lunes, 2 de febrero de 2015

LARINGOTRAQUEITIS (CRUP)

Hace algunos días me habló una paciente para decirme que su bebé de 4 meses tenía tos la cual se escuchaba como el sonido que hace una foca. 

Inmediatamente recordé las enseñanzas de mi maestro de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán que decía: El único diagnóstico de problema respiratorio que se puede hacer por teléfono es el CRUP.

El CRUP o LARINGOTRAQUEITIS, es una enfermedad infecciosa que afecta preferentemente a los pacientes pediátricos de 3 meses hasta los 3 años de edad aproximadamente, siendo más frecuente en los varones. Sin embargo se puede presentar en cualquier edad.

Es una enfermedad de inicio súbito, tan dramática en sus síntomas que crea (con justa razón) mucha angustia en los papás. Sin embargo llega a ser tan grave que incluso puede causar espasmo de la vía respiratoria condicionando asfixia y muerte.

Es causada por varios agentes virales: Virus de Parainfluenza tipo 1 y 3, Adenovirus, Sincitial Respiratorio, Influenza A y B, Echovirus, Mycopolasma, entre otros. 

Siendo la mayoría de las veces de tipo viral, no necesita tratarse con antibióticos, a menos que se demostrará un agente causal bacteriano a través de estudios. 

La enfermedad se caracteriza por ser de inicio agudo y súbito, tos traqueal (o tos de foca, tos de cajón, tos de perro, etc) estridor laríngeo (respiración ruidosa que se escucha en el cuello) y disfonía (ronquera). Estos son los tres síntomas que conforman una triada diagnóstica para esta enfermedad. Puede cursar con fiebre (aunque no siempre se presente), intranquilidad del bebé, llanto continuo, diaforesis (sudoración profusa), rechazo al alimento.

De primera instancia no es necesaria la realización de estudios radiológicos (radiografías) del cuello o mucho menos del tórax. En el CRUP, los pulmones no cursa con espasmo (bronquios cerrados) ya que el problema se encuentra en la laringe y tráquea, motivo por el cual no es necesario realizar una radiografía de tórax. 

De igual forma, los análisis de laboratorio son de poca utilidad. Como se ha mencionado, el diagnóstico es puramente clínico, a menos que el médico tratante sospeche de alguna otra patología agregada o diferente.
El CRUP es una enfermedad que se autolimita y que tiende a ser benigna, pero necesita la diferenciación clínica por parte de un médico pues existen enfermedades como la traqueitis bacteriana y la epiglotitis que deben descartarse. Otros eventos como la inhalación de cuerpo extraño, son tomados en cuenta para el diagnóstico diferencial.

El tratamiento puede ser ambulatorio o intrahospitalario, dependiendo de las características de la laringotraqueitis y de la pronta atención médica. De ahí la importancia de que el paciente sea atendido a la brevedad posible ante la aparición de los tres síntomas previamente mencionados. Se utilizan nebulizaciones frías de epinefrina, glucocorticoides y analgésicos. Estos medicamentos deben ser indicados por el médico, ya que son de empleo delicado y un mal uso de los mismos a dosis inadecuadas traen consecuencias que incluso pueden ser fatales. 

En síntesis, la LARINGOTRAQUEITIS es una enfermedad viral que necesita atención inmediata por parte de un médico a fin de evitar complicaciones y cuyo diagnóstico se hace con tos de foca, estridor laríngeo y disfonía. 

No permitas que algo sencillo se complique. Busca atención médica inmediata y no te automediques.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Q. Roo, México. Febrero del 2015

Referencia bibliográgica: GPC CRUP

Visita mi página oficial: www.cbaquedano.com.mx 


Fiesta en puerta CARUDA Canta y Baila la mejor opción ¡Te la recomiendo!


viernes, 2 de enero de 2015

Adicción a las Redes Sociales

Hace algunos años era impensable que todo se pudiera solucionar con un Smartphone, una Tablet o una computadora. Ahora es casi imposible (para muchos, entre los que me encuentro yo) salir a la calle sin teléfono.

Sin embargo, como decía mi papá: Todo exceso es malo, pero que nadie te cuente lo que es la vida sin haberla vivido. 

En la actualidad, la gran mayoría de las personas nos hemos convertido en dependientes de la tecnología; o lo que es lo mismo, la tecnología ha vuelto adictos a muchos de sus usuarios.

Es increíble ver como algo que se hizo para facilitar la comunicación entre personas lejanas geográficamente y minimizar así la distancia física, tenga como efecto paralelo separar y crear distancia virtual  entre personas que pueden estar en una convivencia íntima y cercana.

¿Qué quiero decir con esto? Que la tecnología ha venido a sustituir las pláticas familiares y con ello a debilitar las relaciones interpersonales.

Es una escena muy común ver en restaurantes, reuniones sociales, familiares e incluso laborales a más de una persona que se encuentra aislada con el escudo mágico que le brindan las redes sociales. Los vemos reírse solos, inclinando el cuello en  un ángulo de casi 60 grados, con las dos manos en el celular o la Tablet, sin despegar la mirada de la pantalla. Otra imagen que se ha vuelto parte de nuestro entorno social es ver a las personas caminando por las calles sin percatarse de lo que sucede a su alrededor por estar abstraídos totalmente en su celular.

Cuando niño, al salir en carretera me encantaba ver el paisaje que iba pasando frente a mis ojos, los animales, los árboles,  la gente en los poblados, veía el cielo y formaba imágenes con las nubes; podía percibir los olores y los sonidos del ambiente.  Ahora, los más jóvenes de la familia (y algunos no tan jóvenes), viajan viendo sus aparatos electrónicos ajenos al exterior.

La tecnología es una excelente herramienta para facilitar la vida cotidiana, que puede ser un arma poderosa, pero también peligrosa. El problema es el exceso que conlleva a  no  respetar las reglas básicas de cortesía y convivencia en la sociedad.

En más de una ocasión he recibido reclamos de mi esposa cuando nos encontramos platicando y de repente el Smartphone suena y automáticamente miro el aparato, distrayendo mi atención de la charla que con ella sostengo ¿Es falta de interés? Claro que no, simple y sencillamente se ha vuelto un reflejo esclavizante atender el celular de forma inmediata.

Les presumo que pertenezco a una red social en donde tengo más de 750 contactos, de los cuales conozco en persona a la gran mayoría y me asombra ver lo que publican en sus muros, sus estados de ánimo, sus alegrías, sus tristezas, sus problemas, su ego enaltecido, su angustia. Y me sorprende porque en persona, algunos de estos contactos no son capaces de expresar sus sentimientos de viva voz a su familia o amistades más cercanas.

Dicen que la red social aguanta todo lo que le pongas, lo cual es un dicho muy cierto, pues  muchas personas demuestran un proceder diferente a lo que publican. Lo verdaderamente interesante es tener congruencia  entre el vivir y el pensar y que lo que compartas en las redes sociales sean pensamientos y sentimientos que reflejen tu conducta habitual porque así es tu forma de ser.

Otro aspecto que debemos tener presente es que los usuarios tenemos derecho al respeto y la libertad de expresión. Las redes sociales son como una gran avenida en la cual todos transitamos en igualdad de condiciones, por tal motivo es importante no olvidar que somos seres únicos y distintos a los demás.

Para que la tecnología brinde más bondades que defectos, en las familias como en los grupos sociales se deben establecer reglas para el uso de los aparatos electrónicos y redes sociales  con la finalidad de evitar el distanciamiento de las relaciones interpersonales y propiciar la interacción directa.

Sin duda, estamos inmersos en un mundo en el que los avances tecnológicos se suscitan a pasos agigantados y acaparan nuestra atención e interés por estar presentes en las redes sociales. Sin embargo, esta situación tan característica de la sociedad actual, afecta de manera tácita y contundente a la familia. Es por ello que debemos darle un uso responsable y adecuado a los aparatos electrónicos para preservar la cohesión familiar.   

A continuación les presento algunas sugerencias que pueden resultar de gran utilidad:

-Evitar usar el celular a la hora de los alimentos. Apaguen todo, incluyendo el televisor. Las mejores pláticas y confidencias familiares se pueden obtener a la hora de compartir los alimentos.

-No navegues en el ciberespacio por más de una hora continua. Mucho menos lo hagas si hay visitas en casa.

-Respeta tus horas de sueño, que por estar atento a las redes sociales las vas disminuyendo. Recuerda que como mínimo debes dormir 6 horas al día. No hacerlo provoca serios perjuicios a tu salud y a tu desempeño diario.

-No usar el celular cuando manejas. Muchos anuncios sobre esto, sin embargo los accidentes viales siguen en aumento por esta causa. No te distraigas mientras conduces. Esto puede ser mortal.

-En reuniones sociales,  el navegar por la red te permite compartir con amigos lejanos el feliz presente que vives. Pero no olvides que las reuniones son para eso, para reunirse y convivir con los invitados.

-En tu trabajo, en tu escuela, en tu servicio religioso, concéntrate en lo que estás haciendo. Mantén apagado tu celular o aparato electrónico, es la mejor forma que existe para no distraerse. Ya tendrás tiempo de averiguar qué pasa.

Y como los puntos anteriores, tú mismo puedes establecer reglas personales que te permitan vivir y convivir con tu entorno.

La adicción a las redes sociales existe, es un problema real, no es un término acuñado en el chat. Genera ansiedad, disfunción familiar, separación, aislamiento. No permitas que tu vida se vuelva dependiente de las redes sociales. Aprovéchalas, úsalas, sácales provecho, pero no permitas que la adicción  cambie tu vida.

Más vale tener un amigo cercano con quien dialogar que muchos ciberamigos que sólo darán un like a tus pensamientos o sentimientos sin profundizar en la realidad de tu ser.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Enero del 2015




lunes, 1 de diciembre de 2014

Depresión en niños: una triste realidad

Mary  es una pequeña de 10 años de edad, estudiante de 5to.  grado de primaria, es traída a consulta por presentar pérdida considerable del cabello, así como  cambios en el estado de humor el cual va desde la rebeldía al llanto, peleas constantes con su hermano menor de 6 años, problemas para conciliar  el suelo y falta de apetito. Demasiadas cosas para una niña.

Al interrogar a la mamá refiere que su esposo y papá de Mary,  es alcohólico y bebe todos los días desde hace largo tiempo, lo que propicia que tengan discusiones constantes entre ellos y manifieste un trato estricto y con gritos a los niños. En su afán de encontrar solución a dicha situación, ella acudió a grupos de autoayuda para familiares con adicciones, se integró a apostolados religiosos y consultó con psicólogos, siendo así que de esta forma ha podido sobrellevar su vida, dedicada a trabajar arduamente para solventar los gastos y cuidar en la medida  de lo posible a sus hijos.

A Mary se le realizan estudios de laboratorio, los cuales  reportan resultados completamente normales. Sin embargo,  está baja de peso para su edad y al interrogarla, evade mis preguntas, se le nota temor a responder y externa datos de baja autoestima.

Hecha la valoración del caso, el diagnóstico es un Síndrome Ansioso-Depresivo que le  condiciona la pérdida de cabello, insomnio y falta de apetito.

Para dar tratamiento al padecimiento de Mary, planteo la siguiente problemática por la que muchos hemos pasado en algún momento: cuando llueve y existe una gotera en casa, la solución no es colocar un bote debajo de la gotera, pues esto es un remedio momentáneo para evitar la inundación temporalmente; lo que se debe hacer para erradicar el problema  es tapar por completo el agujero donde se filtra el agua, el cual ocasiona la gotera. Ahora bien, en el caso de Mary,  la solución no es dar antidepresivos a la niña porque padece depresión, aunque son de gran ayuda; lo que se necesita para combatir su estado anímico es atacar la causa que la deprime, que en el ejemplo anterior es sellar  el agujero que forma la gotera. Por lo que es necesario evitar que la menor esté expuesta a la violencia intrafamiliar que vive en casa, inmersa en  un ambiente hostil por alcoholismo y una relación conyugal disfuncional entre los padres, donde también la mamá trabaja fuera del hogar. Lamentablemente esta solución no es tan fácil o práctica como el caso de la gotera. Y  de nada sirve optar por remedios momentáneos, que por el contrario, en vez de ayudar pueden agudizar el problema.

La depresión infantil muchas veces es inadvertida por los padres, los cuales están tan adentrados en su propia vida con sus ocupaciones y problemáticas que no se dan cuenta de las señales de alarma que los niños y adolescentes manifiestan a través de sus comportamientos, hasta que dichas señales llegan a límites extremos y sus hijos se encuentran ya en situaciones conflictivas por malas calificaciones (deserción escolar), aislamiento (encierro y soledad), libertinaje sexual (embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual o prostitución), vandalismo, drogadicción, alcoholismo, e incluso suicidio. Es hasta entonces que los padres se dan cuenta de que sus hijos no están bien.
Cabe hacer mención que los suicidios en adolescentes y adultos jóvenes se han incrementado en las últimas décadas, según datos del INEGI pues en el 2012 en México se registraron 5,549 suicidios (19.4% mujeres y 80.6% hombres) y de acuerdo a la OMS, en el 2012 se registró la segunda tasa más alta de suicidio en adolescentes (15-19 años) a nivel mundial, presentándose 15 suicidios por cada 100,000 habitantes. Triste y preocupante situación que ocurre en nuestra sociedad y que como padres de familia no debemos permanecer ajenos a ello, ya que algún hijo puede ser parte de esas estadísticas.  

Cuando una persona (sea niño o adulto) está deprimida no lo puede ocultar, ya que de una u otra forma su conducta lo expresa, aunque no lo diga o ni siquiera ella misma lo reconozca. La depresión desencadena muchas situaciones de riesgo para quien la padece, por lo que los padres no debemos minimizar cualquier cambio o circunstancia eventual en los niños y adolescentes, al considerarlos como berrinches, actos de rebeldía o exageraciones. Es de suma importancia escucharlos y percatarnos de lo que pasa con ellos para percibir esas señales de alarma que no podemos dejar pasar.  

A continuación  presento un listado de las mismas, las cuales pueden ser síntomas de depresión:

-Cambios en el carácter, siendo fácilmente irritable o agresivo.

-Intolerancia a la crítica o correcciones sobre su conducta.

-Malestares constantes que no concuerdan con su estado físico como  dolor de cabeza,  dolor abdominal, dolores musculares, entre otras molestias.

-Separarse de sus amigos habituales o evadir a los padres e incluso hermanos.

-Pérdida del interés por lo que antes era su afición o actividad favorita, como hacer un deporte, jugar videojuegos, etc.

-Sueño en exceso, flojera, cansancio.

-Disminución del aprovechamiento escolar.

-Reportes frecuentes en la escuela por mala conducta o ausentismo.

-Problemas para conciliar el sueño, despertarse muy temprano o insomnio.

-Cambio repentino de conducta.

-Frecuentar a nuevos amigos, que la mayoría de las veces los mantiene en anonimato u oculta a sus padres.

-Ausentarse por mucho tiempo del hogar argumentando tareas, permisos, retardos para llegar a casa, o definitivamente no llegar.

-Trastornos alimentarios que van desde el no comer (anorexia), comer y vomitar (bulimia),  hasta comer en exceso y a cada rato.

Ahora bien, los factores ambientales que pueden originar que los niños y adolescentes padezcan depresión son:

-Violencia intrafamiliar.

-Disfunción conyugal.

-Abuso sexual.

-Alcoholismo y/o drogadicción de alguno de los miembros de la familia, en especial de los padres.

-Encarcelamiento de alguno de los padres.

-Abandono de alguno de los padres.

-Divorcio

-Bullying

-Pérdida de credo (creencias religiosas)

-Pérdida de valores y principios

-Enfermedad grave o terminal de alguno de los integrantes del núcleo familiar.

-Cambios bruscos en la economía familiar que conlleven a la  pobreza.

-Cambio de ciudad forzado por una situación familiar.

-Baja autoestima por ideas negativas propias o condicionadas por los adultos.

Como padres tenemos el deber de estar pendientes de la conducta de nuestros hijos para darnos cuenta de cualquier alteración fuera de lo habitual,  ya que podría tratarse de alguno de esos datos de alarma (que a veces se manifiestan  de forma lenta y  difíciles de identificar), cuya presencia  indica que pueden estar padeciendo  depresión.

La única manera de notar que hay una gotera en la vida de nuestros hijos, es conociéndolos; sólo quien conoce a sus hijos sabe cuándo ocurre algo diferente en su diario vivir.

Como médico y padre de familia te recomiendo: platica con tus hijos, pregúntales sobre sus proyectos, sobre sus sueños, sus ilusiones, comparte con ellos sus aficiones, inculca valores y principios con palabras pero avaladas con una conducta congruente entre el decir y el hacer. Conoce a sus amigos, a sus maestros, involúcralos en actividades del hogar, de tu trabajo (si es posible), escucha la música que les gusta sin criticarlos, el nombre de su artista o deportista favorito, vigila en forma discreta su desempeño en las redes sociales, hazle ver sus errores en forma privada, conviértete en un amigo(a) al grado de ser su confidente y en ocasiones hasta su cómplice. Incúlcales un credo sin que lo consideren una imposición, aprende a escucharlos con el corazón más que con el oído y así evitarás emitir juicios hacia su persona o respecto a lo que te comparta. Gánate su confianza.

No seas parte o causante de esta triste enfermedad en tus hijos.


Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar


Cancún, Quintana Roo, México. Diciembre del 2014





Visita mi sitio oficial: www.cbaquedano.com.mx 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Ébola

Más de un paciente ha llegado a mi consultorio refiriéndome su temor a contagiarse de Ébola, pues las noticias que hasta el día de hoy se tienen con respecto a la epidemia en África y los casos aislados de Europa y Norteamérica, son alarmantes.

El temor radica en que vivimos en Quintana Roo, México, estado que se caracteriza por su industria sin chimeneas: El turismo. Motivo por el cual tenemos visitantes de todas partes del mundo, en especial de Europa, Norteamérica, Asia y en menor cantidad Suramérica.

Desafortunadamente, las redes sociales y el internet son una gran fuente de información inexacta (cuando se visitan blogs o sitios informales), pues gente que no es experta  o que incluso desconoce, puede subir a la red artículos mal fundamentados.

A diferencia de otros meses en los cuales escribo artículos originales, en esta ocasión me di a la tarea de buscar información fidedigna y hacer un resumen de fácil entendimiento sobre esta enfermedad, ahora tan famosa.

Pero entremos de lleno al tema:

¿Qué es el ébola? Es una enfermedad conocida como FIEBRE HEMORRAGICA DEL ÉBOLA (a la cual designaremos en adelante como EVE), la cual es causada por un virus de la familia Filoviridae (Filovirus), del género Ébolavirus el cual a su vez comprende cinco especies diferentes:

1.   Ébolavirus Bundibugyo (BDBV)
2.   Ébolavirus Zaire (EBOV)
3.   Ébolavirus Reston (RESTV)
4.   Ébolavirus Sudán (SUDV) y
5.   Ébolavirus Tai Forest (TAFV)

Las especies BDBV, EBOV y SUDV son las que se han asociado a los grandes brotes de EVE en África.

El virus del ébola se detectó por primera vez en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo) en dos brotes simultáneos en el año de 1976. El nombre del virus viene por la cercanía del río Ébola con la aldea en donde se produjo el segundo brote.

El virus es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga a las poblaciones humanas mediante la transmisión de persona a persona.  Se considera que los huéspedes naturales del virus son los murciélagos frugívoros (que se alimentan parcial o exclusivamente de frutos) de la familia Pteropodidae.

Las personas que padecen la fiebre hemorrágica del Ébola o Enfermedad por el Virus del Ébola (EVE) tienen una probabilidad de muerte de hasta el 90%, lo que hace a esta enfermedad sumamente peligrosa.

El modo de contagio es el siguiente: En humanos se introduce por los animales al estar en contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales. Se han documentado en África casos de infecciones asociadas a la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos, antílopes y puercoespines infectados que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva. Posteriormente, el virus se propaga a la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad en la piel, como son las heridas) con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas infectadas. También existe contagio por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos. Los varones, pueden seguir transmitiendo el virus por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica.

Los signos y síntomas de la EVE son:
-Fiebre de aparición súbita
-Dolores musculares y articulares
-Debilidad intensa (astenia y adinamia)
-Cefalea
-Dolor de garganta (odinofagia)
-Vómitos y diarrea
-Erupciones cutáneas
-Falla renal y hepática
-Hemorragias internas y externas (en algunos casos)

Los estudios de laboratorio realizados reportan disminución de los leucocitos (glóbulos blancos) y plaquetas, así como elevación de las enzimas hepáticas.

El tiempo que pasa desde que estás en contacto con un enfermo de EVE y te infectas hasta la aparición de los síntomas (período de incubación) se encuentra entre los 2 a 21 días, como sucede en la mayoría de las infecciones virales.

Como podrán ver, estos signos y síntomas son muy parecidos a los que produce el Dengue por lo que podemos tenerlos en caso de estar enfermos; sin embargo, la diferencia con ébola  es que necesariamente tendríamos que haber estado en contacto con una persona diagnosticada con EVE o que provenga de alguna ciudad que actualmente tiene la epidemia.

Cabe aclarar que no es el Dengue la única enfermedad que puede tener síntomas parecidos al EVE, también puede tratarse de paludismo, fiebre tifoidea o salmonelosis, cólera, shigelosis, leptopirosis, meningitis, hepatitis y otro tipo de fiebres hemorrágicas virales.

Aunque se han hecho en últimas fechas múltiples ensayos, aun no existe una vacuna que haya comprobado su eficacia al cien por ciento para crear inmunidad a dicha enfermedad. Tampoco existe tratamiento específico para la EVE. Al enfermo únicamente se le otorgan cuidados paliativos, hidratación y seguimiento con estudios de laboratorio.

Es importante tener  información correcta  para poder estar prevenidos. No debemos caer en pánico, pero tampoco tomemos a la ligera cualquier síntoma parecido a los mencionados. Lo más adecuado es acudir a un médico o institución de salud para recibir atención.  También recuerda que la automedicación es peligrosa y que incluso retrasa el diagnóstico oportuno.

No bajes la guardia, entérate, aplica medidas de prevención y difunde esta información entre tus conocidos.

Referencia bibliográfica: OMS (World Health Organization)

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Noviembre del 2014.


Fiesta en puerta: CARUDA Canta y Baila la mejor opción ¡Te la recomiendo!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Mascotas y Salud

Aún tengo recuerdos dolorosos de mis mascotas en la infancia. Al crecer en un rancho, tener perros y gatos era cosa fácil, pero también peligrosa como lo es hasta la fecha. Y digo recuerdos dolorosos, porque en tres ocasiones tuve que ser sometido a un esquema antirrábico. No puedo mencionar toda la serie de improperios que le decía al doctor al recibir tal cantidad de inyecciones en el ombligo. Aquello me causaba tanto dolor, que  al sólo recordarlas siento escalofríos.

La rabia es una situación de riesgo para la salud causada por mascotas es estar expuestos a ser mordidos, aún siendo su  dueño o bien, un desconocido. Al respecto, la jurisdicción sanitaria determina aplicar el esquema antirrábico a toda persona que haya sido mordida por un perro, ya sea propio o ajeno; así  también cuando están en contacto directo con mascotas enfermas de sarna,  ya sean caninos o roedores.

En la actualidad poco probable  ver un caso de rabia humana,  sin embargo, la conducta sanitaria es aplicar el esquema antirrábico a las personas que han sido mordidos o en contacto directo con mascotas con sarna como lo pueden ser los caninos y roedores. Y aunque hace años no se reporta un caso de rabia humana en México, la aplicación de las inyecciones no deja de ser molesta y dolorosa.

Ahora, siendo un  profesional de la salud, veo con mucha preocupación como la gente tiene mascotas sin temor a enfermarse o a someterse a lesiones. De igual forma, no hay consideración en producir sufrimiento a los mismos animales al tenerlos en lugares que no son propicios.

Presente está en mi mente la imagen espantosa de una nena que fue agredida por un perro Rottweiler,  el cual le mordió la cara y le desprendió parte del rostro durante la agresión. Me encontraba de guardia en el hospital de pediatría cuando la llevaron sus padres; quedé  sumamente impresionado al  ver esa lesión, misma  que dejó marcada a una bebe de por vida y que incluso,  pudo causarle la muerte.

Los animales que se tienen como mascotas  son eso,  mascotas, no juguetes. Sin embargo, es muy común que los niños (incluso los adultos) las traten como juguetes, permitiéndoles convivir con ellos en la casa (zoonosis, como se le llama a la convivencia con animales), abrazarlos, comer y dormir con ellos.

Muchas personas desconocen o se niegan a reconocer que los animales son condicionantes de enfermedades cuando se convive en  forma directa con ellos.

Los pacientes que padecen algún tipo de alergia (como el asma, rinitis alérgica, dermatitis atópica, etc.) no deben mantener contacto dentro de su entorno inmediato con animales con pelo como los perros, gatos, roedores;  o con plumas, ya que los pelos y plumajes soltados por estos animales  desencadenan crisis de sus alergias, cuadros repetitivos de las mismas e incluso complicaciones que deterioran significativamente su calidad de vida.

¿Has visitado a  algún amigo que tenga perros o gatos dentro de su casa? Te aseguro que en el sofá de la sala o en las sillas con forros de tela, te encontraste con infinidad de pelos los cuales quedaron adheridos a tu ropa. Además, te puedo apostar, que lo primero que percibiste al llegar a la casa fue el olor a orines de animal. ¡Qué desagradable! ¿Verdad? Pero, cabe aclarar que esto es lo menos grave del asunto, pues lo realmente importante es que ese ambiente es propicio para desarrollar  una enfermedad bacteriana que se llama Leptospirosis, la cual puede ser transmitida al ser humano a través de la orina de los perros.

Y es en este punto en donde abordo el mal trato (a veces involuntario) que se les da las mascotas al tenerlos en lugares inadecuados, con espacios reducidos como lo son las casas de interés social hoy en día. Si a esto agregamos a propietarios irresponsables que llevan a sus mascotas a los parques o vía pública para realizar sus necesidades fisiológicas  y se marchan sin recoger las heces fecales que dejaron sus animales. De ahí viene la facilidad de adquirir una lombriz que se introduce a través de la piel y empieza a correr por debajo de ella formando surcos predominantemente en los pies en los adultos y en los bebés en las nalgas (por estar sentados en el piso o en la playa). Este parásito recibe el nombre de Larva Migrans.

En más de una ocasión me ha tocado atender  niños con lesiones en la piel, cuyos  papás refieren  desconocer  qué se las ocasionaron. Al hacer el análisis de las condiciones de vida de los pacientes, se encuentra la presencia de mascotas que lamen la cara de los niños o partes de su cuerpo que le provocan infecciones de la piel llamadas piodermitis. ¿Por qué sucede? Simple lógica. Los animales comen, mascan de todo, andan en el suelo y no se lavan los dientes.  Además,  la saliva de los perros y gatos contiene abundantes bacterias. Por ello  al lamer a los niños, que por lo general tienen pequeñas heridas que pasan inadvertidas para los padres,  las bacterias penetran en su cuerpo de una forma rápida y  les generan alguna alteración en su estado físico.

Un aspecto muy importante que no debemos perder vista es que los animales por muy nobles o mansos que sean,  nunca pierden el instinto de su naturaleza. Pues  como diría mi papá: Los animales nunca dejan de ser animales; así que en ocasiones al sentirse agredidos o lastimados responden espontáneamente a la agresión causando heridas a las personas, siendo más vulnerables los niños.

Las niñas que tienen contacto directo con gatos u otro tipo de felinos corren un gran riesgo de padecer toxoplasmosis, enfermedad parasitaria silenciosa que cuando se encuentren en edad reproductiva condicionará que presenten dificultad para la concepción o puedan tener hijos con Síndrome de TORCH. Esta enfermedad se caracteriza por afectar al feto durante la gestación.  

Los reptiles (tortugas, iguanas, víboras) son una fuente de fácil contagio para una bacteria que se llama Salmonela Tifi y que causa infecciones severas en el ser humano.

Contrario a lo que se cree, en el contagio de la Sarna Humana o Escabiasis, los perros y gatos son inocentes, ya que el parasito que la produce, es exclusivo del ser humano.  Sin embargo, la micosis o tiña es un organismo que vive en los perros de forma común y que puede ser transmitida a los humanos de forma rápida mediante el contagio directo.

Es cierto que tener una mascota es el sueño de muchos niños, pero muchas veces, el sueño se convierte en una pesadilla, que puede ser muy dolorosa y costosa.  Antes de comprar una mascota  evalúa las condiciones en las cuales la tendrás, la posibilidad de dedicar tiempo para su atención y cuidado, el riesgo que representa para tu familia de acuerdo a sus condiciones de salud o edad, y por último,  recuerda que las mascotas son seres vivos, no juguetes.

Tener mascotas con responsabilidad  genera  un entorno saludable y feliz.

Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Octubre del 2014

Visita mi sitio oficial: cbaquedano.com.mx 

¿Fiesta en puerta? Te recomiendo CARUDA: Canta y Baila, lo mejor en música de ambientación y karaoke

lunes, 1 de septiembre de 2014

Verrugas en cuello

Una de las cosas que más importa al ser humano es, sin duda,  su apariencia. Conforme crecemos, se van presentando cambios en nuestro cuerpo que en muchas ocasiones no son  deseables y que van en contra de lo estético.

¿Has visto a personas que presentan lesiones verrugosas en el cuello o incluso en la cara? O quizá, tal vez tú mismo las padeces.

Como médico me ha tocado ver personas que sin darle la menor importancia dejan avanzar estas neoformaciones hasta volverse incontables. Gran cantidad de  adultos jóvenes y mayores las padecen, pero ¿son realmente verrugas?

Las verrugas son causadas por el virus del papiloma humano (existen muchas variedades de este virus). Sin embargo, las lesiones blandas en el cuello no son  verrugas, aunque de manera popular se nombran como verrugas. Mal llamadas así porque no son causadas por virus. Los dermatólogos les otorgan varios nombres: FIBROMA PÉNDULO, FIBROMA BLANDO, ACROCORDÓN, o PÓLIPO FIBROEPITELIAL

Son crecimientos anormales de la piel, los cuales  pueden aparecer en la edad adulta, están propicias a crecer en número y tamaño después de un embarazo, cuando se presenta alguna enfermedad crónico-degenerativa o por la misma edad. Tienen una predisposición genética por lo que es común que varios miembros de una familia los padezcan en forma generacional.

En algunos lugares existe la creencia de que estas lesiones se producen por el roce de collares  en el cuello y también las relacionan con cáncer.

Se manifiestan con mayor frecuencia en zonas de piel elástica que forman pliegues como cuello, axilas, región inguinal, párpados y zona submamaria. Cuando quedan visibles a las demás personas por estar en zonas de piel expuestas, estéticamente no son agradables y esto  incomoda al paciente.

Dichas formaciones dérmicas son estructuras carnosas que crecen en forma de gotas o péndulos, pueden permanecer siendo de un tamaño pequeño (como el de la cabeza de un alfiler),  por mucho tiempo, o bien, pueden crecer de forma gradual hasta tener el tamaño de una pasa. En las personas morenas o de piel oscura, las lesiones tienden a tornarse oscuras. Tienen una gran vascularización, por lo que sangran abundantemente cuando se arrancan o cortan sin un procedimiento.

Por lo general no causan dolor ni molestias, aunque algunos pacientes han referido sentir comezón (escozor).

Existen remedios caseros que pueden ser dolorosos e incluso peligrosos. Recuerdo que en mi pueblo, existía la costumbre de atar (amarrar) estas lesiones con crin (pelo) de caballo o hilo de seda y por ahorcamiento quitarlas. Pero existe el riesgo de una infección secundaria, además de que este procedimiento es sumamente doloroso.

Por ningún motivo recomiendo jugar al médico. Es muy importante someterse a una exploración médica para determinar que efectivamente se trate de este problema y ya con el diagnóstico bien establecido, planear el mejor abordaje terapéutico.

La importancia de saber qué tipo de lesión es radica en el tratamiento que se debe emplear. He tenido la mala fortuna durante mi ejercicio profesional de ver personas que han sufrido lesiones tipo quemadura al aplicarse soluciones dermartoliticas (que destruyen la piel) o incluso nitrógeno líquido de venta libre (y anunciado en la televisión como la octava maravilla del mundo para quemar verrugas) tratando de erradicar estas lesiones. No todo lo que anuncian en la televisión es real.

Existen muchos métodos para extirparlos: Crioterapia, Láser, Electrofulguración con bisturí de radiofrecuencia entre los más comunes. La diferencia de costos es la que hará elegir al paciente la mejor opción, aunque realizados por personal capacitado, todos son buenos. No dejan cicatrices y lo más importante es que no vuelven a salir  después de extirpados. Es probable que al paso de los años, se vuelvan a presentar nuevas lesiones, pero con someterse al procedimiento nuevamente es suficiente para evitar su propagación.

También se presentan otro tipo de lesiones que  pueden confundirse con los fibromas blandos, como  son los nevos, las verrugas verdaderas, los mezquinos, incluso las lesiones cancerígenas, de ahí la importancia de consultar con un médico y no hacer especulaciones.

La estética es muy importante en tu diario vivir y en consecuencia, con tu autoestima. No le restes importancia a estas lesiones. Atiéndete, elimínalas y tendrás una piel limpia.


Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Septiembre del 2014

Visita mi página: www.cbaquedano.com.mx

¿Fiesta en puerta? Te recomiendo CARUDA: Canta y Baila