martes, 1 de septiembre de 2015

DULCE VENENO

En la actualidad, es muy común que las personas consuman grandes cantidades de azúcar sin darse cuenta, pues es parte de sus hábitos alimenticios que tienen por costumbre o deleite. Sin embargo, dicha situación que pone en riesgo su salud y la podemos observar tanto en niños, como en adultos, ancianos y en cualquier estrato social.

El azúcar es una gran fuente de energía para el cuerpo, pero consumida en dosis excesivas resulta un dulce veneno, el cual puede provocar enfermedades como la obesidad en sus diferentes grados, Diabetes Mellitus y elevación de los triglicéridos entre otras.

En cierta ocasión le pregunté a un paciente que tenía alteraciones de glucosa en sus estudios de laboratorio cuántos refrescos consume al día. El me respondió que se tomaba casi 2 litros de refresco diario.

Si analizamos la cantidad ingerida con respecto al azúcar que contiene, obtenemos lo siguiente: Los refrescos de cola en un envase de 600ml tienen aproximadamente  12 cucharadas de azúcar (que corresponden a 63 gramos aproximadamente) que equivalen a 252 kilo-calorías (Kcal). Haciendo las sumatorias, el paciente mencionado está consumiendo unas 40 cucharadas de azúcar (310 gramos) y un total aproximado de 833 Kcal. Añadido a eso ¿quién toma refresco solamente? La mayoría de las veces es acompañado de frituras, galletas, panes (azúcares refinados) o alimentos ricos en carbohidratos que pueden incrementar hasta en un 50% más el consumo de azúcar en el día. 

La necesidad calórica diaria aproximada en un adulto oscila entre las 1500 y 2000 kcal. El consumo de 2 litros de refresco cubre la mitad de lo necesario para el día.

Y es que hay refrescos más dulces que los de cola. Es cuestión de ver los contenidos calóricos en las etiquetas (que la mayoría de las veces son poco claras para el consumidor). Considero importante que las autoridades en materia de salud que se encargan de legislar el etiquetado de estos productos, exijan a los fabricantes que especifiquen de forma clara y entendible la cantidad de azúcar que contienen estos productos y que dejen de poner leyendas raras que la mayoría de las personas no entendemos.

Es común que en un día caluroso o cuando tienes sed, al momento de elegir una bebida prefieras una azucarada que agua simple ¿por qué? La respuesta es sencilla, se genera una adicción o necesidad a consumir bebidas dulces cuando éstas se utilizan de forma común. Y después de un tiempo de consumo, es necesario consumir más cantidad de azúcar para satisfacer está necesidad. Por eso algunos autores la llaman la dulce adicción.
Sigamos con otros ejemplos. Un alimento favorito de los niños (y de muchos adultos) es el cereal para el desayuno o cena. Una porción de cereal azucarado de maíz de aproximadamente 80 gramos contiene 32 gramos de azúcar que equivale a 6.4 cucharadas. Una práctica común es que los niños se sirven su taza de cereal con leche. Al terminar, queda leche en la taza por lo que se sirven una nueva porción, e incluso, al terminar está porción continúan comiendo el cereal de la caja como botana. Luego entonces, en una comida, los niños pueden comer hasta 64 gramos de azúcar (12.5 cucharadas) siempre y cuando no le hayan puesto a su cereal, fruta o confituras.

Recomiendo que sean los adultos quienes sirvan la porción de cereal a los niños. Después de servir, retirar de la mesa el cereal y la leche y no dar una segunda porción. Probablemente el niño manifestará no haberse llenado, pero después de unos minutos, ya se sentirá satisfecho y se le habrán quitado las ganas de seguir comiendo. Pasado un tiempo de practicar está rutina, el niño e incluso los adultos podrán sentirse saciados con una sola porción de cereal. Tampoco es recomendable comer más de 2 veces cereal al día. Es mejor comer el cereal integral o simple que aquel que es rico en azúcar o con sabor a chocolate.

Otro ejemplo que puedo describir es la cantidad de azúcar que contienen las galletas de chocolate con contenido cremoso en medio. Un paquete de 100 gramos aporta 506 Kcal y aproximadamente 1 cucharada de azúcar por galleta, además tienen un alto contenido de grasas que favorecen el incremento de colesterol y triglicéridos en la sangre.

¿Muchos números verdad? Y lo más curioso del caso es que estos datos se encuentran en las envolturas de los productos.

Comer  unas galletas de chocolate con un refresco de cola te aporta un total de 18 cucharadas de azúcar (aproximadamente 140 gramos). Una delicia muy peligrosa.

El azúcar no es mala, como dije al inicio es un excelente aporte de energía para nuestro organismo, el problema es el exceso y no considerar que el azúcar está no sólo en los refrescos y galletas, sino también en las frutas, en verduras (como la remolacha o betabel que es una de las más dulces) y que cuando se hace la sumatoria al final del día se han consumido gran cantidad de gramos de azúcar.

Afortunadamente, en la actualidad existen sustitutos de azúcar que se pueden consumir sin problemas como el aspartame, la estevia o la sucralosa, endulcolorantes libres de calorías. Es cierto que existen muchos mitos y mentiras en las redes sociales sobre estos productos, pero cuando son usados adecuadamente pueden ser una excelente alternativa para disminuir el consumo de azúcar.

No permitas que el azúcar que endulza tu vida se convierta en un amargo futuro. Revisa las etiquetas de los productos, se prudente en su consumo y acompaña todo esto con una dieta balanceada y ejercicio.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Septiembre del 2015









sábado, 1 de agosto de 2015

MALOS HIJOS

Ningún  niño  se acuesta a dormir siendo una criatura inocente y se despierta delincuente. Los padres que sin límites consienten, alimentan serpientes. Al escuchar tales afirmaciones en voz de alguien que con acierto habló, no pude evitar analizar mi proceder como padre en la educación de nuestros hijos ante dichas verdades.

En muchas ocasiones he escuchado a papás quejándose de que los hijos le salieron malos y que se portan mal; que a pesar de las reprimendas, castigos e incluso violencia física, los hijos continúan con su  mala conducta.

¿Será que los niños desde que nacen ya tienen predestinado la forma en la cual se comportarán? Definitivamente, cada niño nace con una personalidad característica que conforme a los principios y valores que se van inculcando en el seno familiar va forjando un carácter que los conducirá por la vida.

Los niños aprenden de forma directa e indirecta. Los hábitos, usos y costumbres se inculcan durante  la infancia como semilla en terreno fértil que a la larga determinará la forma de comportarse en la sociedad.

Los papás a veces tenemos conductas que no consideramos puedan ser perjudiciales en la formación de nuestros hijos. Un ejemplo usual se presenta al llevar a los niños a la escuela: si se ha hecho tarde, nuestra prioridad es llegar a tiempo y no nos importa si no respetamos los límites de velocidad, rebasamos por la izquierda, pasamos altos o cualquier otra imprudencia al conducir el automóvil que  incluso pueden poner en peligro la vida de nuestros pasajeros y los que están a nuestro alrededor.  Cuando se logra el objetivo experimentamos una sensación de júbilo y satisfacción. Pero no pensamos en el mensaje implícito que le transmitimos a los niños con nuestra conducta al llevarlos a la escuela, el cual puede traducirse como que violar las leyes de tránsito, ser descortés para conducir, poner en peligro a los demás, pasa a segundo término cuando  lo más importante es llegar a tiempo a la escuela no importando a costa de qué.  Esto se llama retroalimentación negativa. Como ejemplo, en más de una ocasión, al ir por mis hijos a la escuela, con tristeza veo como se hacen dobles filas para avanzar, algunos metiéndose de una fila a otra de forma poco amable e incluso contestando groserías cuando se les reclama su actitud, sin darse cuenta que están enseñando a sus hijos esa cultura vial y de falta de respeto hacia los demás de una forma tácita, pero mucho más impactante que miles de palabras juntas. Efectivamente, enseñamos con el ejemplo, si como adultos nos conducimos de forma violenta, poco tolerante, irrespetuosa, prepotente, es indudable que los niños que nos observan adquirirán ese tipo de actitudes que los volverán adultos con los mismos comportamientos. Luego no  nos quejemos de que los hijos nos salen malos.

Los niños y adolescentes adquieren conocimientos a un ritmo acelerado pues  tienen una necesidad de aprender más y más  para tener una identidad propia. Están expuestos a toda clase de información a través del internet por lo que es de vital importancia vigilar lo que están aprendiendo y de quién lo están adquiriendo, pues no todo lo que se publica en el ciberespacio es benéfico. Se necesita vivir para formar un criterio y poder discernir entre lo bueno y lo malo, y en muchas ocasiones, a pesar de que ya tenemos cierta experiencia en la vida, cometemos errores por falta de criterio y podemos ser fácilmente manipulables o influenciables.

Los niños y jóvenes observan, aprenden y adquieren formas de vivir de otras personas que posteriormente hacen propias. Ningún niño nace predestinado a ser de tal o cual forma. Al momento de su nacimiento, son como pequeñas masas de plastilina, sin forma, sin olor, sin color. Es en manos de los padres que se van moldeando esas plastilinas que forman parte del carácter de los niños. Es así como los podemos volver temerosos, independientes, aventados, incrédulos, irreverentes, pero también respetuosos de la vida y de los demás seres humanos, respetuosos de la ley y de las reglas de urbanidad y socialización. Todo va a depender de cómo nosotros les inculquemos valores y principios.

También existen víctimas de los errores de los adultos. Por ejemplo, los hogares con violencia familiar formarán niños que al paso del tiempo se convertirán en adultos violentos. Los hijos que crecen en hogares marcados por el divorcio, tienen un gran riesgo de ser adultos que se divorcien cuando llegue el momento. En los hogares en donde existen adicciones como ingesta de alcohol en exceso, drogas permitidas o no permitidas, crecen niños con un gran riesgo de padecer las mismas adicciones con las que convivieron.

En muchas familias, las condiciones de vida actual orillan a ambos papás a trabajar y dejar mucho tiempo solos a los hijos, condicionando que crezcan sin vigilancia de lo que ven en internet, en la televisión o de las compañías con las que conviven durante su ausencia. A veces es necesario valorar si efectivamente vale la pena  que los dos trabajen para tener una mejor solvencia económica. Desafortunadamente el tener más dinero no garantiza tener armonía familiar. Por mi trabajo he tenido la oportunidad de conocer gente con alto poder adquisitivo,  pero que son un caos como familia. También he sido testigo de cómo familias con un nivel socioeconómico precario, se prodigan cuidados, atenciones, respeto y apoyo.  Lo que confirma mi teoría de que para ser feliz no necesariamente se debe tener una gran suma de dinero en las cuentas bancarias.

Es importante también que los niños aprendan a dar el justo valor a las cosas. Muchas veces sucede que como padres queremos en nuestros hijos  cumplir las carencias que como niños tuvimos y los llenamos de comodidades (que la mayoría de las veces no piden), a las cuales se acostumbran pero sin el más mínimo esfuerzo. Cuando los niños deben aprender desde pequeños que para obtener bienes se requiere esfuerzo y trabajo, que los bienes son para disfrutarlos,  cuidarlos y hacer uso adecuado de ellos. Un dicho muy común y totalmente cierto que decía mi abuelito es que: lo que fácil viene, fácil se va. Otra forma de crear conciencia en los niños es asignarles responsabilidades en el hogar (aunque no sean necesarias) como  mantener limpia la casa o su habitación, guardar su ropa limpia, separar la ropa sucia, lavar trastes, limpiar zapatos, colaborar en general en las actividades del hogar e involucrarlos en su cuidado.  Es importante también,  establecer reglas y cumplirlas por todos los integrantes de la familia,  como horarios de entrada a casa, horarios de comida, reportarse frecuentemente cuando estén fuera de casa, mantenernos informados con quien salen, conocer a las personas con quien conviven e incluso a sus familias.

Hagamos un ejercicio rápido: Recuerda el nombre de cinco de los amigos de tus hijos ¿No los recuerdas o peor aún no los sabes? Pues este es un buen momento de interesarte por eso. En más de una ocasión he visto chicos que de niños eran excelentes hijos y cuando llegan a la adolescencia son víctimas de drogadicción, bajo rendimiento escolar a incluso problemas con la ley. Cuando se les cuestiona del porqué de su comportamiento la respuesta es A MI PAPÁ (MAMÁ) NO LE INTERESO, es una forma de llamar la atención.  Este reclamo es común y lo más grave del caso es que no es del todo cierto pues el papá o mamá se dedicó a trabajar para el hijo, pero olvidó compartir con él. Aunque suceden casos también en los cuales los papás no solo se olvidan de cuidarlos y educarlos, sino que también olvidan dar ejemplos de vida. ¿Con que calidad moral exiges a tu hijo que se porte bien si tú mismo no eres ordenado en tu vida? Es muy difícil, no existen los padres perfectos, pero tampoco existen los hijos perfectos. La perfección se logra creciendo día con día, practicando nuestros valores y principios, aprendiendo de nuestros errores y reinventándonos.

Si queremos una sociedad mejor, empecemos en casa. Los buenos valores nunca pasaran de moda, la felicidad es posible sólo cuando se logra un equilibrio emocional y una estabilidad familiar.

Nuestra responsabilidad como padres es hacer de nuestros hijos personas felices, plenos y respetuosos de la vida y de los demás.   

Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Médico Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Agosto del 2015






miércoles, 1 de julio de 2015

SOLEDAD EN LA VEJEZ

Un día se presenta en mi consultorio  Juanita  de 60 años de edad y me refiere angustiada no saber qué hacer pues su hermano Paul de 70 años de edad vive en otro estado del país, solo, debido a que nunca se casó ni formo familia y no tuvo hijos. En este momento, Paul cursa con datos de Enfermedad Renal Crónica etapa 4 (aun no llega a padecer Insuficiencia Renal, pero se encuentra cerca) y tiene problemas para su atención, no puede comer sano pues no sabe cocinar y todo el tiempo consume alimentos en la calle los cuales no son los más apropiados para su problema de salud, agregándose a situación que recibe una pensión mínima y sus condiciones económicas son precarias.


Los hermanos le han pedido a Paul que venga a vivir con ellos, pero él es de carácter difícil y no se integra a la dinámica de las familias en donde ha estado, así que después de una corta estancia y ante el dicho de que CADA QUIEN EN SU CASA Y DIOS EN LA DE TODOS, Paul regresa a vivir solo.


Juanita está muy preocupada por lo que sucede y se percibe en un callejón sin salida, pues en este momento de su vida, vive con sus hijos a los que ayuda con el cuidado de los nietos y, al igual que su hermano, las condiciones económicas no son favorables. En consecuencia, no puede ayudar a su hermano ni económicamente, ni en cuidados.


Este ejemplo es muy común en la actualidad. Muchos adultos, deciden en el vigor de su juventud no tener familia y conviven la mayoría de las veces con algún familiar cercano (papás, hermanos e incluso abuelos). En esta etapa en la cual no necesitan de nadie para su cuidado y atención, van creando una dinámica de vida autosuficiente, pero sin tener en cuenta que no siempre serán jóvenes y sanos, y que por ciclo normal de la vida algún día tendrán que envejecer y en consecuencia disminuir su capacidad física o peor aún, enfermarse, por lo que requerirán del cuidado y la asistencia de otras personas.


Además, el eterno soltero sin hijos, que se acostumbra a vivir solo, (muchas veces sin reglas que le impiden posteriormente integrarse a otras familia) se le dificulta que al final de su ciclo de vida, pueda recibir el cuidado de familiares cercanos o integrarse a una familia. Junto con la vejez, también viene el declive económico.


En una ocasión le pregunté a un paciente ¿cómo te sientes al vivir solo? Me contestó que al principio, en su juventud todo era fiesta y vivir desordenadamente, sin obligaciones, sin reglas que cumplir  más que las laborales (las que muchas veces no se cumplen pues no existe el temor de quedarse sin trabajo). Todo este tren de vida genera un vacío existencial a lo largo del tiempo, presentándose de forma frecuente estados de ansiedad (los cuales el paciente no puede identificar como tal), desanimo, desgano y que son un factor de riesgo importante para el consumo en exceso y consuetudinario de alcohol y/o drogas.



Llegar a casa y no ser recibido por alguien que te pregunte ¿cómo te fue?, con quien compartir sueños, anhelos, angustias, alegría, es algo que sin darse cuenta genera hastío y tristeza. Acostarse a dormir y tener por compañía al televisor o a los ruidos del silencio. Despertar y ver las paredes de un cuarto sin otras personas, son factores condicionantes de ansiedad.


Las mascotas pasan a ocupar el lugar de la familia, pero desafortunadamente solo pueden mitigar la soledad pero no proporcionan  los cuidados en momentos que se requieren.


En otras ocasiones, el ser soltero no es una decisión sino más bien una circunstancia de vida. Pongo como ejemplo a las mujeres que se desarrollan profesionalmente y que cada día se envuelven más en su dinámica laboral de una forma absorbente y sin darse cuenta, se queda sola (pues la edad ha pasado y es muy difícil encontrar pareja). Los hombres tienen temor de acercarse a una mujer exitosa por un machismo mal entendido y el miedo a ser manipulados. Otro ejemplo es el de los hijos que se dedican al cuidado de sus padres mayores y en ese tiempo no realizan su propia vida. Lo que muchas mujeres no valoran es que el reloj biológico avanza (y después de los 35 años es peligroso embarazarse. A mayor edad, mayor dificultad de iniciar una familia).


Algunos solteros, ven en el cuidado a sus sobrinos una forma de satisfacer maternidad o incluso paternidad. Son tíos buena onda, consentidores, cómplices y que colaboran (algunas veces) en el aporte económico para la educación y/o manutención. Cuando los sobrinos crecen, ven en estos tíos unos segundos papás y devuelven con cuidados y atención lo recibido durante la infancia y adolescencia.


Los matrimonios sin hijos, al momento de la viudez corren con el mismo riesgo de no recibir cuidados en la última etapa de su vida. Va a depender de la edad del viudo(a), la posibilidad de volver a contraer nupcias o encontrar una nueva pareja. Este tipo de personas tienen mayor posibilidad de volver a casarse pues no les gusta vivir solos después de haber tenido cónyuge.


El soltero debe planear en la medida posible su vejez, pues no va a estar esperanzado de que un alma caritativa se haga cargo de sus cuidados cuando así sea necesario. Tener una pensión, un seguro de gastos médicos o seguridad social, una vivienda propia libre de gravamen, una vida metódica para evitar enfermarse, comer sanamente, hacer ejercicio diario, buena higiene y por qué no, tener preparado el ingreso a una casa de retiro cuando llegue el momento. Las casas asistenciales para ancianos en retiro tienen una gran demanda y el poder ingresar a estos asilos es difícil en los que son gratuitos y costoso en los privados.


Sin embargo, el tener servicios de salud y una pensión digna, no lo es todo para el cuidado del adulto mayor, pues se necesita en algún momento de la vida la atención de familiares como parte de las redes de apoyo.

           
Con cierta frecuencia, como médico me toca atender adultos mayores que acuden solos a consulta, sin compañía de un familiar joven. En tales circunstancias, se suscita una situación  que afecta mi labor. Por su condición de edad tienen disminución importante de la agudeza visual, auditiva e incluso cognitiva lo que condiciona que no entiendan las indicaciones verbales otorgadas o que las olviden fácilmente. En consecuencia no toman sus medicamentos de control, los toman en dosis y/u horarios inadecuados, los suspenden por no recordar para que eran, etc. Los pacientes tienen múltiples enfermedades o complicaciones que olvidan decir al inicio de la consulta y cuando ésta ya está por concluir se acuerdan de otra patología o dolencia y se retrasa la consulta al tener  que revisarlos de nuevo, o bien no sanan en el tiempo esperado porque no cumplieron con el tratamiento.


Algunos pacientes adultos mayores van acompañados de un amigo, vecino e incluso familia, pero que no viven con ellos, de tal forma que no existe una vigilancia de las complicaciones, del apego al tratamiento e incluso de la adecuada alimentación o higiene del paciente. De igual forma, se pueden presentar familiares o acompañantes distintos en cada consulta, lo que no favorece el adecuado apoyo para el cuidado de estos pacientes.


El hombre es un ser biopsicosocial que no debe estar en soledad, mucho menos en la etapa final. Por eso, es importante en la juventud planear el futuro para tener una vejez con buena calidad de vida.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar


Julio del 2015. Cancún, Quintana Roo, México.









lunes, 1 de junio de 2015

INSOMNIO

Contar ovejas mientras el reloj avanza ante el inexorable paso del tiempo durante la noche ¿Se te hace conocido esta situación? Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido insomnio, pues ni los más dormilones escapan de ello.

El 95% de las personas adultas lo han padecido y aunque no es muy común en niños, también se puede presentar durante la niñez.

El insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño y puede manifestarse como el impedimento para conciliar el sueño (insomnio inicial), despertarse frecuentemente durante la noche (conocido como sueño ligero) o despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo planeado o incluso de madrugada (insomnio terminal).

Es común que las personas que padecen insomnio, presenten además síntomas y signos en su estado de salud, como:
-Cansancio
-Debilidad
-Cefalea (dolor de cabeza)
-Irritabilidad (mal humor)
-Hipersomnia matutina o diurna (dormirse a cada rato durante el día)
-Disminución de la capacidad de atención (falta de concentración) o deterioro cognitivo
-Disminución de reflejos
-Olvidos recurrentes

También pueden manifestarse ciertas alteraciones en su dinámica habitual como entre otros:
-Accidentes constantes
-Baja productividad laboral
-Disfuncionalidad familiar.

Las causas del insomnio son múltiples. Por mencionar algunas tenemos las siguientes:
-Ansiedad
-Depresión
-Trastornos en la higiene del sueño (cambios de horario laboral con turnos alternos o rotativos, dormir siestas en el día, horarios irregulares de acostarse y levantarse, permanecer mucho tiempo acostado)
-Actividad física intensa antes de dormir
-Realizar actividades intelectuales antes de dormir, como estudiar, memorizar textos, hacer lectura analítica, trabajos de creatividad, crucigramas, etc.
-Enfermedades que causen dolor (fibromialgias, neuropatías periféricas o diabéticas, enfermedades reumáticas, cáncer, úlcera gástrica, enfermedad de reflujo gastroesofágico, colitis, migraña)
-Padecimientos que condicionen problemas respiratorios (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, rinitis alérgica, sinusitis, apnea del sueño, tuberculosis, insuficiencia cardiaca)
-Consumo de medicamentos o estimulantes del sistema nervioso (anfetaminas, antidepresivos, cafeína, etc.)

Cabe mencionar que el insomnio también puede tener origen idiopático (sin causa aparente).

Se considera que el insomnio es crónico, cuando el paciente lo ha padecido por un período no menor a 6 meses y del 6 al 18% de la población lo padece. Muy pocas personas acuden a consultar por este problema, ya utilizan remedios caseros o naturistas para combatirlo. De igual forma, la automedicación tiene un gran número de adeptos en este padecimiento, siendo los medicamentos más utilizados los antihistamínicos (medicamentos para alergias o gripe) de libre venta que por su efecto de sedación condicionan sueño.

Las personas que padecen insomnio, acuden a consulta la mayoría de las veces por sentirse muy cansados, solicitando vitaminas o refiriendo disminución de su rendimiento físico.

Según las estadísticas referidas en la literatura actual, el 50% de los accidentes laborales y el 10% de los accidentes automovilísticos están vinculados al insomnio.

Entre la población en general, son más propensos a padecer insomnio los fumadores, los divorciados o personas que vivan solas, los ansiosos, depresivos, sedentarios, los que consumen alcohol y/o cafeína antes de irse a dormir, los que están expuestos a ruidos intensos.

En la actualidad, existen teorías que indican que uno de los condicionantes para el insomnio es el uso de redes sociales antes de acostarse a dormir, específicamente a través de las tabletas electrónicas y los Smartphones. De igual forma al dejar encendido el celular cerca de donde se duerme, condiciona que la persona despierte a cada rato por las notificaciones del teléfono o el encendido de la pantalla, pues al estar expuesto al uso de estos aparatos durante el día, se desarrolla un condicionamiento en nuestro cerebro que responde a los estímulos que provocan las notificaciones.

¿Qué se debe hacer si se padece insomnio? Lo primero es determinar la causa de este insomnio para corregirla o evitarla. Suspender las siestas, el consumo de alcohol, cafeína o tabaco así como propiciar un ambiente tranquilo para dormir, libre de ruido o estímulos visuales, mantener horarios de sueño regulares, procurando acostarse y levantarse a la misma hora. Si no se consigue conciliar el sueño en unos 15 minutos salir de la habitación y relajarse en otro lugar para volver a la cama cuando aparezca el sueño.

No vea televisión o utilice aparatos electrónicos antes de dormir. Evitar estudiar de noche o realizar actividades intelectuales. Las conductas anteriores propician que nuestro cerebro esté activo y no podamos conciliar el sueño.

También es recomendable comer poco durante la cena y que ésta sea 3 horas antes de acostarse a dormir. Si despierta a mitad del sueño, no se quede acostado, levántese y sólo vuélvase a acostar hasta que tenga deseos de dormir.

Por otra parte, lo que se debe hacer para propiciar el sueño es realizar conductas relajantes nos ayudan a conciliar el sueño, como lo son el darse una ducha con agua caliente antes de dormir, lavarse los dientes, escuchar música tranquila, o recibir algún masaje relajante. Tener relaciones sexuales. Tomar un té caliente de pasiflora, valeriana, azahar, tila, lechuga, entre otros.

En resumen, de lo que se trata es de crear las condiciones ambientales óptimas para conciliar el sueño.

Sin embargo, cuando el insomnio persiste de ninguna forma recomiendo automedicarse. Por ejemplo, los antihistamínicos antes mencionados para conciliar el sueño pueden causar elevación de la presión arterial. Es por ello que lo más conveniente es acudir a un médico para que evalúe su problema y tome la decisión terapéutica conveniente a su caso.

El despertar después de un sueño reparador, es uno de los mejores regalos que tenemos como seres humanos. No permitas que tu vida se vea alterada por el insomnio.


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar



Cancún, Quintana Roo, México. Junio del 2015

Visita mi website

Editoriales Anteriores

Risoterapia

Fiesta en puerta: CARUDA Canta y Baila. La mejor opción para animación, audio, luces y karaoke ¡Te la recomiendo! Haz de tu fiesta un éxito


viernes, 1 de mayo de 2015

VIDA ANTES DE NACER

En la actualidad existe un gran debate sobre si se debe o no legalizar el aborto.

Grupos a favor de esto dicen que es derecho de la mujer decidir sobre su cuerpo, su futuro y su vida. Y es innegable que el ser humano tiene el derecho a decidir sobre qué hacer con su cuerpo, eso no está en discusión. Pero la pregunta obligada es ¿tenemos derecho a decidir sobre la vida de un ser indefenso?

En mi ejercicio profesional, he tenido la oportunidad de participar en procedimientos médicos por abortos espontáneos, incompletos o inevitables. También he visto en la palma de la mano fetos de menos de 20 semanas de gestación, productos de abortos completos, los cuales empiezan a dar bocanadas, hasta expirar. ¿Si no tienen vida, como es que mueren inmediatamente después de ser abortados? La respuesta es sencilla: La vida inicia desde el momento mismo de la concepción.

Los grupos en contra del aborto, han hecho circular por las redes sociales una serie de debates y posturas que abogan por la vida. Cuenta uno de estos ejemplos que un día se presentó ante el médico una señora joven con tres niños. La señora acudió al médico pidiendo que la ayudara a abortar, pues tenía un embarazo no deseado y ya con tres hijos era muy difícil su situación como para tener uno más. El médico la escuchaba atentamente y cuando le señora terminó, él le dijo: Le entiendo y el problema es claro, usted no quiere tener 4 hijos y desea eliminar a uno ¿a cuál de los que tiene ahora en este consultorio quiere que matemos? La señora abrió los ojos y asombrada comprendió la postura del médico, dio la vuelta y se marchó avergonzada.

Es increíble la incongruencia del actuar de mucha gente que le dan más valor a la vida e integridad de los animales (postura que admiro) pero no tienen ese mismo respeto para la vida humana. ¿Cómo es posible que con el afán de lograr adeptos y votantes, los representantes populares pongan en riesgo la vida de mexicanos que no han visto la luz del sol pero que se encuentran vivos?

Un bebe no nato, es un ser vivo que se desarrolla en el útero, que crece y envejece como lo hacemos los que ya hemos nacido y aunque depende directamente de la mujer para vivir durante el proceso de gestación, no forma parte de su cuerpo.

Si el embarazo se produce por un accidente en la cuenta, por desconocimiento, por no llevar un método de planificación familiar, por irresponsabilidad, por ignorancia e incluso por una violación, no significa que se adquiera un derecho para decidir si un ser humano nace o no.

Un padre me pidió asesoría para practicar un aborto a su hija bajo este argumento ¿Cómo va a tener un bebé si es apenas una adolescente? va a destruir su futuro y porvenir, va a truncar su vida. Desafortunadamente, a pesar de mis consejos, el aborto se realizó.

Ahora a la distancia pregunto a las mujeres que han tenido un aborto provocado ¿Cómo te sientes? ¿Has recobrado la felicidad que tenías antes de embarazarte? ¿Tu vida mejoró? Cada respuesta va a depender de los principios y valores que se hayan adquirido a lo largo de la vida.

Lo que sí puedo asegurar es que conozco a muchas mujeres que el aborto que un día se hicieron para no truncar su futuro, es un pesado lastre en su vida que no les permite ser felices, incluso siendo ya ancianas, siguen lamentado haberse practicado un legrado.

Nos quejamos de la delincuencia, del poco respeto que se tiene a la sociedad y al ser humano, pero aplaudimos a quienes sin saber hablan, a quienes sin conocer opinan, a quienes que sin haber visto morir a alguien en sus manos juzgan sobre el derecho de si o no quitar la vida a otro ser humano.

Algunos me tacharán de retrógrado, pero si defender la vida significa eso, pues me confieso totalmente retrógrado.

Un día vino una paciente pidiéndome que le practicara un aborto y le respondí: Señora (era una mujer soltera de 20 años), de antemano le pido una disculpa por mi respuesta, pero yo cuando estudié medicina, lo hice con la convicción de que quería salvar vidas, no terminarlas. Creo que vino al lugar equivocado. Sin mirarme a los ojos, la paciente me pregunto que si sabía de alguien que se lo pudiera practicar, le respondí que no. La chica salió del consultorio y mucho tiempo después regresó con su bebé y me dijo: Gracias doctor,  estuve a punto de hacer un legrado con una comadrona, pero al momento de llegar al lugar en donde se realizaría, recordé sus palabras y no me atreví a matar a mi bebé. Mírelo, está hermoso, me abraza y me dice mamá. A raíz de que lo tengo, mi vida cambió, se ha vuelto más difícil pero también más feliz.

En otra ocasión, acudió a mí una pareja. El hombre era mayor de 50 años y la señora era como de la tercera década de vida. Habían tenido un embarazo no deseado y estaban muy preocupados pues él no sabía qué hacer, ya que a su edad, tener un hijo era algo que no estaba en sus planes, pues incluso ya era abuelo. Con la confianza brindada me atreví a decirles: He escuchado su postura y sus temores son válidos, pero ¿le ha preguntado a su esposa que desea? Ella se soltó a llorar y dijo que sí quería tener ese bebé. Pasaron los meses y el embarazo terminó. Ahora a la distancia, veo con mucha alegría como el orgulloso papá pasea a su hijo por el parque, revitalizado y feliz. El destino sigue siendo incierto para ese hombre, pero su presente es feliz, con un regalo maravilloso de vida: su hijo.

A un paciente adolescente le pregunté ¿Qué  piensas del aborto? y me respondió de esta forma que textualmente les transcribo: Como joven pienso que es el peor acto que el ser humano puede realizar. Pero lo que no soporto es la idea de hacer el amor sin protección. Porque  por culpa de acciones irresponsables, podemos cambiar nuestra vida en el sentido de sueños y metas.

Hace unos días tuve la oportunidad de platicar con una joven madre que tuvo un aborto espontáneo en su segundo embarazo. Se encontraba muy triste y lloraba con tan sólo recordar lo sucedido. Yo me pregunto, si a esta etapa de duelo se agrega el remordimiento de haber asesinado a un ser vivo que se desarrollaba en el vientre ¿cómo se sentirá la persona que se provoca o practica un aborto?

En mi opinión, el aborto es uno de los actos más terribles del ser humano. Quitar la vida a otro ser humano y además indefenso les aseguro que es una huella en el alma que difícilmente se borrará.

¡Si a la vida!


Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Mayo del 2015

Visita mi website

Editoriales Anteriores

Risoterapia

Fiesta en puerta: CARUDA Canta y Baila. La mejor opción para animación, audio, luces y karaoke ¡Te la recomiendo! Haz de tu fiesta un éxito



miércoles, 1 de abril de 2015

DONAR SANGRE

En la actualidad se realiza una campaña continua para invitar a las personas a donar sangre de forma altruista. Sin embargo, la respuesta a tal llamado es efímera y los donantes voluntarios son muy pocos.

La triste realidad demuestra que sólo hasta que existe la necesidad de recibir una transfusión sanguínea es cuando nos damos cuenta de lo difícil que es encontrar donantes. Pero, peor aún es que los donantes que se consiguen reúnan los requisitos necesarios para poder donar.

¡Donar sangre es donar vida! Por tal motivo es importante cumplir con los estándares estrictos de calidad para recibir sangre segura. Y como ninguna persona está exenta de que pudiera necesitar sangre en algún momento de su vida, todos debemos estar conscientes que ciertas prácticas que realizamos, aunque parecieran inofensivas, se convierten en un impedimento para donar sangre a esa persona que está pasando por una situación crítica y que necesita de tu sangre para seguir viviendo. 

Les pongo por ejemplo la moda actual de tatuarse. Esta práctica impide de forma temporal donar sangre por un año después del último tatuaje. ¿Y si en ese tiempo se necesitara de tu sangre?

Cabe aclarar que una transfusión sanguínea cualquier persona la puede necesitar, más no cualquier persona la puede donar. Esta desigualdad de circunstancias dificulta el proceso de donación. Por ello es importante saber quiénes pueden ser donadores y quiénes no. 

Existen tres tipos de exclusión para donar sangre: Indefinidos, permanentes, temporales.

Exclusión indefinida: Se excluirán los candidatos a donar que se encuentren en cualquiera de las condiciones que se señalan a continuación, por un lapso suficiente tras el cese de la circunstancia que pueda ocasionar daños a la salud del donante o del receptor:

-No estar en pleno uso de facultades mentales.

-Menores de 18 años y mayores de 65 años de edad.

-Personas que pesen menos de 50 kilos.

-Tener una frecuencia cardiaca igual o menor a 50 latidos por minutos (a menos que sean atletas) o mayor a 100 latidos por minuto.

-Personas con 180 mmHg o más de presión sistólica o mayor o igual a 100 mmHg de presión diastólica. Las personas con HIPERTENSION ARTERIAL SISTEMICA podrán donar siempre y cuando se encuentren controladas.

-Tener una temperatura corporal medida en axila mayor a 37 grados centígrados.

-Personas que tengan mayor probabilidad de infectarse por el virus de la inmunodeficiencia humana, por los virus B o C de la hepatitis u otros agentes transmisibles sexualmente y por transfusión, mientras persista el factor de riesgo (personas con prácticas sexuales de riesgo, compañeros sexuales de personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana, virus B o virus C de la hepatitis, que cursen con malestar general o con cualquier síntoma, así como los que tengan aspecto general enfermo o que muestren efectos de intoxicación por alcohol, narcóticos, marihuana, inhalantes, o cualquier estupefaciente, que tengan adenomegalia, visceromegalia o cualquier otro signo de enfermedad).

-Tampoco pueden donar los que por razón de su profesión o afición de riesgo, tales como: bomberos, conductores de autobuses o trenes, operadores de grúas, deportistas y otros, que no les sea posible esperar un intervalo superior a 12 horas desde la donación hasta la vuelta a su actividad. Tratándose de pilotos de aeronaves el intervalo deberá ser de 24 horas.

Exclusión permanente: Se excluirán permanentemente de donar sangre o componentes sanguíneos quienes tengan antecedentes o padezcan cualquiera de lo siguiente:

-Personas con VIH confirmado.

-Personas con prueba de VIH de Elisa positiva.

-Quienes han sido o son usuarios drogas parenterales (inyectadas) de abuso y las que por esta causa tengan o no huellas de múltiples venopunciones (inyecciones en la vena).

-Personas que pudieran transmitir el virus B o C de la hepatitis, tales como: Las personas que hubieran tenido cuadro clínico de hepatitis ocurrido después de los diez años de edad, así como las que tengan antecedentes de diagnóstico clínico o de laboratorio de infección por los virus B o C de la hepatitis; que hubiesen resultado reactivas en una prueba para la detección de los virus B o C de la hepatitis o ambos; que hubiesen sido donantes de un paciente que hubiera desarrollado infección por el virus B o C de la hepatitis presumiblemente asociada a la transfusión y sin que se conozca otra causa, y las personas que han sido o son usuarias drogas parenterales (inyectadas) de abuso y las que por esta causa tengan o no huellas de múltiples venopunciones.

-Haber padecido o padecer Mal de Chagas. También se deben excluir a hijos de madre con diagnóstico clínico o serológico de Tripanosomiasis americana; los que hubiesen visto al triatómino (Chinche picuda) en su vivienda, y quienes afirmen haber sido picados por el triatómico.

-Las personas que sean potencialmente transmisores del agente causal de la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (Enfermedad de las Vacas locas)

-Las personas que hubieran vivido en el Reino Unido entre los años 1980 y 1996, por un periodo acumulado igual o mayor a 12 meses.

-Las personas que hubieran recibido tejidos o sus derivados potencialmente transmisores, tales como receptores de trasplante de dura madre o córnea y quienes hubieran recibido extractos derivados de glándula pituitaria humana

-Las personas que hubieran recibido insulina de origen bovino.

-Las personas que tengan antecedentes clínicos o de laboratorio de las enfermedades siguientes: Malaria, Leishmaniasis visceral o enfermedad de Kala-Azar, Babesiosis, Meningitis y encefalitis crónicas ocasionadas por bacilos ácido alcohol resistentes, criptococo, toxoplasma y las producidas por virus lentos; Fiebre Q crónica, y Retrovirus, tales como: HTLV-I, HTLV-II.

-Quienes requieren continuamente transfusiones, tales como los que padecen hemofilia u otros trastornos hemorrágicos.

-Que padezcan o hayan padecido cáncer (salvo cánceres localizados y completamente curados).

-Las personas que tengan antecedentes o padezcan cualquiera de las enfermedades cardiovasculares que se indican a continuación: Infarto al miocardio, Trombosis arterial o venosa recurrente, Esclerosis de las coronarias, Angina inestable, Hipertrofia aórtica, Arritmias, Fiebre reumática que hubiese dejado secuelas crónicas (valvulopatías). Podrán aceptarse como donantes a las personas que tengan cardiopatías congénitas totalmente curadas y los que en los últimos dos años estén libres de síntomas o signos de fiebre reumática y sin secuelas cardíacas crónicas secundarias al padecimiento.

-Quienes padezcan enfermedades pulmonares crónicas, tales como: bronquitis crónica grave, enfisema pulmonar y asma crónica grave, especialmente si ha requerido ingreso hospitalario durante el último año.

-Las personas que tengan antecedentes o padezcan cualquiera de las enfermedades neurológicas siguientes: Enfermedades graves del sistema nervioso central, tales como: procesos desmielinizantes (Guillain-Barré, esclerosis múltiple) o degenerativos del sistema nervioso central, las facomatosis (enfermedad de Von Recklinghausen), la siringomielia, las distrofias musculares y las neuropatías; Enfermedad cerebrovascular; Antecedentes de epilepsia bajo tratamiento continuado o historia de episodios convulsivos no etiquetados, estén o no sometidas a tratamiento. Podrán aceptarse como donantes quienes hubieran tenido crisis convulsivas no etiquetadas como epilépticas, tras suspender tratamiento y sin haber presentado crisis convulsivas en los últimos tres años. Meningitis o encefalitis bacterianas o virales agudas, que hubieran dejado secuelas. De no haber secuelas, el donante podrá ser aceptado luego de los tres meses que siguen a la recuperación completa.

-Quienes cursen con enfermedades gastrointestinales graves activas, crónicas o recidivantes.

-Las personas que padezcan de hepatopatías crónicas o activas.

-Quien tenga enfermedades renales crónicas.

-Diabéticos dependientes de insulina.

-Alcohólicos crónicos

-Dependientes de drogas por vía parenteral incluyendo esteroides y hormonas para aumentar masa muscular (fisiculturistas).

-Antecedentes cuadros anafilácticos (reacción alérgica severa)

-Las personas que hubieran recibido tratamiento con etretinato (medicamento utilizado en la psoriasis).

-Las personas que hubieran recibido cualquier xenotrasplante (el trasplante de órganos/tejidos de otras especies a seres humanos) y sus parejas sexuales.

Exclusión temporal: En este rubro se encuentran las personas que pudieran transmitir enfermedades virales por encontrarse en las condiciones o eventos de riesgo que se indican a continuación, deberán diferirse por los doce meses que siguen a la última exposición de riesgo.

-Tatuajes o escaraciones de la piel (tatuajes por cicatrices).

-Tratamiento con acupuntura.

-Perforaciones de la piel y mucosas para la aplicación de aretes, piercings u objetos deformantes subcutáneos.

-Piloelectrólisis (depilación láser)

-Haber recibido inyecciones sin el empleo de agujas desechables y de uso único.

-Haber sido sometido a cateterismo o endoscopia con instrumentos flexibles.

-Haber recibido salpicaduras a mucosas, punciones o contacto directo con sangre, componentes sanguíneos, tejidos, suspensiones celulares o líquidos sexuales de origen humano.

-Estar o haber recibido procedimientos heterólogos (inseminación intrauterina con semen de banco) de reproducción asistida.

-Víctimas de violación o prácticas sexuales de riesgo, así como el uso compartido de juguetes sexuales.

-Uso de drogas por aplicación nasal, en donde se comparten pajillas, popotes, llaves o cualquier otro instrumente que se emplee para inhalación.

-Contacto directo y estrecho con enfermos de hepatitis

-Haber estado recluido por más de 72 horas en instituciones penales o mentales.

-Mujeres embarazadas y en postparto (hasta después de 6 meses posteriores al parto)

-Mujeres que se encuentran en período de lactancia.

Lo anterior es un breve resumen de los criterios de exclusión para ser donadores. Como podemos observar, no es tan fácil donar sangre, de ahí la importancia de la donación altruista a fin de salvar vidas. Y si necesitas buscar donadores, espero que este resumen de la Norma OficialMexicana para la donación de sangre te sirva para elegir a los candidatos idóneos.

Existen falsos mitos sobre la donación de sangre, como el hecho de que los que donan suben de peso, que tardan días en recuperarse, que deben comer mucho después de donar, que pueden contagiarse de enfermedades infecciosas por las agujas, que no se puede donar sangre cuando las mujeres tienen su período menstrual, entre otros. 

Uno de los principales enemigos de la falta de donantes es la ignorancia. Regala vida a través de la donación altruista. Algún día tú también la puedes necesitar. 


Dr. Carlos Primitivo Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar

Cancún, Quintana Roo, México. Abril del 2015




¿Fiesta en puerta? Te recomiendo CARUDA Canta y Baila