hijos era muy difícil su situación como para tener uno más. El médico la escuchaba atentamente y cuando le señora terminó, él le dijo: Le entiendo y el problema es claro, usted no quiere tener 4 hijos y desea eliminar a uno ¿a cuál de los que tiene ahora en este consultorio quiere que matemos? La señora abrió los ojos y asombrada comprendió la postura del médico, dio la vuelta y se marchó avergonzada.

Es increíble la incongruencia del actuar de mucha gente que le dan más valor a la vida e integridad de los animales (postura que admiro) pero no tienen ese mismo respeto para la vida humana. ¿Cómo es posible que con el afán de lograr adeptos y votantes, los representantes populares pongan en riesgo la vida de mexicanos que no han visto la luz del sol pero que se encuentran vivos?

Un bebe no nato, es un ser vivo que se desarrolla en el útero, que crece y envejece como lo hacemos los que ya hemos nacido y aunque depende directamente de la mujer para vivir durante el proceso de gestación, no forma parte de su cuerpo.

Si el embarazo se produce por un accidente en la cuenta, por desconocimiento, por no llevar un método de planificación familiar, por irresponsabilidad, por ignorancia e incluso por una violación, no significa que se adquiera un derecho para decidir si un ser humano nace o no.

Un padre me pidió asesoría para practicar un aborto a su hija bajo este argumento ¿Cómo va a tener un bebé si es apenas una adolescente? va a destruir su futuro y porvenir, va a truncar su vida. Desafortunadamente, a pesar de mis consejos, el aborto se realizó.

Ahora a la distancia pregunto a las mujeres que han tenido un aborto provocado ¿Cómo te sientes? ¿Has recobrado la felicidad que tenías antes de embarazarte? ¿Tu vida mejoró? Cada respuesta va a depender de los principios y valores que se hayan adquirido a lo largo de la vida.

Lo que sí puedo asegurar es que conozco a muchas mujeres que el aborto que un día se hicieron para no truncar su futuro, es un pesado lastre en su vida que no les permite ser felices, incluso siendo ya ancianas, siguen lamentado haberse practicado un legrado.

Nos quejamos de la delincuencia, del poco respeto que se tiene a la sociedad y al ser humano, pero aplaudimos a quienes sin saber hablan, a quienes sin conocer opinan, a quienes que sin haber visto morir a alguien en sus manos juzgan sobre el derecho de si o no quitar la vida a otro ser humano.

Algunos me tacharán de retrógrado, pero si defender la vida significa eso, pues me confieso totalmente retrógrado.

Un día vino una paciente pidiéndome que le practicara un aborto y le respondí: Señora (era una mujer soltera de 20 años), de antemano le pido una disculpa por mi respuesta, pero yo cuando estudié medicina, lo hice con la convicción de que quería salvar vidas, no terminarlas. Creo que vino al lugar equivocado. Sin mirarme a los ojos, la paciente me pregunto que si sabía de alguien que se lo pudiera practicar, le respondí que no. La chica salió del consultorio y mucho tiempo después regresó con su bebé y me dijo: Gracias doctor,  estuve a punto de hacer un legrado con una comadrona, pero al momento de llegar al lugar en donde se realizaría, recordé sus palabras y no me atreví a matar a mi bebé. Mírelo, está hermoso, me abraza y me dice mamá. A raíz de que lo tengo, mi vida cambió, se ha vuelto más difícil pero también más feliz.

En otra ocasión, acudió a mí una pareja. El hombre era mayor de 50 años y la señora era como de la tercera década de vida. Habían tenido un embarazo no deseado y estaban muy preocupados pues él no sabía qué hacer, ya que a su edad, tener un hijo era algo que no estaba en sus planes, pues incluso ya era abuelo. Con la confianza brindada me atreví a decirles: He escuchado su postura y sus temores son válidos, pero ¿le ha preguntado a su esposa que desea? Ella se soltó a llorar y dijo que sí quería tener ese bebé. Pasaron los meses y el embarazo terminó. Ahora a la distancia, veo con mucha alegría como el orgulloso papá pasea a su hijo por el parque, revitalizado y feliz. El destino sigue siendo incierto para ese hombre, pero su presente es feliz, con un regalo maravilloso de vida: su hijo.

A un paciente adolescente le pregunté ¿Qué  piensas del aborto? y me respondió de esta forma que textualmente les transcribo: Como joven pienso que es el peor acto que el ser humano puede realizar. Pero lo que no soporto es la idea de hacer el amor sin protección. Porque  por culpa de acciones irresponsables, podemos cambiar nuestra vida en el sentido de sueños y metas.

Hace unos días tuve la oportunidad de platicar con una joven madre que tuvo un aborto espontáneo en su segundo embarazo. Se encontraba muy triste y lloraba con tan sólo recordar lo sucedido. Yo me pregunto, si a esta etapa de duelo se agrega el remordimiento de haber asesinado a un ser vivo que se desarrollaba en el vientre ¿cómo se sentirá la persona que se provoca o practica un aborto?

En mi opinión, el aborto es uno de los actos más terribles del ser humano. Quitar la vida a otro ser humano y además indefenso les aseguro que es una huella en el alma que difícilmente se borrará.

¡Si a la vida!


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Mayo del 2015

Visita mi website

Editoriales Anteriores

Risoterapia

Fiesta en puerta: CARUDA Canta y Baila. La mejor opción para animación, audio, luces y karaoke ¡Te la recomiendo! Haz de tu fiesta un éxito



miércoles, 1 de abril de 2015

DONAR SANGRE

En la actualidad se realiza una campaña continua para invitar a las personas a donar sangre de forma altruista. Sin embargo, la respuesta a tal llamado es efímera y los donantes voluntarios son muy pocos.

La triste realidad demuestra que sólo hasta que existe la necesidad de recibir una transfusión sanguínea es cuando nos damos cuenta de lo difícil que es encontrar donantes. Pero, peor aún es que los donantes que se consiguen reúnan los requisitos necesarios para poder donar.

¡Donar sangre es donar vida! Por tal motivo es importante cumplir con los estándares estrictos de calidad para recibir sangre segura. Y como ninguna persona está exenta de que pudiera necesitar sangre en algún momento de su vida, todos debemos estar conscientes que ciertas prácticas que realizamos, aunque parecieran inofensivas, se convierten en un impedimento para donar sangre a esa persona que está pasando por una situación crítica y que necesita de tu sangre para seguir viviendo. 

Les pongo por ejemplo la moda actual de tatuarse. Esta práctica impide de forma temporal donar sangre por un año después del último tatuaje. ¿Y si en ese tiempo se necesitara de tu sangre?

Cabe aclarar que una transfusión sanguínea cualquier persona la puede necesitar, más no cualquier persona la puede donar. Esta desigualdad de circunstancias dificulta el proceso de donación. Por ello es importante saber quiénes pueden ser donadores y quiénes no. 

Existen tres tipos de exclusión para donar sangre: Indefinidos, permanentes, temporales.

Exclusión indefinida: Se excluirán los candidatos a donar que se encuentren en cualquiera de las condiciones que se señalan a continuación, por un lapso suficiente tras el cese de la circunstancia que pueda ocasionar daños a la salud del donante o del receptor:

-No estar en pleno uso de facultades mentales.

-Menores de 18 años y mayores de 65 años de edad.

-Personas que pesen menos de 50 kilos.

-Tener una frecuencia cardiaca igual o menor a 50 latidos por minutos (a menos que sean atletas) o mayor a 100 latidos por minuto.

-Personas con 180 mmHg o más de presión sistólica o mayor o igual a 100 mmHg de presión diastólica. Las personas con HIPERTENSION ARTERIAL SISTEMICA podrán donar siempre y cuando se encuentren controladas.

-Tener una temperatura corporal medida en axila mayor a 37 grados centígrados.

-Personas que tengan mayor probabilidad de infectarse por el virus de la inmunodeficiencia humana, por los virus B o C de la hepatitis u otros agentes transmisibles sexualmente y por transfusión, mientras persista el factor de riesgo (personas con prácticas sexuales de riesgo, compañeros sexuales de personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana, virus B o virus C de la hepatitis, que cursen con malestar general o con cualquier síntoma, así como los que tengan aspecto general enfermo o que muestren efectos de intoxicación por alcohol, narcóticos, marihuana, inhalantes, o cualquier estupefaciente, que tengan adenomegalia, visceromegalia o cualquier otro signo de enfermedad).

-Tampoco pueden donar los que por razón de su profesión o afición de riesgo, tales como: bomberos, conductores de autobuses o trenes, operadores de grúas, deportistas y otros, que no les sea posible esperar un intervalo superior a 12 horas desde la donación hasta la vuelta a su actividad. Tratándose de pilotos de aeronaves el intervalo deberá ser de 24 horas.

Exclusión permanente: Se excluirán permanentemente de donar sangre o componentes sanguíneos quienes tengan antecedentes o padezcan cualquiera de lo siguiente:

-Personas con VIH confirmado.

-Personas con prueba de VIH de Elisa positiva.

-Quienes han sido o son usuarios drogas parenterales (inyectadas) de abuso y las que por esta causa tengan o no huellas de múltiples venopunciones (inyecciones en la vena).

-Personas que pudieran transmitir el virus B o C de la hepatitis, tales como: Las personas que hubieran tenido cuadro clínico de hepatitis ocurrido después de los diez años de edad, así como las que tengan antecedentes de diagnóstico clínico o de laboratorio de infección por los virus B o C de la hepatitis; que hubiesen resultado reactivas en una prueba para la detección de los virus B o C de la hepatitis o ambos; que hubiesen sido donantes de un paciente que hubiera desarrollado infección por el virus B o C de la hepatitis presumiblemente asociada a la transfusión y sin que se conozca otra causa, y las personas que han sido o son usuarias drogas parenterales (inyectadas) de abuso y las que por esta causa tengan o no huellas de múltiples venopunciones.

-Haber padecido o padecer Mal de Chagas. También se deben excluir a hijos de madre con diagnóstico clínico o serológico de Tripanosomiasis americana; los que hubiesen visto al triatómino (Chinche picuda) en su vivienda, y quienes afirmen haber sido picados por el triatómico.

-Las personas que sean potencialmente transmisores del agente causal de la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (Enfermedad de las Vacas locas)

-Las personas que hubieran vivido en el Reino Unido entre los años 1980 y 1996, por un periodo acumulado igual o mayor a 12 meses.

-Las personas que hubieran recibido tejidos o sus derivados potencialmente transmisores, tales como receptores de trasplante de dura madre o córnea y quienes hubieran recibido extractos derivados de glándula pituitaria humana

-Las personas que hubieran recibido insulina de origen bovino.

-Las personas que tengan antecedentes clínicos o de laboratorio de las enfermedades siguientes: Malaria, Leishmaniasis visceral o enfermedad de Kala-Azar, Babesiosis, Meningitis y encefalitis crónicas ocasionadas por bacilos ácido alcohol resistentes, criptococo, toxoplasma y las producidas por virus lentos; Fiebre Q crónica, y Retrovirus, tales como: HTLV-I, HTLV-II.

-Quienes requieren continuamente transfusiones, tales como los que padecen hemofilia u otros trastornos hemorrágicos.

-Que padezcan o hayan padecido cáncer (salvo cánceres localizados y completamente curados).

-Las personas que tengan antecedentes o padezcan cualquiera de las enfermedades cardiovasculares que se indican a continuación: Infarto al miocardio, Trombosis arterial o venosa recurrente, Esclerosis de las coronarias, Angina inestable, Hipertrofia aórtica, Arritmias, Fiebre reumática que hubiese dejado secuelas crónicas (valvulopatías). Podrán aceptarse como donantes a las personas que tengan cardiopatías congénitas totalmente curadas y los que en los últimos dos años estén libres de síntomas o signos de fiebre reumática y sin secuelas cardíacas crónicas secundarias al padecimiento.

-Quienes padezcan enfermedades pulmonares crónicas, tales como: bronquitis crónica grave, enfisema pulmonar y asma crónica grave, especialmente si ha requerido ingreso hospitalario durante el último año.

-Las personas que tengan antecedentes o padezcan cualquiera de las enfermedades neurológicas siguientes: Enfermedades graves del sistema nervioso central, tales como: procesos desmielinizantes (Guillain-Barré, esclerosis múltiple) o degenerativos del sistema nervioso central, las facomatosis (enfermedad de Von Recklinghausen), la siringomielia, las distrofias musculares y las neuropatías; Enfermedad cerebrovascular; Antecedentes de epilepsia bajo tratamiento continuado o historia de episodios convulsivos no etiquetados, estén o no sometidas a tratamiento. Podrán aceptarse como donantes quienes hubieran tenido crisis convulsivas no etiquetadas como epilépticas, tras suspender tratamiento y sin haber presentado crisis convulsivas en los últimos tres años. Meningitis o encefalitis bacterianas o virales agudas, que hubieran dejado secuelas. De no haber secuelas, el donante podrá ser aceptado luego de los tres meses que siguen a la recuperación completa.

-Quienes cursen con enfermedades gastrointestinales graves activas, crónicas o recidivantes.

-Las personas que padezcan de hepatopatías crónicas o activas.

-Quien tenga enfermedades renales crónicas.

-Diabéticos dependientes de insulina.

-Alcohólicos crónicos

-Dependientes de drogas por vía parenteral incluyendo esteroides y hormonas para aumentar masa muscular (fisiculturistas).

-Antecedentes cuadros anafilácticos (reacción alérgica severa)

-Las personas que hubieran recibido tratamiento con etretinato (medicamento utilizado en la psoriasis).

-Las personas que hubieran recibido cualquier xenotrasplante (el trasplante de órganos/tejidos de otras especies a seres humanos) y sus parejas sexuales.

Exclusión temporal: En este rubro se encuentran las personas que pudieran transmitir enfermedades virales por encontrarse en las condiciones o eventos de riesgo que se indican a continuación, deberán diferirse por los doce meses que siguen a la última exposición de riesgo.

-Tatuajes o escaraciones de la piel (tatuajes por cicatrices).

-Tratamiento con acupuntura.

-Perforaciones de la piel y mucosas para la aplicación de aretes, piercings u objetos deformantes subcutáneos.

-Piloelectrólisis (depilación láser)

-Haber recibido inyecciones sin el empleo de agujas desechables y de uso único.

-Haber sido sometido a cateterismo o endoscopia con instrumentos flexibles.

-Haber recibido salpicaduras a mucosas, punciones o contacto directo con sangre, componentes sanguíneos, tejidos, suspensiones celulares o líquidos sexuales de origen humano.

-Estar o haber recibido procedimientos heterólogos (inseminación intrauterina con semen de banco) de reproducción asistida.

-Víctimas de violación o prácticas sexuales de riesgo, así como el uso compartido de juguetes sexuales.

-Uso de drogas por aplicación nasal, en donde se comparten pajillas, popotes, llaves o cualquier otro instrumente que se emplee para inhalación.

-Contacto directo y estrecho con enfermos de hepatitis

-Haber estado recluido por más de 72 horas en instituciones penales o mentales.

-Mujeres embarazadas y en postparto (hasta después de 6 meses posteriores al parto)

-Mujeres que se encuentran en período de lactancia.

Lo anterior es un breve resumen de los criterios de exclusión para ser donadores. Como podemos observar, no es tan fácil donar sangre, de ahí la importancia de la donación altruista a fin de salvar vidas. Y si necesitas buscar donadores, espero que este resumen de la Norma OficialMexicana para la donación de sangre te sirva para elegir a los candidatos idóneos.

Existen falsos mitos sobre la donación de sangre, como el hecho de que los que donan suben de peso, que tardan días en recuperarse, que deben comer mucho después de donar, que pueden contagiarse de enfermedades infecciosas por las agujas, que no se puede donar sangre cuando las mujeres tienen su período menstrual, entre otros. 

Uno de los principales enemigos de la falta de donantes es la ignorancia. Regala vida a través de la donación altruista. Algún día tú también la puedes necesitar. 


Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Abril del 2015




¿Fiesta en puerta? Te recomiendo CARUDA Canta y Baila



domingo, 1 de marzo de 2015

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA (IRC)

Quien ha tenido la desdicha de padecer o tener un familiar enfermo de INSUFICIENCIA RENAL (IRC) sabrá que es una enfermedad cuyos alcances pueden  afectar a toda una familia.

Desafortunadamente en la actualidad es muy común oír hablar de  IRC;  sin embargo,  son pocas las personas  que saben a ciencia cierta cuáles son las causas que producen esta enfermedad, qué  síntomas presenta y cómo evoluciona.

La IRC se define como una disminución o ausencia del filtrado glomerular en el riñón. El filtrado glomerular es una función del riñón que consiste en eliminar a través de la orina, las sustancias nocivas que quedan de desecho en la sangre como lo son la urea y creatinina, así como mantener el volumen de líquidos en el cuerpo y parte de la presión arterial.

La IRC puede ser causada por múltiples factores: necrosis tubular, enfermedad renal autoinmunitaria, coágulos  de sangre por colesterol (émbolos de colesterol), hemorragia, deshidratación, quemaduras, lesión, choque séptico, enfermedad grave, cirugía, pielonefritis aguda, complicaciones del embarazo, hipertensión arterialdiabetes mellitus  por mencionar algunas.

De todas las antes mencionadas,  son las  dos últimas patologías crónico-degenerativas las que de forma más frecuente condicionan la IRC.

También es importante diferenciar la Enfermedad Renal Crónica de la IRC, ya que la segunda  es la etapa final de la primera.

Los pacientes que tienen diabetes o hipertensión arterial mal controlada, con el paso del tiempo empiezan a perder la capacidad de filtración glomerular presentándose así la enfermedad renal crónica. La primera etapa de esta enfermedad consiste en un incremento de la filtración muy por encima de lo normal, conocido como hiperfiltración. En esta etapa inicial de la enfermedad renal crónica, el paciente cree que sus riñones se encuentran  bien porque trabajan muy por encima de su capacidad.  Sin embargo, esta es una  situación engañosa que precede a  un deterioro severo progresivo  de la función renal que se caracteriza por pérdida del filtrado glomerular hasta llegar a la etapa de le enfermedad renal crónica conocida como IRC,  la cual se caracteriza clínicamente por dejar de orinar, hinchazón de los pies (edema), pérdida de peso, anemia, elevación de las cifras tensionales, alteraciones del estado de conciencia. Estas condiciones pueden ocasionar la muerte del paciente.  Cuando se padece IRC, el tratamiento a seguir es la diálisis peritoneal,  la cual consiste en colocar mediante una cirugía en el abdomen del paciente un catéter con el que se introducen soluciones a la cavidad abdominal donde permanecen determinado tiempo en lo que el peritoneo hace el intercambio químico de las sustancias (como lo hacía el riñón) y se extrae posteriormente este líquido del abdomen para desecharlo.

También existen factores externos que aceleran la disminución del funcionamiento renal, tales como la ingesta excesiva de sal, alimentos en conserva, proteínas de origen animal. Si  a esto agregamos niveles de glucosa altos o cifras tensionales elevadas, tendremos como resultado seguro una enfermedad renal crónica, que tarde o temprano se convierte en IRC.

La Enfermedad Renal Crónica tiene un avance silencioso en el proceso degenerativo de las enfermedades causales antes descritas. Esto la vuelve más peligrosa, pues el paciente no se percata que la enfermedad ya está presente y va avanzando hasta llegar a la IRC. De ahí la importancia del chequeo mensual en los pacientes hipertensos y diabéticos con mal control con la realización  de estudios de laboratorio semestrales o trimestrales de acuerdo a las enfermedades que se padezcan. Si el paciente es hipertenso sin presencia de otras patologías, los estudios de laboratorio se pueden hacer hasta cada 6 meses, si existen patologías asociadas como  dislipidemias (colesterol y triglicéridos altos), diabetes o hiperuricemia, los análisis se deben hacer cada 3 meses o antes. Un paciente hipertenso puede ser controlado por el médico cada 3 meses hasta cada 6 meses siempre y cuando previamente haya estado controlado por más de 6 meses seguidos, entendiendo por control que mantenga cifras tensionales iguales o menores a las normales (120/80 mmHg). Los pacientes diabéticos pueden recibir un chequeo trimestral sólo si previamente hayan mantenido cifras de Glucosa menores a 120mg/dl en ayuno y que no presenten enfermedades agregadas como hipertensión arterial o dislipidemias.

Los estudios de laboratorio que los pacientes hipertensos se deben realizar son biometría hemática completa, glucosa, urea, creatinina, ácido úrico, colesterol y triglicéridos. La DEPURACION DE CREATININA EN ORINA DE 24 horas es un estudio que se debe hacer una vez por año. Este estudio es uno de los más cercanos a determinar la función renal, cuando tenemos la certeza de que  esté bien hecho. Los diabéticos se realizan estudios similares pero agregando además un examen general de orina.

La importancia de acudir en  forma periódica al médico radica  en que éste tiene la capacidad para detectar la aparición de las complicaciones de estas enfermedades. Como ejemplo les menciono que con una simple química sanguínea se puede tener una idea confiable y precisa  de cómo funcionan los riñones a través de fórmulas médicas que tienen un gran valor predictivo como lo son la Depuración Aproximada de Creatinina por fórmula de Cockcroft-Gault o el Índice de Filtrado Glomerular de MDRD. 

El FILTRADO GLOMERULAR normal del riñón es de 120 a 80 ml/min aproximadamente.  A continuación les comparto una página en donde pueden revisar cómo están funcionando sus riñones: CALCULADORA RENAL

La IRC es una enfermedad grave e irreversible, costosa y que afecta no sólo al paciente, sino también a los demás miembros de la familia. De ahí la importancia de cuidarse, mantener niveles de cifras tensionales y glucosas normales, una alimentación baja en sal, evitar la obesidad y el sedentarismo, así como acudir regularmente al médico.

No cometas el error de acudir al médico sólo cuando estás enfermo. Si tienes una enfermedad crónico-degenerativa, acude de forma regular. Si tienes factores de riesgo como obesidad, sedentarismo, tabaquismo, antecedentes familiares de estas enfermedades acude cuando menos cada semestre. Y  si piensas que eres una persona sana, acude cuando menos una vez al año a una revisión rutinaria.

No esperes estar complicado para acudir al médico. Cuanto antes, mejor.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Marzo del 2015





VISITA MI PAGINA WEB: www.cbaquedano.com.mx 



lunes, 2 de febrero de 2015

LARINGOTRAQUEITIS (CRUP)

Hace algunos días me habló una paciente para decirme que su bebé de 4 meses tenía tos la cual se escuchaba como el sonido que hace una foca. 

Inmediatamente recordé las enseñanzas de mi maestro de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán que decía: El único diagnóstico de problema respiratorio que se puede hacer por teléfono es el CRUP.

El CRUP o LARINGOTRAQUEITIS, es una enfermedad infecciosa que afecta preferentemente a los pacientes pediátricos de 3 meses hasta los 3 años de edad aproximadamente, siendo más frecuente en los varones. Sin embargo se puede presentar en cualquier edad.

Es una enfermedad de inicio súbito, tan dramática en sus síntomas que crea (con justa razón) mucha angustia en los papás. Sin embargo llega a ser tan grave que incluso puede causar espasmo de la vía respiratoria condicionando asfixia y muerte.

Es causada por varios agentes virales: Virus de Parainfluenza tipo 1 y 3, Adenovirus, Sincitial Respiratorio, Influenza A y B, Echovirus, Mycopolasma, entre otros. 

Siendo la mayoría de las veces de tipo viral, no necesita tratarse con antibióticos, a menos que se demostrará un agente causal bacteriano a través de estudios. 

La enfermedad se caracteriza por ser de inicio agudo y súbito, tos traqueal (o tos de foca, tos de cajón, tos de perro, etc) estridor laríngeo (respiración ruidosa que se escucha en el cuello) y disfonía (ronquera). Estos son los tres síntomas que conforman una triada diagnóstica para esta enfermedad. Puede cursar con fiebre (aunque no siempre se presente), intranquilidad del bebé, llanto continuo, diaforesis (sudoración profusa), rechazo al alimento.

De primera instancia no es necesaria la realización de estudios radiológicos (radiografías) del cuello o mucho menos del tórax. En el CRUP, los pulmones no cursa con espasmo (bronquios cerrados) ya que el problema se encuentra en la laringe y tráquea, motivo por el cual no es necesario realizar una radiografía de tórax. 

De igual forma, los análisis de laboratorio son de poca utilidad. Como se ha mencionado, el diagnóstico es puramente clínico, a menos que el médico tratante sospeche de alguna otra patología agregada o diferente.
El CRUP es una enfermedad que se autolimita y que tiende a ser benigna, pero necesita la diferenciación clínica por parte de un médico pues existen enfermedades como la traqueitis bacteriana y la epiglotitis que deben descartarse. Otros eventos como la inhalación de cuerpo extraño, son tomados en cuenta para el diagnóstico diferencial.

El tratamiento puede ser ambulatorio o intrahospitalario, dependiendo de las características de la laringotraqueitis y de la pronta atención médica. De ahí la importancia de que el paciente sea atendido a la brevedad posible ante la aparición de los tres síntomas previamente mencionados. Se utilizan nebulizaciones frías de epinefrina, glucocorticoides y analgésicos. Estos medicamentos deben ser indicados por el médico, ya que son de empleo delicado y un mal uso de los mismos a dosis inadecuadas traen consecuencias que incluso pueden ser fatales. 

En síntesis, la LARINGOTRAQUEITIS es una enfermedad viral que necesita atención inmediata por parte de un médico a fin de evitar complicaciones y cuyo diagnóstico se hace con tos de foca, estridor laríngeo y disfonía. 

No permitas que algo sencillo se complique. Busca atención médica inmediata y no te automediques.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Q. Roo, México. Febrero del 2015

Referencia bibliográgica: GPC CRUP

Visita mi página oficial: www.cbaquedano.com.mx 


Fiesta en puerta CARUDA Canta y Baila la mejor opción ¡Te la recomiendo!



viernes, 2 de enero de 2015

Adicción a las Redes Sociales

Hace algunos años era impensable que todo se pudiera solucionar con un Smartphone, una Tablet o una computadora. Ahora es casi imposible (para muchos, entre los que me encuentro yo) salir a la calle sin teléfono.

Sin embargo, como decía mi papá: Todo exceso es malo, pero que nadie te cuente lo que es la vida sin haberla vivido. 

En la actualidad, la gran mayoría de las personas nos hemos convertido en dependientes de la tecnología; o lo que es lo mismo, la tecnología ha vuelto adictos a muchos de sus usuarios.

Es increíble ver como algo que se hizo para facilitar la comunicación entre personas lejanas geográficamente y minimizar así la distancia física, tenga como efecto paralelo separar y crear distancia virtual  entre personas que pueden estar en una convivencia íntima y cercana.

¿Qué quiero decir con esto? Que la tecnología ha venido a sustituir las pláticas familiares y con ello a debilitar las relaciones interpersonales.

Es una escena muy común ver en restaurantes, reuniones sociales, familiares e incluso laborales a más de una persona que se encuentra aislada con el escudo mágico que le brindan las redes sociales. Los vemos reírse solos, inclinando el cuello en  un ángulo de casi 60 grados, con las dos manos en el celular o la Tablet, sin despegar la mirada de la pantalla. Otra imagen que se ha vuelto parte de nuestro entorno social es ver a las personas caminando por las calles sin percatarse de lo que sucede a su alrededor por estar abstraídos totalmente en su celular.

Cuando niño, al salir en carretera me encantaba ver el paisaje que iba pasando frente a mis ojos, los animales, los árboles,  la gente en los poblados, veía el cielo y formaba imágenes con las nubes; podía percibir los olores y los sonidos del ambiente.  Ahora, los más jóvenes de la familia (y algunos no tan jóvenes), viajan viendo sus aparatos electrónicos ajenos al exterior.

La tecnología es una excelente herramienta para facilitar la vida cotidiana, que puede ser un arma poderosa, pero también peligrosa. El problema es el exceso que conlleva a  no  respetar las reglas básicas de cortesía y convivencia en la sociedad.

En más de una ocasión he recibido reclamos de mi esposa cuando nos encontramos platicando y de repente el Smartphone suena y automáticamente miro el aparato, distrayendo mi atención de la charla que con ella sostengo ¿Es falta de interés? Claro que no, simple y sencillamente se ha vuelto un reflejo esclavizante atender el celular de forma inmediata.

Les presumo que pertenezco a una red social en donde tengo más de 750 contactos, de los cuales conozco en persona a la gran mayoría y me asombra ver lo que publican en sus muros, sus estados de ánimo, sus alegrías, sus tristezas, sus problemas, su ego enaltecido, su angustia. Y me sorprende porque en persona, algunos de estos contactos no son capaces de expresar sus sentimientos de viva voz a su familia o amistades más cercanas.

Dicen que la red social aguanta todo lo que le pongas, lo cual es un dicho muy cierto, pues  muchas personas demuestran un proceder diferente a lo que publican. Lo verdaderamente interesante es tener congruencia  entre el vivir y el pensar y que lo que compartas en las redes sociales sean pensamientos y sentimientos que reflejen tu conducta habitual porque así es tu forma de ser.

Otro aspecto que debemos tener presente es que los usuarios tenemos derecho al respeto y la libertad de expresión. Las redes sociales son como una gran avenida en la cual todos transitamos en igualdad de condiciones, por tal motivo es importante no olvidar que somos seres únicos y distintos a los demás.

Para que la tecnología brinde más bondades que defectos, en las familias como en los grupos sociales se deben establecer reglas para el uso de los aparatos electrónicos y redes sociales  con la finalidad de evitar el distanciamiento de las relaciones interpersonales y propiciar la interacción directa.

Sin duda, estamos inmersos en un mundo en el que los avances tecnológicos se suscitan a pasos agigantados y acaparan nuestra atención e interés por estar presentes en las redes sociales. Sin embargo, esta situación tan característica de la sociedad actual, afecta de manera tácita y contundente a la familia. Es por ello que debemos darle un uso responsable y adecuado a los aparatos electrónicos para preservar la cohesión familiar.   

A continuación les presento algunas sugerencias que pueden resultar de gran utilidad:

-Evitar usar el celular a la hora de los alimentos. Apaguen todo, incluyendo el televisor. Las mejores pláticas y confidencias familiares se pueden obtener a la hora de compartir los alimentos.

-No navegues en el ciberespacio por más de una hora continua. Mucho menos lo hagas si hay visitas en casa.

-Respeta tus horas de sueño, que por estar atento a las redes sociales las vas disminuyendo. Recuerda que como mínimo debes dormir 6 horas al día. No hacerlo provoca serios perjuicios a tu salud y a tu desempeño diario.

-No usar el celular cuando manejas. Muchos anuncios sobre esto, sin embargo los accidentes viales siguen en aumento por esta causa. No te distraigas mientras conduces. Esto puede ser mortal.

-En reuniones sociales,  el navegar por la red te permite compartir con amigos lejanos el feliz presente que vives. Pero no olvides que las reuniones son para eso, para reunirse y convivir con los invitados.

-En tu trabajo, en tu escuela, en tu servicio religioso, concéntrate en lo que estás haciendo. Mantén apagado tu celular o aparato electrónico, es la mejor forma que existe para no distraerse. Ya tendrás tiempo de averiguar qué pasa.

Y como los puntos anteriores, tú mismo puedes establecer reglas personales que te permitan vivir y convivir con tu entorno.

La adicción a las redes sociales existe, es un problema real, no es un término acuñado en el chat. Genera ansiedad, disfunción familiar, separación, aislamiento. No permitas que tu vida se vuelva dependiente de las redes sociales. Aprovéchalas, úsalas, sácales provecho, pero no permitas que la adicción  cambie tu vida.

Más vale tener un amigo cercano con quien dialogar que muchos ciberamigos que sólo darán un like a tus pensamientos o sentimientos sin profundizar en la realidad de tu ser.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Enero del 2015





lunes, 1 de diciembre de 2014

Depresión en niños: una triste realidad

Mary  es una pequeña de 10 años de edad, estudiante de 5to.  grado de primaria, es traída a consulta por presentar pérdida considerable del cabello, así como  cambios en el estado de humor el cual va desde la rebeldía al llanto, peleas constantes con su hermano menor de 6 años, problemas para conciliar  el suelo y falta de apetito. Demasiadas cosas para una niña.

Al interrogar a la mamá refiere que su esposo y papá de Mary,  es alcohólico y bebe todos los días desde hace largo tiempo, lo que propicia que tengan discusiones constantes entre ellos y manifieste un trato estricto y con gritos a los niños. En su afán de encontrar solución a dicha situación, ella acudió a grupos de autoayuda para familiares con adicciones, se integró a apostolados religiosos y consultó con psicólogos, siendo así que de esta forma ha podido sobrellevar su vida, dedicada a trabajar arduamente para solventar los gastos y cuidar en la medida  de lo posible a sus hijos.

A Mary se le realizan estudios de laboratorio, los cuales  reportan resultados completamente normales. Sin embargo,  está baja de peso para su edad y al interrogarla, evade mis preguntas, se le nota temor a responder y externa datos de baja autoestima.

Hecha la valoración del caso, el diagnóstico es un Síndrome Ansioso-Depresivo que le  condiciona la pérdida de cabello, insomnio y falta de apetito.

Para dar tratamiento al padecimiento de Mary, planteo la siguiente problemática por la que muchos hemos pasado en algún momento: cuando llueve y existe una gotera en casa, la solución no es colocar un bote debajo de la gotera, pues esto es un remedio momentáneo para evitar la inundación temporalmente; lo que se debe hacer para erradicar el problema  es tapar por completo el agujero donde se filtra el agua, el cual ocasiona la gotera. Ahora bien, en el caso de Mary,  la solución no es dar antidepresivos a la niña porque padece depresión, aunque son de gran ayuda; lo que se necesita para combatir su estado anímico es atacar la causa que la deprime, que en el ejemplo anterior es sellar  el agujero que forma la gotera. Por lo que es necesario evitar que la menor esté expuesta a la violencia intrafamiliar que vive en casa, inmersa en  un ambiente hostil por alcoholismo y una relación conyugal disfuncional entre los padres, donde también la mamá trabaja fuera del hogar. Lamentablemente esta solución no es tan fácil o práctica como el caso de la gotera. Y  de nada sirve optar por remedios momentáneos, que por el contrario, en vez de ayudar pueden agudizar el problema.

La depresión infantil muchas veces es inadvertida por los padres, los cuales están tan adentrados en su propia vida con sus ocupaciones y problemáticas que no se dan cuenta de las señales de alarma que los niños y adolescentes manifiestan a través de sus comportamientos, hasta que dichas señales llegan a límites extremos y sus hijos se encuentran ya en situaciones conflictivas por malas calificaciones (deserción escolar), aislamiento (encierro y soledad), libertinaje sexual (embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual o prostitución), vandalismo, drogadicción, alcoholismo, e incluso suicidio. Es hasta entonces que los padres se dan cuenta de que sus hijos no están bien.
Cabe hacer mención que los suicidios en adolescentes y adultos jóvenes se han incrementado en las últimas décadas, según datos del INEGI pues en el 2012 en México se registraron 5,549 suicidios (19.4% mujeres y 80.6% hombres) y de acuerdo a la OMS, en el 2012 se registró la segunda tasa más alta de suicidio en adolescentes (15-19 años) a nivel mundial, presentándose 15 suicidios por cada 100,000 habitantes. Triste y preocupante situación que ocurre en nuestra sociedad y que como padres de familia no debemos permanecer ajenos a ello, ya que algún hijo puede ser parte de esas estadísticas.  

Cuando una persona (sea niño o adulto) está deprimida no lo puede ocultar, ya que de una u otra forma su conducta lo expresa, aunque no lo diga o ni siquiera ella misma lo reconozca. La depresión desencadena muchas situaciones de riesgo para quien la padece, por lo que los padres no debemos minimizar cualquier cambio o circunstancia eventual en los niños y adolescentes, al considerarlos como berrinches, actos de rebeldía o exageraciones. Es de suma importancia escucharlos y percatarnos de lo que pasa con ellos para percibir esas señales de alarma que no podemos dejar pasar.  

A continuación  presento un listado de las mismas, las cuales pueden ser síntomas de depresión:

-Cambios en el carácter, siendo fácilmente irritable o agresivo.

-Intolerancia a la crítica o correcciones sobre su conducta.

-Malestares constantes que no concuerdan con su estado físico como  dolor de cabeza,  dolor abdominal, dolores musculares, entre otras molestias.

-Separarse de sus amigos habituales o evadir a los padres e incluso hermanos.

-Pérdida del interés por lo que antes era su afición o actividad favorita, como hacer un deporte, jugar videojuegos, etc.

-Sueño en exceso, flojera, cansancio.

-Disminución del aprovechamiento escolar.

-Reportes frecuentes en la escuela por mala conducta o ausentismo.

-Problemas para conciliar el sueño, despertarse muy temprano o insomnio.

-Cambio repentino de conducta.

-Frecuentar a nuevos amigos, que la mayoría de las veces los mantiene en anonimato u oculta a sus padres.

-Ausentarse por mucho tiempo del hogar argumentando tareas, permisos, retardos para llegar a casa, o definitivamente no llegar.

-Trastornos alimentarios que van desde el no comer (anorexia), comer y vomitar (bulimia),  hasta comer en exceso y a cada rato.

Ahora bien, los factores ambientales que pueden originar que los niños y adolescentes padezcan depresión son:

-Violencia intrafamiliar.

-Disfunción conyugal.

-Abuso sexual.

-Alcoholismo y/o drogadicción de alguno de los miembros de la familia, en especial de los padres.

-Encarcelamiento de alguno de los padres.

-Abandono de alguno de los padres.

-Divorcio

-Bullying

-Pérdida de credo (creencias religiosas)

-Pérdida de valores y principios

-Enfermedad grave o terminal de alguno de los integrantes del núcleo familiar.

-Cambios bruscos en la economía familiar que conlleven a la  pobreza.

-Cambio de ciudad forzado por una situación familiar.

-Baja autoestima por ideas negativas propias o condicionadas por los adultos.

Como padres tenemos el deber de estar pendientes de la conducta de nuestros hijos para darnos cuenta de cualquier alteración fuera de lo habitual,  ya que podría tratarse de alguno de esos datos de alarma (que a veces se manifiestan  de forma lenta y  difíciles de identificar), cuya presencia  indica que pueden estar padeciendo  depresión.

La única manera de notar que hay una gotera en la vida de nuestros hijos, es conociéndolos; sólo quien conoce a sus hijos sabe cuándo ocurre algo diferente en su diario vivir.

Como médico y padre de familia te recomiendo: platica con tus hijos, pregúntales sobre sus proyectos, sobre sus sueños, sus ilusiones, comparte con ellos sus aficiones, inculca valores y principios con palabras pero avaladas con una conducta congruente entre el decir y el hacer. Conoce a sus amigos, a sus maestros, involúcralos en actividades del hogar, de tu trabajo (si es posible), escucha la música que les gusta sin criticarlos, el nombre de su artista o deportista favorito, vigila en forma discreta su desempeño en las redes sociales, hazle ver sus errores en forma privada, conviértete en un amigo(a) al grado de ser su confidente y en ocasiones hasta su cómplice. Incúlcales un credo sin que lo consideren una imposición, aprende a escucharlos con el corazón más que con el oído y así evitarás emitir juicios hacia su persona o respecto a lo que te comparta. Gánate su confianza.

No seas parte o causante de esta triste enfermedad en tus hijos.


Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar


Cancún, Quintana Roo, México. Diciembre del 2014





Visita mi sitio oficial: www.cbaquedano.com.mx